ESPAÑA

Choque de gigantes 

Real Madrid recibe a Barcelona, a la hora 17:00 de Uruguay, por las semifinales de la Copa del Rey

Foto: AFP
Foto: AFP

Son los dos equipos más grandes del mundo. Imposible cuestionarlo. Sus entrenamientos, sus disputas por fichajes, las declaraciones de sus jugadores, los enojos de sus técnicos, los cruces periodísticos entre los diarios deportivos de una ciudad a la otra están en cada uno de los rincones donde el fútbol se asienta como el máximo deporte.

La vida del Real Madrid y del Barcelona se vive intensamente tanto dentro de España como fuera de sus fronteras. Es más, perfectamente podría decirse que su impacto mundial le pasa por arriba al doméstico.

De hecho, la valoración que hizo la consultora Brand Finance colocó al FC Barcelona en el primer lugar del listado de las marcas más fuertes del planeta fútbol (96,6) y al Real Madrid segundo (96,2).

Además, no hay mejor indicador del nivel de penetración de este choque de potencias futbolísticas que ese que mide el nivel de audiencia. Sin importar en el lugar que jueguen y por el torneo que lo hagan, su partido es más visto que una final de la Eurocopa de Naciones.

En algunos casos con números llamativos, porque han sabido alcanzar una teleaudiencia de 650 millones de personas contra los 350 millones de una Euro.

Por si faltara algo más para confirmarlo, alcanza con repasar las redes sociales para observar la cantidad de seguidores que los acompañan o la cantidad de suscriptores que son fieles a sus canales de Youtube.

Si los juntan, son capaces de superar a 15 o 20 equipos juntos de los también grandes del viejo continente.

Quizás, además de la importancia de sus camisetas, de sus títulos, de su rivalidad y de la grandeza de las instituciones, también tenga mucho que ver en este éxito rotundo en los mercados mundiales (desde Dubai a Buenos Aires, desde New York a Tokio) el hecho de que en el armado de sus equipos titulares hay muchos jugadores de distintas nacionalidades.

Es llamativo, incluso, que haya que empezar a contar cuántos futbolistas españoles quedan entre esos 22 que supuestamente van a iniciar la contienda.

Para hacerlo más fácil: tres en el Madrid (Dani Carvajal, Sergio Ramos y Lucas Vázquez) y cuatro en el Barcelona (Gerard Piqué, Jordi Alba, Sergio Busquets y Sergi Roberto).

Y hoy el suceso -desde la hora 17 de Uruguay por Directv- volverá a reeditarse, porque Real Madrid recibirá al Barcelona en la vuelta de semifinales de la Copa del Rey, el primer asalto entre los dos grandes esta semana antes del encuentro de Liga del próximo sábado, que puede aclarar el campeonato español.

La victoria entregará la clasificación a cualquiera de los dos, porque en el cotejo de ida en el Camp Nou igualaron en un tanto por bando. De entrada, cuando recién pisen en césped del Santiago Bernabéu, el dueño de casa correrá con la ventaja de empezar a jugar con la clasificación de su lado porque logrará meterse en la final si el partido termina igualado sin goles.

Este nuevo reto, que se enmarca dentro de un gran mano a mano con pocas horas de diferencia no es inédito. Vale recordar lo que ocurrió en 2011, cuando se vieron las caras en cuatro oportunidades en 18 días.

Eran los días de Pep Guardiola vs José Mourinho. El primero fue el 16 de abril de 2011 por la Liga: Real Madrid 1 - Barcelona 1.

Cuatro días más tarde, 20 de abril, por la final de la Copa del Rey: Real Madrid venció en Mestalla y en la prórroga al Barcelona 1-0.

Una semana más tarde, el 27 de abril, en el cotejo de ida de semifinales de la Liga de Campeones, la alegría fue para el Barcelona que venció 2-0 en el Bernabéu.

Finalmente, el 3 de mayo, en el choque de vuelta de semifinales de la Liga de Campeones empataron 1-1.

Hoy la atmósfera también es tensa, pero tanto como aquella que se instalaba por el choque de estilos de los técnico, pero en ambas filas saben que viven un mes clave. Porque está en juego el avance en la Copa del Rey, la distancia en LaLiga y hasta la permanencia en la Liga de Campeones. Y en esta última, aunque no se vean las caras siempre se miran de reojo, porque la tristeza de uno es la alegría del otro.

El Madrid está a nueve puntos de líder y azulgrana, y llega a este partido con ganas de dar en Copa el golpe que tiene complicado en Liga.

El Barcelona, en tanto, busca su quinta Copa consecutiva, un récord inédito, y seguir aspirando al triplete Liga-Copa-Champions. El mundo los mira con atención. Porque atrapan siempre.

Messi todavía tiene una cuenta pendiente

No deja de ser curioso que Lionel Messi, el máximo anotador de la historia de los clásicos entre Barcelona y Real Madrid con 26 festejos, hasta ahora no ha podido marcar un gol en los duelos por la Copa del Rey.

La palabra miedo no existe

“Este partido siempre pone a España como capital mundial del fútbol”, dijo Santiago Solari en la rueda de prensa en el Santiago Bernabéu. El técnico blanco negó que Messi pueda asustar al rival. “Esta palabra no existe en el mundo del fútbol para el que compite”, dijo Solari.

Con espíritu competitivo

“Los partidos contra el Madrid siempre suponen algo más. Estamos preparados y siempre con espíritu competitivo”, dijo Ernesto Valverde. “Los precedentes no sirven para saber lo que va a pasar. A nosotros no nos preocupa analizar los datos, sino pensar en cómo podemos ganar”, agregó.

El once del Real Madrid

Real Madrid saldría a buscar la clasificación en su estadio con Keylor Navas en el arco; una línea de cuatro de Dani Carvajal, Raphael Varane, Sergio Ramos, Marcelo; en el mediocampo Luka Modric, Casemiro, Toni Kroos y arriba Lucas Vázquez, Karim Benzema y Vinicius.

El once del Barcelona

El Barcelona, que procurará lograr un pasaje a la final de la Copa del Rey en el estadio de su eterno rival, iría con Ter Stegen en el arco; Nélson Semedo, Gerard Piqué, Clément Lenglet, Jordi Alba; Ivan Rakitic, Sergio Busquets, Sergi Roberto; Lionel Messi, Luis Suárez y Ousmane Dembelé.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)