DESDE EL ARCO

Los clásicos marcan la cancha

JOSÉ MASTANDREA

José Mastandrea

Algunos sostienen que los clásicos de verano son amistosos y hay que tomarlos como vienen. Que el resultado es lo de menos, que es un partido de preparación y no sé cuántas cosas más. Pero la realidad es otra. Guste o no. Los clásicos de verano marcan la cancha. Han terminado con entrenadores y a otros los han dejado en la cuerda floja. Y lo mismo acontece con los futbolistas. El hincha y los dirigentes miden sus rendimientos por más amistoso que sea. Y el ejemplo más claro es lo que sucedió con Nacional después de perder con Peñarol 2-0 en el primer clásico de la temporada.

No sólo se reflotaron pases, sino que se logró la renovación con Gonzalo Bergessio. Se firmó con Mathias Cardaccio y se apeló a la experiencia y a los sentimientos de “Palito” Pereira, y sumó al arentino Joaquín Arzura, además de Felipe Carballo y Felipe Carvalho. Movió el tablero rápidamente para tratar de complacer los pedidos de Eduardo Domínguez y poder llegar más armado para jugar la Supercopa el 3 de febrero.

Una victoria de Nacional hubiese sido engañosa y por ahí disimulaba carencias, pero la superioridad de Peñarol marcó la cancha y sacudió al tricolor.

Más allá de ser un equipo en formación, con entrenador nuevo y plantel renovado, la directiva salió a buscar refuerzos. No se apartó del libreto y no perdió de vista el objetivo trazado por José Decurnex: bajar el presupuesto y lograr incorporaciones acordes con la realidad del fútbol uruguayo. Los que dicen que los clásicos de verano son amistosos, viven en otro mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)