COPA AMÉRICA

Cinco momentos claves en el debut

Ya está. Pasó el debut, un debut que pasó por todas las sensaciones y recorrió todos los estados de ánimo de los uruguayos que estábamos en el estadio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Godín y Cavani protestaron ante el juez al terminar Uruguay-México. Foto: AFP.

Empezó con ese error (imperdonable) de la organización en irradiar el Himno de Chile y no el de Uruguay, siguió con ese gol tempranero de México cuando apenas se iniciaba el pleito, y continuó con la roja de Vecino y los problemas en las tribunas.

Bronca, impotencia, amargura, pero en el segundo tiempo llegó, casi como arte de magia, la reacción futbolística y anímica de los celestes, una reacción con contagió, que inspiró al canto, y que encendió una luz de ilusión tras el empate de Diego Godín con n notable cabezazo. El festejo del capitán fue todo un símbolo: se tomó de la camiseta y señaló el escudo de la AUF, ese que tiene las cuatro estrellas, el que marca la gloria a lo largo de la historia.

Y ahí empezaron los líos, dentro y fuera del campo de juego, porque el clima se tornó caliente con el empate de los uruguayos ante un estadio netamente mexicano en sus cuatro tribunas.

Con el gol de Godín, hubo de todo. En cancha, el equipo se descontroló y entró en las agresiones de los aztecas. En las tribunas también, porque los mexicanos agredieron y bañaron con cerveza a todo aquel que tuviese una casaca celeste y ni los periodistas nos salvamos del baño.

En el mejor momento de Uruguay, se perdió la brújula y en esas discusiones, en ese ida y vuelta, llegó el segundo gol de México, un zapatazo espectacular de Rafa Marquez, que a sus 37 años, sigue tan vigente como antes.

Y ahí se perdió la línea. Muslera y Cavani la tomaron contra el segundo asistente, Milcíades Saldívar, lo acusaban de tomarse los genitales ante una protesta de los celestes por supuesta mano de un rival. Y eso fue determinante en el partido porque México sacó provecho de ese descontrol y anotó el tercero cuando ya se jugaban los descuentos.

Fueron muchas las claves de un partido de alto voltaje. Con y sin cerveza.

1.- GRAVE ERROR- EL HIMNO DE CHILE

Todo perfecto. O casi. Porque el primer gran ‘blooper’ de la Copa América Centenario se dio minutos antes del inicio del juego entre Uruguay y México. Por los altosparlantes del estadio se irradió el Himno de Chile en vez del Himno de Uruguay. Un grave error que obligó a las disculpas de la organización.

2.- EL INICIO-COMO CONTRA BRASIL

Uruguay no había terminado de acomodarse en la cancha cuando México ya abría el marcador. ¿Distracciones? ¿Errores de marca? Lo que sea: fue un comienzo casi idéntico al que tuvo la Celeste en el partido de Recife ante Brasil, donde la primera pelota que llegó al área terminó en gol. Un tema a solucionar, por supuesto, de cara al futuro.

3.- LA ROJA-JUGANDO CON DIEZ

La expulsión de Matías Vecino, a los 44 minutos de juego, cayó como un baldazo de agua fría. Pero cuando parecía que se venía lo peor para Uruguay, sucedió todo lo contrario. Los celestes corrieron más riesgos y comenzaron mejor el segundo tiempo, sin que se notase la diferencia de un hombre en cancha.

4.- LA REACCIÓN-LLEGÓ EL EMPATE

La Celeste salió con otra cabeza y otra actitud a jugar el segundo tiempo y aún en inferioridad numérica, fue más que México. A los 72’, los aztecas se quedaron con 10 por la expulsión de Andrés Guardado y de ese tiro libre llegó el gol del empate tras un notable centro de Carlos Sánchez y una mejor definición de cabeza de Diego Godín.

5.- DESCONTROL, AFLOJE Y GOL MEXICANO

Luego del empate de Uruguay y al estar los dos con 10, el rendimiento celeste bajó y México volvió a adueñarse del trámite del partido. Fue así que a los 84’, Rafael Márquez puso el 2-1 mexicano y un balde de agua fría para los uruguayos. En los descuentos cayó el tercero: Héctor Herrera liquidó las acciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º