CAMPEONATO URUGUAYO

Cinco motivos del repunte de Peñarol en las últimas fechas

Decisiones del entrenador y rendimientos individuales que llevaron a que los aurinegros recorten diferencia en ambas tablas y que por ahora las lideren.

"Cebolla" Cristian Rodríguez en Peñarol
Foto: Fernando Ponzetto

Hace exactamente un mes y un día Peñarol vencía a Danubio 2-1 por la octava fecha del Torneo Clausura. Precisamente entonces los aurinegros cortaban una racha de más de un mes sin ganar dos partidos seguidos por el Uruguayo. Hace exactamente 32 días que Xisco anotaba su primer gol con la camiseta mirasol. Por ende, desde aquel 25 de octubre los dirigidos por Diego López cambiaron la pisada.

Las fechas que siguieron a ese duelo en Jardines del Hipódromo se traducen en buenas actuaciones o, al menos, en resultados positivos que le dieron a los mirasoles la posibilidad de repuntar en el Torneo Clausura y volver a quedar como líder en la Tabla Anual.

Una continuidad de cinco partidos seguidos sin conocer la derrota y que le dieron a los aurinegros cuatro victorias y un empate que lo dejaron como el equipo con más puntos ganados en las últimas cinco jornadas del torneo corto, al que más atención se le pone por ser el que cierra el año y define mucho.

La señal de alerta que se había encendido en Peñarol hace poco más de un mes hoy parece haberse apagado y de hecho los cuestionamientos al entrenador hoy son muchos menos de los que se le hacían, por ejemplo, cuando el equipo era irregular y sufrió los empates ante Juventud y Racing, la derrota ante Liverpool y la única victoria de esa racha ante Racing entre la tercera y la sexta fecha del Clausura.

Lo anímico también jugó un papel importante y eso siempre influye en el plantel, sobre todo en la confianza. Se nota y sin ir más lejos López volvió a encontrar respuestas en el banco de suplentes incluso habiendo perdido jugadores claves dentro del plantel como Dawson, Gargano o el “Cebolla” Rodríguez y logrando suplantarlos de forma eficiente.

Las respuestas al “¿qué cambió?” son muchas y se basan en una serie de decisiones que tomó Diego López y rendimientos de jugadores que hacen que hoy los aurinegros dependan de sí mismos para ir en busca del tricampeonato uruguayo, la meta trazada en enero.

Los goles de Xisco
Xisco Jiménez. Foto: Gerardo Pérez.

Cinco partidos pasaron sin que el español anotara pese a que hacía méritos. Pero la histora cambió ante Danubio donde se sacó la mufa. Luego llegó un gol ante Plaza Colonia, dos frente a Cerro y uno más en la última fecha ante Fénix. Los minutos le dieron confianza y se notó porque marcó cinco goles en las últimas seis fechas jugadas lo que le valió convertirse en una pieza importante en el ataque y también ganarse el cariño de la gente.

Mejoró en defensa y eso ayuda
Rodrigo Abascal y Fabricio Formiliano en el duelo entre Peñarol y Nacional. Foto: Francisco Flores.

En los últimos cinco partidos recibió cuatro goles. Es cierto que solo en uno de ellos pudo mantener el arco en cero, pero se nota que la dupla conformada por Formiliano y Abascal empieza a dar sus frutos, ya que durante los cinco juegos anteriores los dirigidos por Diego López tenían una falencia importante en esa zona del campo, al punto de que en uno de los juegos recibió tres goles, algo que solo le ocurrió dos veces en el último año y medio.

Jóvenes a los que no les pesó la camiseta
Facundo Pellistri intenta escapar de la marca de Adrián Argachá. Foto: Gerardo Pérez.

Facundo Pellistri y Matías de los Santos se ganaron la titularidad y han demostrado grandes condiciones. De hecho han sido muy importantes en ataque y en defensa respectivamente, lo cual le dio frescura al equipo y también mostrar a los jugadores de la casa producto de las formativas.

El cambio de esquema
Diego López. Foto: Leonardo Mainé.

Pese a que en el juego ante Fénix volvió al 4-4-2 para juntar a Xisco y Viatri, Diego López apostó a variar la estrategia para cambiar los resultados. El 4-1-4-1 que usó el entrenador aurinegro en los últimos partidos le permitió no perder el juego por las bandas y además reforzar en defensa con un “volante tapón”. Además le permitió llegar al área con más gente por el centro del campo.

La fortaleza del Campeón del Siglo
Alegría de los jugadores de Peñarol en el Campeón del Siglo. Foto: Gerardo Pérez.

Pese a que hubo momentos en los que se las vio feas, Peñarol siempre encontró en su estadio un aliado para sumar puntos. Entre el conocimiento del terreno y el apoyo de sus hinchas, los aurinegros continuaron con la racha positiva pese a su irregularidad y ahora se aferran a ello más que nunca. Leva 24 partidos y casi un año y medio sin perder en condición de local.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)