ARGENTINA

Cobra fuerza el proyecto del tercer anillo en la Bombonera

La remodelación de los palcos y la construcción de una nueva franja de plateas permitirían agregarle unos 12.000 asientos a la capacidad actual del estadio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Estudio Tomaz Camernik.

Boca tiene 174.273 socios, entre activos, adherentes y otros. El estadio que propone construir el presidente del club, Daniel Angelici en los terrenos recientemente adquiridos, tendría capacidad para 80 mil espectadores sentados. En ese nuevo escenario, una fastuosa obra valuada por el dirigente en alrededor de 300 millones de dólares, más de la mitad de los socios seguirían quedándose afuera. No sería solución suficiente para el problema.

Ante esta situación, el club evalúa una serie de proyectos alternativos para remodelar la mítica Bombonera aumentando su capacidad a un costo menor. Descartada la opción de hundir entre 5 y 10 metros el campo de juego actual para crear una popular circular por debajo de las plateas actuales (porque las napas de la zona inundarían el terreno y el césped sufriría mucho más que ahora la falta de luz solar); desechado el proyecto Bombonera 360, que promocionó Jorge Ameal durante su campaña electoral (ya que en las dos manzanas que habría que adquirir hay casas tomadas y diversas trabas legales); y rechazada la idea que aportó Osvaldo Salvestrini para construir una cuarta bandeja (que la estructura de la Bombonera no toleraría), cobra fuerza la alternativa del arquitecto esloveno Tomaz Camernik.

El profesional europeo, discípulo de uno de los proyectistas de la Bombonera original, acercó una propuesta de 79 páginas, en las que plantea, con planos, imágenes virtuales y estudios de ingeniería, derrumbar los palcos (inaugurados en 1996 cuando Mauricio Macri era presidente del club), y reconstruirlos, incorporándoles una franja de plateas que permitiría cerrar por completo el tercer anillo del estadio, con lo que se ganarían 12.000 plazas.

El proyecto fue presentado por Fabián Fiori , empleado del Departamento de fútbol , socio e historiador del club, quien en forma desinteresada acercó a las partes para tratar de ayudar a resolver este problema que hoy se le presenta a Boca.

Tanto Angelici como el tesorero Matías Ahumada, también responsable de la Comisión de Nuevo Estadio, se sorprendieron por la calidad y seriedad de la presentación. Sin embargo, no hablan de ella en público, mientras aguardan la propuesta que le solicitaron al arquitecto uruguayo Rafael Viñoly y evalúan la factibilidad de cada idea.

La solución pasa por negociar con los vecinos y pedir autorización ante el Gobierno de la Ciudad. Existe un antecedente: cuando Boca levantó su estadio en 1940 tuvo que pedirle permiso al Ferrocarril del Sud, ya que una parte de las tribunas de la Bombonera se elevan sobre las vías de ese tren, en desuso desde hace décadas. Incluso, el mismo club también se apropió de la calle Pinzón, que corta su trazado de forma inexplicable.

Algo similar ocurre con la cancha de Racing, con una zona de tribunas que se elevan sobre la calle, y el estadio de Atlético Madrid, con túnel para una calle que continúa debajo de sus gradas

Camernik se formó como arquitecto estudiando la obra y la escuela de Viktor Sulcic, uno de los responsables de la construcción de la Bombonera. Es una vuelta de tuerca histórica que sea discípulo del hombre que hace casi 76 años le dio vida a la Bombonera quien ahora quiere salvarla del ocaso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)