ARGENTINA

Un clásico de barrio

Boca-River, un eterno duelo de la Ribera al mundo.

Foto: archivo El País.
Foto: Archivo

Una revista inglesa asegura que Boca-River es el mayor clásico del fútbol mundial, sobre todo cuando se juega en la Bombonera boquense. Pero no muchos saben que el duelo nació como un clásico de barrio.

Los dos clubes fueron fundados a comienzos del siglo XX en La Boca, a orillas del Riachuelo. Y en algún momento sus canchas estaban ubicadas apenas a tres cuadras de distancia.

Los auriazules tomaron el nombre del barrio y se identificaron plenamente con él. River, en cambio, emigró primero a Palermo y luego a Núñez, lo cual cambió el perfil de sus hinchas.

La rivalidad surgió cuando ambos compartían el solar natal y no figuraban entre los clubes más poderosos del momento.

Si bien algunos historiadores señalan dos partidos amistosos anteriores, la reseña de esta gran pasión se abrió en el primer partido oficial que los enfrentó, el 24 de agosto de 1913 en la antigua cancha de madera de Racing. Y para poner más sal al desafío, se registró una enorme gresca, que empezó con una pelea entre jugadores y siguió entre las hinchadas. En cuanto a fútbol, esa tarde ganó River por 2 a 1.

Los episodios de violencia se repitieron en otros partidos posteriores, hasta que los dos cismas que atravesó el fútbol argentino los llevaron a militar en ligas separadas.

Nunca se cruzaron entre 1919 y 1927. Pero con la unificación de los torneos terminó de forjarse el superclásico argentino. Con la llegada del profesionalismo, en 1931, ambos se consolidaron como los clubes más populares.

Curiosamente, solo una vez jugaron una final por un torneo anual: fue por el Campeonato Nacional de 1976, en el estadio de Racing, y se impuso Boca por 1 a 0.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º