EN EL MINCHEFF DE LAZAROFF

Danubio mereció más

A los de la franja les sientan bien los segundos tiempos: Thomás Chacón fue imparable pero Sebastián Fuentes se atajó todo

Danubio vs. Defesnor Sporting en el estadio María Mincheff de Lazaroff. Foto: Marcelo Bonjour.
Danubio vs. Defensor Sporting en el estadio María Mincheff de Lazaroff. Foto: Marcelo Bonjour.

A Danubio le sientan muy bien los segundos tiempos. Ya lo había demostrado en el partido frente a Peñarol y ayer lo repitió. Los de la franja fueron una tromba en el complemento y buscaron convertir utilizando todas las fórmulas, pero el gol del empate fue de penal.

Es que los violetas se fueron al descanso en ventaja gracias a un tanto anotado por Gonzalo Nápoli cuando faltaban tres minutos para que Cunha pitara el final de los primeros 45 minutos. El juvenil sacó terrible zurdazo, pero la pelota se desvió en Goñi y descolocó al arquero Cristóforo.

El gol fue dos minutos después de la chance más clara de los dirigidos por Marcelo Méndez. Sebastián Fuentes se mandó flor de atajada y con un manotazo le negó el gol a Chacón. Le quedó a Grosmüller, pero el “Coto” Correa la sacó finalmente en la línea.

El equipo local había arrancado mejor el partido. Tenía la iniciativa, manejaba la pelota y se lanzaba al ataque con un juvenil por cada lado: Ancheta por derecha y Chacón por izquierda.

Los violetas esperaban y salían de contragolpe cuando podían. Pero de a poco fueron emparejando las acciones. Con una buena gestión de Rabuñal y Nápoli en el medio y un veloz Luciano Boggio (que jugaba su segundo partido en Primera) que se entendía bien con Nicolás González, quien ayer ocupo el lugar del lesionado Álvaro Navarro.

El segundo tiempo fue todo blanco y negro. Con un imparable Thomás Chacón, Danubio salió dispuesto a conseguir el empate. Ya en los primeros minutos, el palo le dijo que no a Chacón. Luego el juvenil se fue a toda velocidad hacia el arco de Fuentes y levantó un centro para la cabeza de Federico Rodríguez, pero la pelota se fue por arriba del travesaño. No fue la única para Rodríguez, quien quedó solo frente al arco, pero se la tapó Sebastián Fuentes que a esa altura comenzaba a transformarse en figura. El arquero violeta también ahogó las ilusiones de Olivera y de Siles con sendas atajadas.

El gol llegó de penal y obviamente, “Maravilla” Grosmüller lo convirtió en gol.

Marcelo Méndez mandó a la cancha a Santiago Paiva que se ubicó junto a Rodríguez como otro 9, y pasó a jugar con tres en el fondo.

Sergio Felipe, que ya tenía amarilla, vio la roja y dejó a local con diez hombres para los últimos minutos.

Danubio volvió a jugar un gran segundo tiempo y siguió buscando el gol del triunfo hasta que Cunha pitó el final. Pero no hubo caso y el clásico terminó empatado.

tras el juego

Dos voces: Marcelo Méndez y Sebastián Fuentes

“Tuvimos muchas ocasiones de gol: algunas las atajó Fuentes y en otras definimos mal. Me voy conforme con la actitud y el juego, sobre todo en el segundo tiempo. Con un hombre menos seguimos buscando. El resultado fue injusto por lo que hizo el equipo pero en el fútbol de justicia no se puede hablar”, dijo el técnico de Danubio, Marcelo Méndez. 
"El primer tiempo fue parejo, peleado y con llegadas de los dos. En el segundo ellos se vinieron arriba, como era lógico porque iban perdiendo en su casa", afirmó Sebastián Fuentes, el arquero de los violetas. "La más difícil fue la del primer tiempo que saqué con un manotazo. Creo que el juego ha cambiado, estamos mejor. Día a día tratamos de salir de esta situación”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)