COPA GIGANTES DE AMÉRICA

Clásicos: uno de gallegos

Gabriel Álvez y Fabián Césaro recordaron el partido jugado en La Coruña en agosto de 2005 por la copa Teresa Herrera.

Intenso
Intenso. Así fue el clásico disputado en La Coruña en 2005, como lo demuestran Gabriel Alvez y Ricardo Möller. Foto: archivo El País.

Jugar un clásico en el exterior, como harán esta tarde tricolores y aurinegros en Boca Ratón, es una experiencia diferente. Así lo confirmaron Gabriel Álvez y Fabián Césaro, quienes disputaron el correspondiente a la Copa Teresa Herrera hace ya casi 14 años.

“Ese famoso clásico afuera que nosotros jugamos en España fue especial porque era en otro país. Fue muy lindo, sobre todo para la gente, para los hinchas que vivían allá”, contó Césaro, quien vive en Argentina y dirige las formativas (Cuarta y Quinta División) del Peñarol (como no podía ser de otra manera) de Rafaela.

Nacional estaba de gira por España, mientras que Peñarol viajó para disputar la Copa Teresa Herrera, que en esa oportunidad fue un triangular entre los dos equipos grandes de Uruguay y el local Deportivo La Coruña. Es más, el Depor fue a la postre el ganador dado que venció a los dos uruguayos.

“Fue espectacular porque era la primera vez que se jugaba un clásico en Europa y hacía muchísimos años que no se jugaba en el exterior. Fue raro, extraño. La gente acompañó, por más que no estaba lleno el estadio ni mucho menos”, contó Gabriel Álvez.

“Lo vivimos de manera diferente. Nada que ver con un clásico que se juega en Uruguay, donde durante toda la semana previa la gente está pendiente, los familiares, los amigos, los hinchas. La gente te lo hace sentir ya desde que terminás el partido anterior al clásico. En España se vivió distinto, por más que los hinchas iban al hotel”, agregó el exgoleador de Nacional.

EMOCIÓN. “Muchos hinchas se acercaron al estadio y en el antes también iban al hotel a sacarse fotos con nosotros. Fue muy emocionante para ellos y para nosotros también por ser un clásico y por jugarlo fuera del país”, coincidió Césaro, quien en aquel momento se reencontró con Walter Pandiani, quien jugaba en Deportivo La Coruña.

“Gente que se acercaba y nos contaba que hacía mil años que no iba a Uruguay y que no veía fútbol de allá. Para esos uruguayos el partido tuvo un significado muy especial y te lo hacían sentir. Se quedaban conversando con nosotros cuando iban al hotel. Te dabas cuenta de la necesidad que tenían de estar con otros uruguayos y de saber cómo estaba el país. Y tener a los jugadores del cuadro del que eran hinchas tan cerca después de estar tan lejos era muy bueno para ellos”, relató Álvez.

Aquella noche de La Coruña, Martín Lasarte -entonces técnico tricolor- colocó a Jorge Bava, Mauricio Victorino, Diego Jaume, Ignacio Pallas, Daniel Leites, Oscar Javier Morales, Sebastián Vázquez, Marco Vanzini, Juan Albín, Gabriel Álvez y Gonzalo Castro.

Mientras que Fernando Morena, quien dirigía a Peñarol, alineó a Claudio Flores, Ronald Ramírez, Jean Pierre, Ricardo Möller, Alvaro Alonso, Fabián Césaro, Fernando Fadeuille, Gabriel Cedrés, Marcelo Tejera, Adrián Apellaniz y Walter Guglielmone.

EN LA CANCHA. “Yo los vivía de una forma muy especial los clásicos, pero aquel fue muy duro. No estábamos acostumbrados a jugar en esa clase de canchas tan rápidas. Corría mucho la pelota, fue difícil. Nacional fue superior, pero como experiencia, haber jugador un clásico afuera de Uruguay estuvo bueno. Quedamos un poco en la historia”, dijo Césaro.

Álvez también recordó el partido que ganó Nacional 3 a 1 y en el que él anotó de penal. “Era amistoso, pero los clásicos se viven siempre igual, los dos lo quieren ganar. Más teniendo en cuenta que era en el exterior. Nos quedó el recuerdo de lo bien que jugamos. Todo el equipo funcionó desde que arrancó el partido hasta que terminó. Hicimos tres goles y pudimos haber hecho más. Fue espectacular. Nos salió todo redondito. Hicimos terrible clásico”.

Hoy Césaro va a estar pendiente del partido como hace siempre que juega Peñarol. “Lo busco por internet. Y además estoy en contacto con el ‘Cebolla’ y con el ‘Lolo’, más antes de un partido importante como es un clásico. Les voy a mandar un mensajito, como también hago con Nahitan Nández, más ahora que estuvo en la selección”, contó el exvolante aurinegro.

“Va a ser como todos los clásicos, muy peleado. Peñarol viene de ganar y Nacional también, pero por penales. Va a ser intenso como todos los clásicos. Capaz que no sale muy lindo, porque vienen saliendo de la pretemporada y puede que no estén muy claros con la pelota. Se hacen partidos muy trabados, pero hay una cosa que está clara: los dos van a querer ganar”, finalizó Alvez.

SUÁREZ. En el partido en La Coruña, Luis Suárez ingresó a los 81 minutos sustituyendo a Gabriel Alvez. Y en Peñarol jugó Walter Guglielmone, el hermano mayor de Edinson Cavani.

Es más, el “Pistolero” tuvo tan buen desempeño ante Deportivo La Coruña, que el club gallego quiso quedárselo, lo que hubiera cambiado la historia del goleador.

en la plata

La primera vez fue hace 59 años

La primera vez que Nacional y Peñarol jugaron fuera de fronteras fue el 11 de febrero de 1960 en la ciudad de La Plata, Argentina, en el marco de la Copa Gobernador Oscar Alende, con triunfo tricolor 4-0 con dos goles de Héctor Gauna, uno de Nelson Leone y otro de Néstor Almeida.
Nacional, dirigido por Ricardo Faccio, formó con Cardinal, Di Fabio (70’ Pini), Bagdasarian (75’ Caleffi), R. Fernández, Moreno, Rodríguez Andrade, Almeida, Avalos, Gauna, Leone y Ferrari (77’ Souza).
Peñarol, que tenía como entrenador a Roberto Scarone, alineó a Bernardico, Arieta, Pino, Conde (45’ Roldán), Matosas, Aguerre, Maciel, Cottiga (60’ Cabrera), Cubilla, Crescio e Iriarte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)