VEA LA FOTOGALERÍA

El clásico llega a una cifra histórica

Como la primera vez en 1932, Peñarol y Nacional tendrán el domingo un duelo trascendente.

Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País
Antonio Pacheco
Antonio Pacheco

Con el antagonismo que viene de las raíces, la trascendencia que le da la tabla y la atracción de las cifras redondas, el del próximo domingo no será un clásico más: con mayor precisión, será el número 200 en la historia del Campeonato Uruguayo profesional.

Es válido repasar entonces qué ocurrió en el clásico uno, en el 50, el 100 o el 150. La primera comprobación es que todos fueron partidos trascendentes. ¿Es que hay algún choque de Peñarol y Nacional que no paralice al país?

El primer clásico por el primer Uruguayo profesional estaba fijado para el domingo 17 de julio de 1932 pero se suspendió por fuertes lluvias y se postergó hasta el 7 de agosto.

Los aurinegros entonces marcaban el paso en el torneo, al punto que el comentarista de El País se la jugó: “A fuerza de lógica, Peñarol parece el ganador”, fue el título.

Peñarol decidió concentrar a sus jugadores en La Barra. En cambio Nacional solo los convocó para después del mediodía del domingo, porque según los responsables del equipo, la concentración creaba “un estado nervioso perjudicial”.

El partido registró una concurrencia inédita para los clásicos hasta esa fecha, con 55.000 espectadores en un Estadio Centenario todavía nuevito. “Si algo faltaba para rubricar el triunfo absoluto del profesionalismo en nuestro medio footballistico, esta concurrencia récord lo dice todo”, concluyó el diario.

Peñarol justificó el favoritismo, ganando 2-0, con goles de Lorenzo Fernández y Luis Mata. El torneo tuvo otros dos clásicos, que también obtuvo el aurinegro por idénticos resultados, camino al título.

SABER MÁS

El primero: 7 de agosto de 1932. Peñarol 2-0

Juez: Domingo Lombardi. Peñarol: Homero Fernández; Nogués, Mascheroni; Mainardi, Gestido, Cambra; Castro, Lorenzo Fernández, Young, Mata, Arremón. Nacional: Eduardo García, Oloris, Gemelli; Norberto Rodríguez, Faccio, Melogno; Saldombide, Ciocca, Duhart, Píriz, Larraura. Goles: 74’ Lorenzo Fernández, 85’ Mata. (partido correspondiente a la primera rueda del Campeonato Uruguayo de 1932).

Clásico 50.

Eran los tiempos en que Peñarol tenía la base de los campeones de Maracaná, pero Nacional con sus argentinos -en especial Rinaldo Martino, pero también Héctor Rial- supo amargarle más de una tarde.
Así ocurrió aquel caluroso 28 de diciembre de 1952, en el encuentro por la segunda rueda. Los aurinegros habían sido punteros durante casi todo el Uruguayo, pero sobre el final perdieron puntos y quedaron a tiro de los aún llamados albos. Nacional ganó ese clásico y forzó una final, que también hizo suya el 25 de febrero de 1953 por 4-2.

El partido de 1952 se resolvió con un gol de cabeza de Ángel Souto a los 35 minutos. Souto y el aurinegro Joel Romero chocaron con violencia sus cabezas en la jugada: el autor del gol no pudo festejarlo y el defensa tuvo que salir de la cancha durante varios minutos.

Peñarol insistió buscando el empate, pero solo a través de centros que la defensa de Nacional supo alejar con prestancia.

SABER MÁS

28 de diciembre de 1953. Nacional 1-0

Juez: Washington Rodríguez. Nacional: Aníbal Paz; Santamaría, Holdoway; Gambetta, Carballo, Cruz; Souto, Ambrois, Rial, Julio Pérez, Enrico. Peñarol: Máspoli; Davoine, Carrizo; Juan Carlos González, Nardelli, Romero; Ghiggia, Abbadie, Míguez, Schiaffino, Vidal. Gol: 35’ Souto (partido correspondiente a la segunda rueda del Campeonato Uruguayo de 1952).

Clásico 100.

Pasó a la historia, más allá de su numeración, como “el clásico del gol de chilena de Morena”. En realidad, la pirueta triunfal fue una media chilena, pero lograr el triunfo de esa forma, en un clásico y sobre la hora, representó una demostración de la extraordinaria variedad de recursos de Fernando Morena.

Peñarol comenzó ganando con gol del argentino Daniel Quevedo, pero se quedó con 10 hombres y poco después empató Darío Pereira de penal.
Faltando dos minutos todo apuntaba hacia un empate, cuando llegó la jugada clave. De un saque de costado desde la tribuna América la pelota fue hacia el área de la Amsterdam y dio un pique. Era lo que necesitaba Morena para su remate inatajable. Con el tiempo, el propio Nando lo recordaría como su mejor gol en un clásico. Fue además uno de los 34 goles con los cuales ese año batió el récord de José Pedro Young. Y Peñarol resultaría campeón nuevamente, en forma invicta.

SABER MÁS

20 de abril de 1975. Peñarol 2-1

Juez: Juan J. Fortunato. Peñarol: Corbo; Hugo Fernández, Peruena, Garisto, Zoryez; Unanue, Acosta, Silva; Quevedo, Morena, Pizzani. Nacional: Bertinat; De los Santos, Gerolami, Villazán, Piazza; Caillava (46’ Alonso), Darío Pereira, De Lima (67’ Repetto); Muniz, Revetria, Pagola. Goles: 59’ Quevedo, 79’ Pereira (penal), 88’ Morena. Expulsado: 64’ Pizzani (partido por la primera rueda del Uruguayo 1975).

Clásico 150.

Ya en los tiempos de los torneos Apertura y Clausura, en 1996 Peñarol era bicampeón uruguayo y había ganado el Apertura ‘96, pero Nacional parecía recuperado y en condiciones de cortar la serie, tras conquistar el Clausura por amplio margen.

Sin embargo, las finales continuaron por el sendero que llegaría al Quinquenio: Peñarol venció en el primer partido, con un gol de Washington Tais cerca del final, y empató el otro, con lo cual alcanzó el tetracampeonato.

El aurinegro había transferido a Luis Romero, el que mejor cabeceaba los milimétricos centros de Pablo Bengoechea, por lo cual el técnico Jorge Fossati armó la delantera con los bajitos Martín Rodríguez y Antonio Pacheco. Nacional parecía preparado para contrarrestar el juego por aire, pero no los toques al ras del césped. Así, justamente en esa segunda final (el clásico 150), Pacheco metió un espléndido zurdazo al ángulo para pasar a ganar.

Martín Parodi empató y después hubo emociones, roces y expulsados, pero el 1-1 no cambió y le aseguró el título a Peñarol.

SABER MÁS

20 de octubre de 1996. Empate 1-1

Juez: D. Bello. Peñarol: Navarro; Aguirregaray, Olveira, J. De los Santos; Tais (88’ De Souza), Rotundo, G. De los Santos, Lima; Bengoechea (80’ Aguilera); M. Rodríguez, Pacheco (60’ Gutiérrez). Nacional: Nicola; Badell, Cabrera, A. Silva (46’ Jara), Domínguez (60’ J. González); Ostolaza, Tito (18’ Parodi), Abeijón; Recoba; Ravera, Canobbio. Goles: 54’ Pacheco, 60’ Parodi. Expulsados: 58’ Aguirregaray, M. Rodríguez y Ostolaza, 85’ Jara.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)