FÚTBOL

Claudia Umpiérrez y Luciana Mascaraña: una dupla Mundial

Será la primera dupla de mujeres que arbitrará una Copa del Mundo de fútbol masculina. 

Umpiérrez y Mascaraña haciendo historia. FOTO: Marcelo Bonjour.
Umpiérrez y Mascaraña haciendo historia. FOTO: Marcelo Bonjour.

El fútbol uruguayo tiene una nueva dupla que se destaca a nivel internacional: no juegan, no hacen goles, pero están haciendo historia en su actividad, el arbitraje. Después de varias experiencias mundialistas femeninas, Claudia Umpiérrez y Luciana Mascaraña fueron designadas ayer para arbitrar en un Mundial masculino, el Sub 17 que se realizará este año en Brasil.

Ambas tuvieron grandes actuaciones en el reciente Mundial femenino de Francia y ahora formarán parte de la primera terna de mujeres que dirija en una Copa del Mundo de hombres (en el Mundial Sub 17 masculino de la India en 2017 la suiza Esther Staubli dirigió uno de los encuentros, pero nunca hubo una terna íntegramente femenina).

Completará el equipo la ecuatoriana Mónica Amboya, a quien conocen desde que son internacionales (2010) y con quien compartieron varias competencias, además de una estrecha amistad.


“Lo más importante es el reconocimiento al trabajo en equipo. No hubiera sido lo mismo si me designaban para el Mundial sin Luciana y Mónica”, afirmó Claudia. “Lo fundamental es que las tres representaremos a todas las árbitras en el Mundial de Brasil. Será una responsabilidad, pero también tenemos que aprovechar esa oportunidad con alegría”, añadió.

“Esta designación es un premio increíble. Seguramente es una recompensa a nuestra actuación en Francia”, comentó por su parte Luciana.

“Fue una experiencia bárbara, re linda. Durante 45 días compartimos muchas cosas y aprendimos mucho. Si bien habíamos tenido seminarios anteriores sobre el VAR, estar allí fue mucho más enriquecedor porque eran partidos oficiales”, agregó.

Además de Umpiérrez y Mascaraña, estarán en este Mundial Sub 17 la brasileña Edina Alves Batista como árbitro de apoyo, en tanto la alemana Bibiana Steinhaus de Alemania y la mexicana Quetzalli Alvarado fueron designadas entre los árbitros de VAR para la competencia.

El torneo comenzará con los partidos Brasil-Canadá y Nigeria-Hungría el 6 de octubre. En total se disputarán 52 partidos en las ciudades de Gama, Goiania y Cariacica.

Umpiérrez, nacida hace 36 años en Pan de Azúcar, jugadora de fútbol de chica, es árbitra desde 2004 e internacional desde 2010. Es abogada y se desempeña como procuradora del Banco de Seguros del Estado.

Mascaraña, nacida en Montevideo hace 37 años, empezó en el arbitraje en 2002, aunque dejó por un tiempo y después retomó la actividad. Es profesora de educación física (trabaja en la Escuela N° 50 y el club Flex) y siente pasión por el fútbol, aunque curiosamente nunca lo practicó.

Umpiérrez, árbitra, estuvo en cuatro mundiales femeninos: el Sub 17 de Azerbaiyán 2012, el de mayores de Canadá 2015, el Sub 20 de Francia 2018 y el de mayores de Francia 2019. Mascaraña, árbitra asistente, la acompañó en esos torneos pero además estuvo en el Sub 17 de Costa Rica 2014.

Entre las responsabilidades que compartieron figura el partido inaugural de Francia 2019. En ese partido se produjo una incidencia dudosa, en la cual Luciana no levantó la bandera, siguiendo las recomendaciones arbitrales, pero advirtió que debía revisarse la jugada. “Cuando recurrieron al VAR se vio que había estado bien resuelto y se hizo justicia”, recordó. “El VAR me parece una herramienta positiva para el fútbol. A nosotras nos ayudó bastante, aunque fue un cambio grande para el arbitraje”.

La comparación entre el fútbol femenino y el masculino es una pregunta que siempre les hacen. “El fútbol masculino puede ser algo diferente que el femenino en algunos aspectos, por ejemplo las mañas. No es común que una mujer simule una falta. Entre las mujeres se usan más las manos para protegerse, por eso tienen que tener cuidado. Pero en cuanto al juego en sí mismo, ahora el de las mujeres se hace cada vez más rápido. No se siente la diferencia. En cuanto al trato de los futbolistas, es igual entre mujeres y hombres. Ni notamos la diferencia. Lo fundamental es siempre el respeto”, indicó Mascaraña.

Umpiérrez también señaló que el juego de los varones es más intenso, aunque las chicas cada vez se acercan más. De cualquier forma, advirtió que en los partidos locales se producen frecuentemente demoras después de cada infracción, más protestas y discusiones entre los futbolistas, por lo cual hay menor tiempo efectivo de juego.

Sobre la posibilidad de estar presente en el próximo clásico como cuarta árbitra, una versión que circuló en el ambiente futbolero, Claudia recordó que todavía no se hicieron las designaciones, pero admitió que es un sueño. “Como todo jugador quiere jugar en un clásico, los árbitros también aspiramos a dirigir partidos de los grandes, internacionales y por supuesto un clásico”, aseguró.

Las dos uruguayas entrenan juntas varios días a la semana. Con Amboya se encontrarán en Brasil para el Mundial, completando su preparación y asistiendo al curso previo para los árbitros. Después, la dupla saldrá a la cancha, donde también defenderá al fútbol uruguayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)