EXFUTBOLISTAS CANDIDATOS

Chilavert se tira a presidente de Paraguay: cuáles son sus opiniones políticas

El exarquero opina de todo y muchas veces con dureza: su postulación ya provoca polémicas

José Luis Chilavert
José Luis Chilavert, un "duro" en las canchas que quiere enfrentar la corrupción.

Si bien no sorprendió a nadie, porque ya hacía años estaba insinuando su ingreso a la política, el anuncio de José Luis Chilavert de que se postulará a la presidencia de Paraguay en 2023 no dejó a nadie indiferente en su país y sus alrededores, donde el arquero dejó su tendal de triunfos y polémicas.

Chilavert, 55 años, exarquero de Luqueño, Guaraní, San Lorenzo, Zaragoza de España, Vélez, Estrasburgo de Francia, Peñarol y la selección paraguaya, informó sobre su intención en Twitter. De inmediato la red social se llenó de comentarios a favor y en contra. Uno de ellos decía: “Debería crear una nueva cuenta Chilavert si quiere ser candidato, ya que nos bloqueó a medio Paraguay y no estaríamos atentos a su campaña”.

Toda una semblanza sobre un personaje a quien le gustan las controversias cuerpo a cuerpo, pues desde hace años opina sobre todo y sobre todos, siempre con dureza. Eso le ha generado una legión de admiradores pero también de enemigos.

Entre los contrincantes más notorios figuraron Diego Maradona y César Menotti. Sobre el Diez, el antiguo golero aseguró hace poco que no había ganado “el 1%” de lo que ganó Messi, aunque luego del fallecimiento del ídolo no demoró en enviar sus condolencias. Por su parte, Menotti declaró hace algunos años: “Lo que habría que hacer con Chilavert es pasearlo por los colegios para que los chicos sepan cómo era el hombre hace 40 mil millones de años. Primero Chilavert, después el mono y después el ser humano”.

Otro enemigo famoso es Oscar Ruggeri, el exjugador y hoy panelista de televisión. Cuando defendía a San Lorenzo, el entonces arquero de Vélez aparentemente lo escupió. Ruggeri le avisó al árbitro que iba a responder. Y tan pronto pudo le tiró una patada que parecía destinada a partirlo en dos. No consiguió su objetivo, si bien no fue ni siquiera amonestado. Por supuesto, la antipatía recíproca no terminó allí.

POLITICA.. Hace tiempo que Chilavert expresa sus ganas de aspirar a dos presidencias. Una es la de su país, como está dicho. Otra es la de Conmebol, que llama "Corrupbol” y a cuyas autoridades critica sin piedad. Ahora parece haberse decidido a ir por el camino de la política.

En estos días Chilavert replicó un tuit no oficial que le daba un 50% de intención de voto, aunque en realidad la pregunta era si lo votarían a él o a otro candidato innominado. Hace un año, en una entrevista con el diario asunceño ABC, sostuvo que había encargado una encuesta propia que le daba 86% de imagen positiva. El lema político de su lanzamiento fue “Chila Presidente 2023. Orgulloso de ser paraguayo”.

Los comentarios de los lectores en ABC aparecieron divididos. Uno dijo: “Paraguay está muy herido por cachafaces, ignorantes, ladrones, doble caras, y sinvergüenzas... Yo lo votaría al Chila. A ver qué hace, total, peor ya no podemos estar…”. Otro, simplemente, escribió “Socorro!”.

“La gente está cansada de los políticos tradicionales”, subrayó Chilavert al diario paraguayo. “Necesitamos un país con credibilidad para que nos respeten y vengan los capitalistas a invertir”, declaró. También se pronunció por una lucha directa contra la corrupción y por disminuir los impuestos sobre la población más pobre.

Las informaciones desde Paraguay señalan que el exfutbolista se declara independiente, si bien se ha mostrado cercano al Partido Colorado. Esta organización gobierna Paraguay desde hace 75 años, con la excepción del período 2008-2012, cuando ejerció el obispo izquierdista Fernando Lugo, que resultó destituido.

Precisamente, contra Lugo cargó con todo en una entrevista con La Nación de Buenos Aires en 2018: “Si en Paraguay hubiera continuado el cura sinvergüenza de Fernando Lugo hubiéramos estado peor que Venezuela. Mi meta es tratar de bloquearlos. Porque para mí el socialismo del siglo XXI sirve para fomentar vagos. Ellos arreglan todo con la lengua, pero a la hora de presentar proyectos y trabajar no existen. Se vuelven multimillonarios a costilla del pueblo y engañan a la gente. Si veo que mi país corre peligro, para las elecciones de 2023 me meto. Me meto de lleno”.

Consultado sobre un modelo de gobernante, citó al español José María Aznar (Partido Popular), que ejerció entre 1996 y 2004. Chilavert jugó por Zaragoza algunos de esos años y aseguró que la gestión de Aznar “puso a España a nivel del primer mundo”.

Mientras criticaba al Papa Francisco, por “hacer política”, el año pasado manifestó su apoyo al entonces presidente argentino Mauricio Macri, que iba por su reelección. “Escuché una sabia frase de un agricultor: Macri puede no ser el mejor fertilizante para la Argentina en este momento, pero es el mejor pesticida que precisamos ahora. Argentinos, sean inteligentes y si aman a su país voten por Macri. La región de los agradecerá”, escribió en un tuit.

En 2018 había apoyado a Jair Bolsonaro en Brasil: “Despierta Brasil, Jair Bolsonaro es la solución, para poner fin al populismo barato y ruin de la región”, fue su mensaje.

Cuando se produjeron las protestas populares en Chile en 2019, criticó las movilizaciones y respaldó al presidente Sebastián Piñera.

Sin embargo, en 2012 se reunió con José Mujica cuando este era presidente uruguayo. Declaró entonces haber conocido “a una persona a quien admiraba desde la distancia” y lo definió como “un hombre muy inteligente, una persona muy respetada a nivel mundial”.

Hace algunos meses también habló sobre Luis Lacalle Pou, en una entrevista con el programa Locos por el fútbol de FM Del Sol: “Tengo que elogiar a Uruguay, que tiene que apoyar a su presidente. Luis Lacalle Pou es un ejemplo de presidente y entre todos los uruguayos deben seguir apoyando a un presidente joven que quiere lo mejor para Uruguay. La mentalidad y la manera de llevar al país adelante es lo que debemos copiar todos en Sudamérica”.

Está claro que es difícil que Chilavert se no haya pronunciado sobre cualquier tema o personaje. Si finalmente se concreta su candidatura, habrá que ver cómo convierte esas opiniones drásticas en una plataforma electoral.

antecedentes
George Weah
Weah, de Balón de Oro a presidente de Liberia

Otros casos de jugadores que incursionaron en política

George Weah, figura de Mónaco, PSG, Milan, Chelsea, Manchester City y Marsella, Balón de Oro 1995, es desde 2018 el presidente de su país, Liberia. Es el ejemplo más notorio de un futbolista que tras su retiro se dedicó a la carrera política. Romario, el temible goleador brasileño, se convirtió en senador federal por Río de Janeiro. Fue elegido en 2014 por el Partido Socialista Brasileño, con 4,68 millones de votos, pero luego se pasó al conservador partido Podemos.

Gianni Rivera, el antiguo Bambino de oro del Milan, entró en la política en 1987 y fue elegido diputado por la Democracia Cristiana. Más tarde fue subsecretario de Defensa.

Andriy Shevchenko, uno de los mejores futbolistas ucranianos de la historia, se postuló como diputado por el partido Ucrania Adelante en 2012, pero recibió una muy reducida votación.

En Uruguay, el único exfutbolista que llegó a integrar una fórmula presidencial fue Hugo de León, exzaguero de Nacional y la Selección, que acompañó a Pedro Bordaberry en las listas del Partido Colorado en 2009.

Otros futbolistas, retirados o en actividad, integraron listas al Parlamento, por lo general en lugares testimoniales de las listas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error