Fútbol

City Group: Disney en el fútbol

El ambicioso y discutido plan para convertirse en la primera franquicia futbolística mundial

Imagen Premier League
El City. Un festejo de los "ciudadanos". Foto: Reuters.

Manchester City está arrasando en la Premier inglesa y apunta a conquistar el mundo del fútbol como buque insignia del City Football Group (CFG), que busca convertirse en una especie de Estudios Disney de la pelota, con Torque como su marca uruguaya. Esto es resultado de un cuidadoso plan, apoyado en una cuantiosa inversión.

Hace algo más de diez años, la situación era muy diferente. Los “Ciudadanos” vivían a la sombra de los éxitos de su rival local, el Manchester United, mientras su situación financiera era muy complicada. Al mismo tiempo y del otro lado del mundo, pero hasta entonces sin relación alguna con el club, el millonario tailandés Thaksin Shinawatra era derrocado de su cargo de primer ministro por un golpe militar. El hombre se exilió en Londres. Y su afición por el fútbol lo llevó a comprar en 2007 el paquete mayoritario de acciones del Manchester City.

El nuevo gobierno tailandés juzgó a Shinawatra por una supuesta operación inmobiliaria fraudulenta y terminó condenándolo a dos años de prisión en 2008. El magnate decidió entonces desprenderse del City, que pasó a manos de la firma Abu Dhabi United Group Investment and Development Limited, encabezada por el jeque Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahyan, viceprimer ministro de Emiratos Árabes Unidos y miembro de la familia real local. La empresa colocó a Khaldoon Al Mubarak como presidente.

En 2012, el club conquistó la Premier League, su primer título de liga en 36 años, pero el jeque Mansour fue acusado de “comprar el título por mil millones de libras”, la suma que había invertido en el equipo desde su compra. Justo en ese momento, la Unión Europa de Fútbol estableció sus reglas de fair play financiero, para evitar que los clubes propiedad de algún supermillonario gastaran más dinero del que ingresaban, alterando así las condiciones de la competencia. Eso obligaba al City a modificar su esquema de funcionamiento.

nuevo plan. En ese momento apareció un nuevo personaje en esta historia: el catalán Ferrán Soriano fue contratado como director ejecutivo del City. Entre 2003 y 2008, Soriano había sido director general del Barcelona y contribuyó de manera importante con el crecimiento del club, aunque terminó alejándose por razones de política interna de la institución, así como por la imposibilidad de concretar en la institución blaugrana su objetivo más ambicioso.

Soriano sostenía, como lo anticipó en 2006 durante una conferencia realizada en Londres, que los grandes equipos de fútbol se estaban convirtiendo en “compañías globales de entretenimiento como Walt Disney” y que por eso debían apostar a transformarse en franquicias globales. Esa visión fue resistida en Barcelona, un club demasiado identificado con Cataluña como para abrir “sucursales” por el mundo.

Los dueños árabes, en cambio, quedaron encantados con el plan de convertir al Manchester City en la vanguardia de las franquicias futbolísticas mundiales. Y la idea comenzó a hacerse realidad a través del CFG, fundado en 2014. Un año más tarde el consorcio China Media Capital se sumó como socio minoritario (13%), para lo cual puso 400 millones de dólares

Hoy, el grupo posee, en todo o en parte, seis clubes en cuatro continentes, con 260 jugadores profesionales contratados (incluyendo unas 20 futbolistas femeninas). En esa escudería está el Club Atlético Torque, fundado hace apenas 10 años y que en 2018 debutará en la Primera División uruguaya.

El primer equipo incorporado fue el New York City, creado de cero junto con los propietarios de los New York Yankees de béisbol, y que costó 100 millones de dólares. Después, vinieron el Melbourne Heart de Australia, el japonés Yokohama Marinos y Torque, tras lo cual el grupo adquirió el 44% del Girona, revelación de la presente Liga española.

Además, el grupo mantiene acuerdos de colaboración para observar jugadores con el Ghana FA, el Long Island Rough Riders y el San Antonio FC (ambos de Estados Unidos), el Atlético Venezuela de Caracas y el NAC Breda holandés.

La intención es que cada equipo de la red resulte rentable por sí mismo, al tiempo que todos cooperen con la red para identificar y desarrollar futbolistas con futuro, además de establecer acuerdos de marketing para financiar los sueldos de sus estrellas. La colaboración puede darse también, por ejemplo, compartiendo información sobre el tratamiento que se realiza a un jugador lesionado o videos con métodos de entrenamiento. Los clubes operan con autonomía, pero existen una supervisión central por parte del grupo.

El del CFG no es el único plan de franquicias globales del fútbol. La marca de bebidas energéticas Red Bull es dueña de clubes en Estados Unidos, Austria, Alemania y Brasil, pero su finalidad principal hasta ahora ha sido la promoción de su producto.

Otra parte del plan de Soriano fue contratar a Pep Guardiola como técnico del Manchester City. Justo en ese momento (2012) el entrenador dejaba Barcelona y se preparaba para disfrutar de un año sabático en Nueva York. City decidió esperar ese año. Cuando volvieron a la carga por él, Guardiola les dijo que había arreglado con el Bayern Munich. “OK, volveremos en tres años”, le respondieron. Y cumplieron en 2016.

Además del prestigio de Guardiola, la intención es que todos los equipos del grupo jueguen el mismo fútbol de ataque y posesión de pelota que pregona el técnico. Su misión en el Manchester City, según Soriano, es ganar al menos un título por temporada. Este año está bien encaminado para conquistar la Premier, pero el objetivo mayor, que nadie desmiente, es la Champions League. Y ganarla al menos una vez cada cuatro años.

Los estrechos lazos entre los clubes del CFG permitirán el desarrollo de talentos propios y mantenerlos en el círculo del grupo. Como en Inglaterra no se permite la existencia de equipos filiales, los clubes grandes deben prestar a sus jóvenes promesas para foguearlos. Chelsea, por ejemplo, tiene 30 jugadores cedidos a 24 equipos diferentes. Pero en esa dispersión se pierde el control sobre los jóvenes, cuyo desarrollo futbolístico puede frustrarse. La red del CFG, en la concepción de Soriano, permitirá evitar esto, ya que los entrenamientos y el estilo de juego serán los mismos.

críticas.El modelo del CFG tiene sus críticos. Hay quienes sostienen que se trata de una bien elaborada pantalla de humo para satisfacer las normas del fair play financiero. Un directivo de la Premier League lo comparó con un “pasillo de espejos”, creado para distraer sobre la forma en que se reinyectan los ingresos del grupo al Manchester City y justificar sus enormes gastos en jugadores. Por ahora, el Manchester City es el único club rentable de la red.

La expresión que está de moda en estos casos es “doping financiero”. El presidente de Juventus, Andrea Agnelli, la usó para calificar el patrocinio que Etihad, la aerolínea estatal de Abu Dhabi, realiza al club de Manchester: 400 millones de libras por diez años. También Javier Tebas, presidente de la Liga española, acusó al City y al París Saint Germain de “aprovecharse del dinero del petróleo para lograr ventaja sobre el resto de equipos”.

“La financiación del PSG y del Manchester City gracias a ayudas estatales distorsiona las competiciones europeas y crea una espiral inflacionista que perjudica irreparablemente a la industria del fútbol”, dijo Tebas.

jugadores

Mourinho gastó más que Guardiola

El técnico portugués del Manchester United, José Mourinho, se quejó de que su colega Pep Guardiola tiene el trabajo facilitado por las inversiones en jugadores que han realizado los clubes que lo contrataron. “No son suficientes 300 millones para competir ante ellos: están comprando defensas por el precio de delanteros”, dijo días atrás. Sin embargo, el diario español As sumó todo el dinero en transferencias del que dispusieron ambos técnicos: Mourinho gastó 1.240 millones de euros en jugadores y Guardiola “solo” 1.011 millones.

torque

Un negocio asombroso 

¿Por qué Torque, un club casi desconocido incluso en Uruguay, fue elegido por el City Group? Según el diario británico The Guardian, su incorporación “fue el resultado de un frío análisis estadístico, que reveló que Uruguay era el mayor exportador per capita de futbolistas profesionales, un asombroso negocio de 25 millones de libras al año, pese al hecho de que muchos clubes pequeños a menudo vendían jugadores talentosos a bajo costo cuando aún eran adolescentes”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)