A DOS AÑOS DE CATAR 2022

La cinta de capitán en la selección de Uruguay: su valor y su peso

Tres capitanes de las divisiones juveniles de la Celeste hablan de lo que implica ser el líder de una generación de futbolistas que representan al país en el mundo. 

Diego Lugano y Diego Godín, los últimos dos capitanes de la selección uruguaya.
Diego Lugano y Diego Godín, los últimos dos capitanes de la selección uruguaya.

La selección de Uruguay se destaca por tener un proceso de formativas que recorre desde la sub-15 hasta la sub-23. Un camino largo que le espera a todo aquel que sea convocado y asuma la responsabilidad de representar a su país, a pesar de que solo unos pocos lograrán llegar al combinado mayor.

El capitán es parte inherente de todo proceso: esa persona que dirige un barco bien rumbeado, pero que necesita un timonel. Es esa figura cuya presencia imparte confianza, cuyo brazo sobre los hombros de otros significa seguridad. Tiene la misión de formar un grupo unido y con un proyecto en común, así como la de obrar de sustento en momentos de pocas certezas.

Bruno Mendez

Neymar intenta pasar entre Lucas Torreira y Bruno Méndez. Foto: Archivo.
Neymar intenta pasar entre Lucas Torreira y Bruno Méndez. Foto: Archivo.

¿Cuándo empezó tu ciclo en las formativas de la selección?
La primera vez que me citaron fue en la sub-18. Por primera vez iba a disputar un torneo con la selección y Alejandro Garay me da el capitanato. Fue algo increíble. Me sorprendió, no me lo esperaba. Para mí es una presión extra, pero a la vez significa que el técnico te está dando confianza, es algo hermoso, cuando la tuve fue un orgullo para mí. Tuve esa presión extra, pero lo tomé con la responsabilidad que se debe tomar.

¿Qué es el capitán dentro de un equipo? ¿Y dentro de la selección?
A mí me tocó ser capitán dentro de una sub-20 en la que todos teníamos la misma edad, todos pensábamos igual y todos teníamos la misma experiencia. Generalmente, dentro de un club, el capitán es el que tiene más años, más experiencia y ya las vivió todas, pero en las inferiores eso no pasa. Cuando me tocó ser capitán me guié por lo que yo veía en Wanderers, allí estaban el “Chapita” Blanco y Macaluso, e intenté poner un poco esa experiencia en la sub-20. Ser capitán también se trata de hacer grupo afuera de la cancha. Yo me quería hacer pasar por uno más, pero tenía que ponerme de ejemplo también.

¿Qué se necesita para ser capitán?
Lo fundamental es la comunicación dentro y fuera de la cancha. También tiene que ver con sentir lo que siente el suplente, algo que yo ahora siento más porque no estoy jugando seguido. Quizá se enoja o se ofusca y hay que hacerlo sentir parte del grupo también. Yo creo que la comunicación es lo más importante y después hay otras cositas como, por ejemplo, dentro de la cancha ser el líder, hablarle al juez y a los compañeros.

¿Cómo se elige al capitán en la selección? ¿Estás de acuerdo en que sea así?En la sub-18 me eligió Garay y en la sub-20, Coito. Quizá sería mejor que lo elija el grupo, pero generalmente lo hace el técnico. No estaría mal que haya una escucha del grupo porque, por ejemplo, cuando le das el capitanato a alguien y el grupo no lo respeta o lo pasa por arriba, el técnico lo nota y lo va a cambiar. Hay un seguimiento dentro de la selección. Es verdad que el Maestro nos conoce a todos, a mi me llamó de la nada. Yo me acuerdo que cuando entrenaba en sub-20 el loco se sentaba ahí en el costado de la cancha y nos veía entrenar todos los días, sabía la vida de cada uno y siempre preguntaba por la familia y los estudios. Nos conoce bien.

¿Hay diferencias entre cómo se toma el capitanato de Wanderers y la selección uruguaya a lo que es en Brasil?
No es que sea diferente, pero como yo lo veo desde adentro, el capitán de Uruguay motiva más y está bien metido dentro de lo que es hablar con los dirigentes y funcionarios. Acá en Brasil son capitanes más tranquilos.

¿Quién creés que debe ser el sucesor de Godín en la selección mayor?
Lo más seguro es que Godín llegue al mundial 2022 por lo que creo que va a ser él. En cuanto al sucesor, por un tema de experiencia dentro de la selección, creo que puede ser Luis Suárez o Josema Giménez como un capitán joven. Va a rotar por ahí.

