ANÁLISIS

Cinco cosas a mejorar en Peñarol: el equipo está en proceso de formación

Diego Forlán tiene trabajo por delante para que el aurinegro crezca en el juego.

Diego Forlán. Foto: Reuters.
Diego Forlán. Foto: Reuters.

El estreno de Peñarol en la fase de grupos de la Copa Libertadores de América 2020 está claro que no fue el esperado. La ilusión que se renovó con la llegada de Diego Forlán al equipo, las incorporaciones y todo lo que significa la actividad internacional para el club aurinegro, hacían soñar con poder volver desde Curitiba con algún punto en la valija.

Pero lejos estuvo el carbonero de conseguir su objetivo. La distancia futbolística y técnica con Athletico Paranaense fue enorme y eso se sintió, más allá de que en la previa, había aspectos que hacían pensar que por más que no partía como favorito, Peñarol podía hacerle daño al equipo de Dorival Júnior.

Eso no sucedió. Desde el minuto cero hasta los descuentos, el “rubro-negro” fue amplio dominador de las acciones y dejó en evidencias muchas falencias de un equipo aurinegro que tiene la obligación de mejorar, aunque vale la pena remarcar que el del martes fue recién el tercer partido oficial.

Lo que sí se pudo ver fue una clara intención de que, jugando como visitante, Peñarol se armó bien en la defensa y a pesar de que sufrió, le generaron varias situaciones de gol y le convirtieron, mejorando algunos aspectos y animándose más en la ofensiva, tanto en Santiago de Chile como en Cochabamba, podría aspirar a un resultado diferente al del martes.
Claro está que la idea de Diego Forlán lo que necesita es tiempo y rodaje. El tiempo dependerá de los resultados y ese mismo rodaje se lo darán los partidos que en marzo justamente serán cinco en 20 días.

1)

Se quedó sin nada: el plan no salió a la perfección

Si bien Peñarol tuvo un plan que fue salir a defender de manera ordenada para luego atacar rápido de contragolpe, lo primero por momentos lo hizo, pero en ataque no tuvo trascendencia el juego del equipo aurinegro. Recién se despertó tras estar en desventaja en el tanteador.

De lujo, así definió Bissoli para poner el 1-0 de Paranaense ante Peñarol. Foto: Reuters.
Foto: Reuters.
2)

Fallas defensivas: bien en el mano a mano, flojos por arriba

La zaga central que conformaron Gary Kagelmacher y Rodrigo Abascal se mostró firme y fuerte en el mano a mano, pero en el juego aéreo tuvo algunos problemas para defender, sobre todo en las pelotas quietas. Es algo en lo que Peñarol deberá poner énfasis pensando en lo que viene.

Gary Kagelmacher y Diego Forlán. Foto: AFP.
Gary Kagelmacher y Diego Forlán. Foto: AFP.
3)

Los laterales aurinegros se vieron superados en velocidad

Cuando Paranaense aceleró por las bandas, tanto Giovanni González como Gabriel Rojas tuvieron problemas para la contención. El argentino, que recibió la amarilla a los 10’, quedó condicionado y Joaquín Piquerez lo ayudó bastante en el retroceso. Además, quedaron en el debe en ataque.

Gabriel Rojas. Foto: AFP.
Gabriel Rojas. Foto: AFP.
4)

Pocas ideas: la generación de fútbol fue casi nula

Si bien había un plan que era defender en bloque con dos líneas de cuatro, Peñarol no logró en ningún momento generar fútbol en la ofensiva. No había una secuencia de pases que prosperara, no se logró desbordar por las bandas y tampoco generó peligro con envíos largos para Xisco y David Terans.

David Terans en la lucha con Robson en el Paranaense-Peñarol. Foto: Reuters.
David Terans. Foto: Reuters.
5)

Otra falencia: le faltó arriesgar un poco más en el ataque

Más allá de que la idea de Forlán siempre fue mantener el arco propio en cero, Peñarol pecó de no arriesgar en la ofensiva, sobre todo en el transcurso del partido ante un rival que cuando lo intentó presionar, dejó al descubierto varias falencias que no pudieron ser aprovechadas por el aurinegro.

Xisco Jiménez en el duelo entre Paranaense y Peñarol. Foto: Reuters.
Xisco Jiménez. Foto: Reuters.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados