HISTORIAS

Al Chory Castro le hicieron una propuesta que no pudo rechazar

El futbolista tricolor esta al frente de Fisiomed, una clínica de rehabilitación junto al doctor Álvaro Arsuaga y el kinesiólogo Daniel Calimares, su hermana Juliana y su mujer.

fisiomed
Equipo. Gonzalo Castro, la Licenciada Cecilia Maestri, el doctor Álvaro Arsuaga, la profesora de Educación Física, Juliana Castro y el kinesiólogo Daniel Calimares. 

El Chory Gonzalo Castro recibió una propuesta que enseguida lo entusiasmó y a la que no pudo negarse. “Fue en Colonia tras un partido con Plaza, cuando Calimares y el doctor me llamaron a la habitación y me dijeron que tenían que hablar conmigo. No sabía por donde venía la mano, pero me hicieron el planteamiento de este nuevo desafío. Y me gustó enseguida porque es algo que se necesitaba, que está muy vinculado al deporte y porque venía de dos muy buenos profesionales”, explicó el Chory sobre la clínica Fisiomed que abrió sus puertas hace menos de un mes.

El emprendimiento está a cargo del futbolista, del doctor Álvaro Arsuaga, el kinesiólogo Daniel Calimares, la preparadora física Juliana Castro y la Licenciada en Enfermería Cecilia Maestri. Es una iniciativa familiar a la que pronto se unirá Luciana Beal, la esposa del Chory, quien está estudiando en el ISEF.

“Estamos muy ilusionados. Sabemos que para el deportista dos o tres días puede hacer la diferencia a la hora de competir. Y estar en manos de buenos profesionales es clave”, añadió el futbolista tricolor.

sin colores

"Los de Peñarol son bienvenidos"

“Los de Peñarol están recontra invitados. Acá no hay colores. Lo que queremos es que hagan una buena recuperación y no miramos si son de Peñarol o de Defensor Sporting. Eso no se mira, se mira la lesión y a partir de ahí a recuperarla. Abrimos para eso, para ocuparnos de la salud. Y si tiene que venir un jugador de Peñarol para recuperarse lo antes posible va a ser bienvenido “, dijo el Chory que es la cara más visible de la clínica, pero puede además aportar todo su experiencia aunque afortunadamente para él, no sufrido lesiones graves en su carrera.

“Esta idea surgió hace tiempo. Queríamos crear un equipo multidisciplinario dedicado a la rehabilitación de las lesiones deportivas, tanto en jugadores profesionales como amateurs”, explicó el doctor Álvaro Arsuaga, sobre la clínica que se animaron a inaugurar a pesar de la pandemia del COVID-19. Pero les vino bien para empezar de a poco porque están atendiendo a una o dos personas respetando las medidas sanitarias del Ministerio de Salud Pública.

Arsuaga
El doctor Álvaro Arsuaga en plena consulta en la clínica Fisiomed. Foto: Francisco Flores.

“La idea es que se realice acá toda la rehabilitación. Puede ser cualquier persona, lo que pasa es que por nuestra propia profesión y actividad estamos más enfocados en el deporte. Hay dos posibilidades: o se trata conmigo y yo indico la fisioterapia o puede venir con la indicación de su médico y seguimos sus recomendaciones”, explicó Arsuaga que por primera vez lleva adelante una iniciativa de este tipo. “Para mí, en lo personal es como una meta”.

Daniel Calimares es el kinesólogo de Nacional y trabajaba junto a Walter Ferreira en su clínica. “Tengo el orgullo de haber trabajado con Walter muchos años y cuando abrió su clínica, en el 2003, me invitó a acompañarlo. Y el año pasado, en septiembre, comenzó a tomar un poco más de cuerpo esta idea que veníamos conversando con Arsuaga y con Juliana hace tiempo. Hoy estamos acá”, explicó el kinesiólogo.

Calimares
El kinesiólogo Daniel Calimares junto a uno de los primeros pacientes: el arquero Luis Mejía. Foto: Francisco Flores.

“Que te reconozcan y que confíen en nosotros, en el equipo que se formó acá es lo más importante para nosotros”, admitió Calimares, quien comenzó a trabajar como kinesiólogo en las juveniles de Racing en 1993 junto a Celso Otero. Luego pasó a Primera División, se fue a Bella Vista y en el 2000 llegó a Nacional gracias a Walter Ferreira, a su colega Hugo Rodríguez, al doctor Suero y a Alejandro Lembo, que lo conocía de Bella Vista. Lleva ya 20 años en el club.

Juliana Castro, la hermana del Chory, es profesora de Educación Física y es la encargada de la rehabilitación. “Unificamos la rehabilitación con el ejercicio que es fundamental para que el deportista vuelva a la actividad o la persona a su vida normal”, dijo la joven quien supo estar lesionada. Se rompió los ligamentos cruzados y fue en ese momento en que le comenzó a interesar la recuperación de las lesiones.

“Ahí me picó el bicho. Me operé hace seis años y hice la rehabilitación con los mejores, con Walter Ferreira y con Daniel”, contó la futbolista. “Seguí estudiando y luego me uní al equipo que trabajaba en la clínica de Walter. Para mí fue muy bueno porque trabajé con gente que tiene mucho conocimiento”, agregó quien dentro de poco tendrá como colaboradora a su cuñada que está estudiando en la ISEF.

juliana
Juliana Castro supervisando la rehabilitación de un futbolista. Foto: Francisco Flores.
tricolor

El orgullo de Juliana

“Estoy muy contenta con el emprendimiento y muy orgullosa de con quiénes lo estamos llevando a cabo, como Daniel (Calimares) que es uno de los mejores”, dijo la futbolista y preparadora física, Juliana Castro. "Sigo jugando y disfrutando, porque yo siempre puse el estudio sobre el fútbol", afirmó la jugadora tricolor. 

Cecilia Maestri es Licenciada en Enfermería y tiene 25 años de experiencia en el tema. Es la que recibe al paciente cuando ingresa y se interioriza sobre sus expectativas. “Vemos al paciente como un todo. Queremos que se sienta confortable desde el punto de vista médico y deportivo”, añadió.

“Esto es un gran desafío y un sueño para nosotros. Invitamos a la gente a sumarse”, finalizó el Chory con entusiasmo.

familiar

En pleno Pocitos

La clínica Fisomed está ubicada en pleno Pocitos, en Pedro Berro 973, entre Bulevar España y Avenida Brasil. Por ahora, debido al Coronavirus está atendiendo solamente a dos pacientes por hora y con todas las medidas sanitarias exigidas. Cuando el paciente llega es atendido por la licenciada Cecilia Maestri. “Hago una especie de triage y lo derivo al médico y al fisoterpeuta o a la parte de rehabilitación en el gimnasio”, explicó la licenciada que es esposa de Arsuaga. “Este es un emprendimiento familiar y de amistad. Lo hicimos y lo trabajamos nosotros”, dijo Cecilia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados