NACIONAL

Un chino de película

Si está Gardel en el Parque ¿por qué no puede estar el Chino?", se preguntó el Ec. Eduardo Ache después del triunfo clásico (2-1 de atrás y en los descuentos) del Torneo Apertura, donde Álvaro Recoba liquidó el pleito con perfecto tiro libre al ángulo superior izquierdo del arco defendido por el argentino Pablo Migliore.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Agustín Martínez

Ache tiró la idea de la estatua, pero horas después, el propio "Chino", con la humildad que lo caracteriza, bajó de un hondazo toda posibilidad.

"¿Una estatua? Nooo... ¡qué dejan para los que ganaron todo en Nacional!", respondió a la iniciativa.

Lo cierto es que el "Chino", varias veces jubilado y retirado por los periodistas y los medios, sigue siendo el futbolista que mejor le pega a la pelota en el fútbol uruguayo. Por lejos, "por muerte", dirían los más fanáticos del tricolor.

Y cada partido que pasa, demuestra que su clase no se extingue, no se termina, sigue tan vigente como cuando corría, jugaba y deleitaba en las formativas de Danubio, el club que lo vio nacer.

Y en ese sentido, las estadísticas no mienten. El "Chino" anotó siete goles olímpicos en el semillero de los de La Curva. Y ya todos hablaban de "un zurdo que la rompe".

Después, historia conocida. El pase a Nacional, el gol maradoniano que lo catapultó a la fama europea y lo instaló por casi una década en el Inter de Milán, y luego el regreso, con más genialidades que nunca. Y siempre, al borde del retiro. Al menos, para algunos.

"No es que haya buscado el gol de todos lados, el partido se dio así, abierto", dijo en "Último al Arco", siempre bajando el perfil a su pegada, a sus genialidades, esas que le dieron la segunda Copa de Verano a Nacional.

"Si bien era importante ganar, lo más importante fueron los clásicos. Porque por más que se digan son amistosos, hay que ganarlos. Y se ganaron. Este partido se tomó para hacer fútbol. Nos sirvió a todos, no sólo a los que jugaron sino a los que jugaron menos. En lo personal quedé contento. Se dio que me quedó un par de veces para patear. Me he sentido bien y uno se da cuenta por como terminar el partido, como te sentís el día después. Me siento bien, es producto de lo que pasó el semestre pasado en el trabajo de pretemporada. Trato de aprovechar más de lo que puedo hacer y ayudar al equipo. Si querés que ayude al equipo corriendo no va a ser posible. Trato de estar bien ubicado para darle posibilidades a los compañeros. en un equipo donde todos están bien físicamente uno trata de hacer lo que puede", tiró el "Chino".

"En el partido noté que el arquero (de Sportivo Luqueño) estaba jugando más adelantado. Hay que probar siempre. Si uno está bien mentalmente lo probás igual aunque no te salga. En el gol se sentía una brisa. Y cuando sale la pelota ví que iba muy bien. Después mirándolo por la tele Iván (Alonso) lo llega a tocar al arquero pero no es que le hace foul, se va metiendo el arquero al arco", remarcó al repasar su sexto gol olímpico con la blusa de Nacional.

"Me siento contento y volví a estar feliz dentro de una cancha, algo que hace un tiempo no me pasaba. Hoy me siento bien y estoy disfrutando como nunca", dijo Recoba, un "Chino" de película, un genio que aparece una vez cada tanto. O cada mucho...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)