¿Por qué creés que los capitanes de más renombre de la historia uruguaya, con alguna excepción, suelen ser zagueros?
Lo principal es que el zaguero comunica bastante dentro de la cancha. Es uno de los que ve toda la cancha, ve a todos los compañeros y es el principal que tiene que hablar de atrás. Es el que tiene que imponerse y en Uruguay más, porque generalmente el zaguero era el que ponía más garra y raza desde atrás, es el de la voz de mando.

¿Por qué creés que últimamente ese rol ha derivado, en formativas, en mediocampistas?
Capaz que porque Fede Valverde venía con la experiencia del Real Madrid y por eso le habrán dado el capitanato. En cuanto a Nández, lo que se ve de afuera es que tiene una gran voz de mando y que se para dentro de la cancha diferente al resto.

Juan Manuel Sanabria

Juan Manuel Sanabria con la sub 20 de Uruguay.
Juan Manuel Sanabria con la sub 20 de Uruguay.

¿Cómo empezó tu ciclo en la selección?
Mi ciclo en las formativas de la selección empieza en la sub-15, con Alejandro Garay. Fue una experiencia única: conocimos el Complejo Celeste. Ese día no me lo olvido más, porque además conocimos al Maestro Tabárez, que es un símbolo del fútbol uruguayo y de nuestra selección. La convocatoria fue a fin de marzo y, después de unas semanas de trabajo, jugamos nuestro primer amistoso contra Perú, el 22 de mayo. En ese partido me dan la cinta. Fue una experiencia muy linda en la que, por suerte, todo salió bien. Después de eso me vuelve a tocar la cinta en el Sudamericano sub-15. Me sentí muy feliz en ese partido, porque todo salió bien. Como fui el capitán durante todo el proceso, que duró un año y medio, sentí que mis compañeros ya confiaban en mí como capitán.

¿Qué es un capitán?
El capitán es una persona en la que confía todo el plantel. Alguien que, por sus características naturales, es un referente. Hay que tener las palabras justas para hablar con el plantel y en el uno a uno. Es importante que el capitán fomente la formación del grupo: es algo fundamental en todo equipo. El cuerpo técnico se va dando cuenta de quiénes son los referentes dentro de cada grupo y con quiénes tienen que hablar en algunos momentos para hacer reaccionar al grupo en distintas situaciones. Como capitán siempre priorizo que todo el equipo tire para el mismo lado: si hay uno que tira para otro lado, resta mucho. El plantel tiene que estar unido si quiere lograr cosas grandes. Hay que dejar de lado el pensamiento individualista: si como equipo andamos bien, todos salimos ganando. Dentro de la cancha siempre hay que dejar todo hasta el último minuto, así lo manda nuestra historia y así me enseñaron de chico, tanto en el fútbol como en la vida en general.

¿Qué características debe tener?
Para ser capitán se necesita ser responsable y estar comprometido con el grupo. Tus compañeros tienen que darte esa confianza, porque todos los jugadores tienen que estar conformes con quién es su capitán.

¿Cómo se elige el capitán en la selección? ¿Estás de acuerdo con que sea así?
A la hora de elegir el capitán, la última palabra la tiene el cuerpo técnico, pero es algo que se va eligiendo de a poco en base al grupo: siempre hay dos o tres que van llevando los mandos del grupo, en general los que tienen más experiencia o más contacto y confianza de parte del grupo.

¿Qué nombres te vienen a la cabeza cuando pensás en la palabra “capitán”?
Cuando pienso en la palabra capitán, se me vienen a la cabeza Godín y Lugano. Son dos referentes muy grandes que tuvo toda mi generación y, por suerte, todavía seguimos disfrutando de uno de ellos.

¿A quién ves como el futuro sucesor de Godín como capitán?
Como sucesor de Godín lo veo a José María Giménez, ya que tiene mucha experiencia en selección a pesar de su edad, además de que ha tenido a Godín cerca siempre, por lo que ha podido aprender mucho de él. El hincha de la selección sabe que Josema deja la vida por el equipo y, si el capitán lo hace, incentiva al resto del equipo a hacerlo. Sería muy lindo.

¿A qué se debe que muchos de los capitanes de más renombre sean defensas?
Creo que esa tendencia se debe a que que estos jugadores suelen reflejar lo aguerridos que somos los uruguayos. En Brasil por ahí les gusta más un Neymar, alguien que sea más de hacer truquitos con la pelota. El uruguayo busca reflejo en esos aguerridos que dejan todo en la cancha y creo que lo encuentra en los capitanes que hemos tenido.

¿Por qué últimamente, en formativas, hay una tendencia a que el capitán sea mediocampista?
Por el otro lado, la tendencia de que, últimamente, los capitanes de formativas sean mediocampistas, es más una casualidad que otra cosa. En formativas el capitán debe ser la persona más madura, alguien capaz de cumplir ese rol de llevar las riendas del equipo. Cuando sos mas grande, el rol deriva en el que tiene más responsabilidad, o el que es más referente y habla más con el grupo. En la sub-20 que yo estuve era Bruno Méndez, que era de los más experientes y sin dudas un referente en el grupo.

Juan Manuel Jorge

Juan Manuel Jorge, sub 17 de Uruguay.
Juan Manuel Jorge, sub 17 de Uruguay.

¿Qué es un capitán?
El capitán es la persona que, en diferentes situaciones, sabe escuchar para actuar en consecuencia. Toma decisiones en base a qué es lo mejor para el grupo, tanto dentro como fuera de la cancha.

¿Qué características debe tener?
Tiene que ser un referente, alguien con liderazgo que tenga incidencia en el grupo. Sobre todo tiene que ser natural y espontáneo.

¿Cómo se elige el capitán en la selección? ¿Estás de acuerdo con que sea así?
En la selección el capitán lo elige el técnico, lo que creo que está bien, ya que ellos saben más que nosotros quién reúne todas las condiciones para liderar al grupo.

¿Qué sentiste cuando te enteraste de que ibas a ser capitán de la selección? ¿Cómo fue tu primer partido como capitán?
El día que me dijeron que iba a ser capitán sentí mucha emoción, pero también mucha responsabilidad. Mi primer partido fue un amistoso contra Wanderers en el Complejo Devoto, en el proceso de la sub-15. Estaba tranquilo. Me acostumbré a tener la cinta, porque desde el baby la llevo. Los tres años de juveniles también. Me siento afortunado de ser capitán. Con el tiempo me voy haciendo más consciente y más responsable. Intento crecer en esto: algún día me gustaría ser el capitán de la mayor.

¿Qué nombres te vienen a la cabeza cuando pensás en la palabra “capitán”?
Cuando pienso en la palabra capitán se me vienen a la cabeza personas como Godín, Iniesta y Pirlo.

¿A quién ves como el futuro sucesor de Godín como capitán?
Creo que muchos de los que están en la selección a día de hoy pueden ser capitanes. La realidad es que tenés que estar en el grupo para saberlo bien.

¿A qué se debe que muchos de los capitanes de más renombre sean defensas?
Creo que se debe a que, internacionalmente, Uruguay se destaca por tener una defensa fuerte, por lo que ya imponés respeto ante el rival.

¿Por qué últimamente, en formativas, hay una tendencia a que el capitán sea mediocampista?
Al día de hoy, que pase más en la zona de mediocampistas, creo que se debe a que ahora se estudia más quién es la persona más preparada para cumplir ese rol, quién cumple con más requisitos. En el fútbol de hoy, el mediocampo es una zona clave para definir partidos, por lo que es entendible que se busque que el liderazgo esté ahí.

¿Cómo te describís como jugador?
Como jugador intento colaborar en la construcción del juego del equipo, e intento tener tener un equilibrio en la defensa. No pienso mucho en el liderazgo, no quiero que sea algo forzado, porque creo que es lo mejor. Desde ese rol trato de ayudar al equipo, pero es algo que me sale de manera natural. Seguiría actuando igual aunque no fuera capitán.

 

Axel Ocampo, psicólogo de selecciones juveniles de Uruguay

¿Qué es el capitán dentro de un equipo?
Tradicionalmente el rol de capitán está asociado a cierta forma de liderazgo y de ascendencia dentro de un equipo. Muchos entrenadores consideran muy importante que exista un fuerte liderazgo por parte de los deportistas para alcanzar buenos rendimientos y acercarse a los objetivos grupales que se planteen.
Cuando se habla de liderazgo deportivo pensamos en aquel jugador que tiene la capacidad de influir en sus compañeros para, en este caso, alcanzar determinadas metas comunes. Si bien esta condición muchas veces queda emparentada al rol de capitán, es bueno aclarar que existen excepciones y que pueden ser muchos los factores por los que se elija a un futbolista para desempeñar esa función.
Además, dentro de un mismo plantel pueden haber otros referentes que no son asignados o elegidos como capitanes, pero que también son percibidos por sus compañeros como influyentes. Este tipo de liderazgo que se denomina como informal (por su condición de no ser asignado o elegido de forma explícita) es producto de las interacciones, las comunicaciones y la propia dinámica que se da en la interna del equipo.

¿Qué se necesita para ser capitán?
Pueden ser muchos los factores por los que se designe como capitán a un jugador. Dependerá de los aspectos que se tomen en cuenta por parte de los encargados de asignarlo. Por ejemplo, hoy en día vemos equipos o instituciones que, con el objetivo de promocionar jóvenes talentos, se les asigna la capitanía. De todos modos, cuando se habla de capitanes, pensamos generalmente en un jugador que tiene atributos para liderar, es decir, influir en sus compañeros y trabajar para conseguir objetivos de grupo.
En general, algunos de estos atributos pueden ser: tener cierto grado de extroversión, es decir, ser sociable y estar orientado a la acción, ser proactivo, ejecutar y estar predispuesto a llevar adelante tareas. En el mismo sentido, es favorable que tenga un buen nivel de comunicación y sensibilidad para, entre otras cosas, empatizar con el resto de los integrantes del equipo. Tener un alto grado de compromiso grupal y sentido de la responsabilidad. Poner interés, ser organizado, responsable y poner esmero para el cumplimiento de tareas.

¿Cómo se elige al capitán en las selecciones juveniles?
Es una decisión que pasa por cada Cuerpo Técnico. Tiene que ver con sus criterios y con las características de cada plantel. Cada categoría está relacionada, además, a cierto nivel de desarrollo evolutivo de los chicos, por lo que las evaluaciones y decisiones toman en cuenta estas cuestiones. Los procesos de preparación de las distintas selecciones previo a los torneos oficiales, por ejemplo, Sudamericanos, permiten acumular muchas experiencias: partidos internacionales, viajes, muchas horas de convivencia y estar a diario en el complejo, lo que permite, por ende, observación. Esto posibilita tener un alto grado de conocimiento de cada uno de los jugadores y recursos para entender también la dinámica de cada equipo. Muchos aspectos son considerados, por ejemplo: sus condiciones futbolísticas, las características de personalidad, sus antecedentes deportivos y personales, el relacionamiento con sus compañeros, el nivel de responsabilidad y madurez, el nivel de compromiso grupal y adhesión a los valores, pautas y objetivos comunes, entre otras cosas.

¿Cómo influye esa responsabilidad en un joven? ¿Hay que cuidarlo por presiones?
Son aspectos que sin duda se tienen en cuenta y que dependen también de la etapa o categoría de la que estemos hablando. No es lo mismo un capitán de sub-15 que uno de la sub-20. El nivel de madurez y el bagaje de experiencias deportivas van a ser muy distintas, por lo que también existirán diferencias en lo que se pueda esperar en cada caso en función del rol que ocupan. De todas maneras, parte del trabajo del staff con los entrenadores a la cabeza, es tener en cuenta estos aspectos y acompañar los procesos de cada jugador, para ofrecerles contextos facilitadores para el desarrollo de sus potencialidades. Son cuestiones que tienen que ver con la formación deportiva y que se atienden en la medida de las posibilidades. Por lo tanto, se trabaja para colaborar en que el sentido que se le dé al hecho de llevar la cinta de capitán sea positivo. Que el futbolista se sienta apoyado y preparado, sin excederse ni verse abrumado por asumir esa responsabilidad; que a la vez debe ser vista como un reconocimiento a sus condiciones y su esfuerzo.

¿El capitán es natural o se puede crear/formar?
Si asociamos el rol del capitán con la idea de que es aquel que tiene la capacidad de influir y liderar en los demás, considero que inciden ambas condiciones. Si bien hay ciertas características personales que pueden hablar de alguien que tiene el potencial para desempeñar esa función, también se pueden perfeccionar y desarrollar competencias. Entender o darle sentido al rol que uno ocupa o desarrolla, saber qué es lo que se espera del capitán, cuáles son las conductas o el comportamiento adecuado dentro y fuera de la cancha, las responsabilidades inherentes a la función, etc. Estas cuestiones son mejorables y se van perfeccionando en base al cúmulo de experiencias que el deportista va teniendo a lo largo de su carrera.

¿Como psicólogo suele hablar de temas grupales con el capitán, manda mensajes al grupo a través de él?
En mi rol como psicólogo colaboro, con los conocimientos de mi área, con el resto de los compañeros del staff para abordar cuestiones como la formación y desarrollo positivo de los futbolistas, teniendo en cuenta que se trata de etapas formativas, además de hacer aportes durante la preparación y participación de los distintos equipos de cara a los compromisos deportivos. En relación con esto último, uno de los aspectos en el que trabajamos fuertemente con los planteles es el significado de estar en la selección, el conjunto de valores y la filosofía de equipo que intentamos defender y transmitir en cada momento. Esto aplica tanto a la hora de jugar los partidos como en los distintos ámbitos que nos desenvolvemos como equipo. En este sentido, el capitán, sobre todo en las categorías mayores, y los líderes del equipo (puede haber varios) juegan un papel importante como referentes a la hora de reforzar estos asuntos. Por lo tanto, considero positivo realizar una buena alianza a los efectos de que, al cabo de un tiempo de trabajo, estos elementos puedan ser regulados en el seno del propio equipo, apuntando a la autonomía y sin necesidad de mediaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados