selección

Los chicos crecen

Nahitan Nández y Nicolás De la Cruz, los últimos dos capitanes de las selecciones Sub 20, se fueron a Boca Juniors y River Plate.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nahitan Nández y Nicolás De la Cruz

El brazalete es tuyo, tomá”. La misma frase, dos futbolistas de diferentes generaciones, pero el mismo entrenador. Fabián Coito los eligió como capitanes. Primero a Nahitan Nández y después a Nicolás De la Cruz, ambos defendiendo a la selección Sub 20 de Uruguay.

El turno de Nández llegó en 2014, cuando la Sub 20 comenzó su preparación con miras al Sudamericano. Hacía menos de un año que había llegado a Peñarol, en 2013, después de jugar en Atenas de San Carlos. Tuvo una carrera vertiginosa. Algunos meses en Cuarta División, fue ascendido a Tercera, y ya mostraba personalidad y voz de mando, además de fútbol, claro.

Coito lo citó, y le confió la capitanía. No solo fue bastión en el Sudamericano, también en el Mundial Sub 20 de Nueva Zelanda.

Si algo le faltaba, era tener otro espaldarazo en su carrera: Tabárez lo citó a la selección mayor, después de su regreso de Nueva Zelanda. Fue de las caras nuevas en la Celeste.

El volante aurinegro integró la lista de jugadores citados para los partidos amistosos de la Celeste ante Panamá y Costa Rica del 4 y 8 de septiembre de 2015.

Fue su bautismo en la mayor. Y desde ahí, entró y salió en la Celeste hasta hoy, que volvió a estar en la lista de reservados de Tabárez.

Su gran entrega, su personalidad, su dinámica y su buen manejo de pelota en Peñarol lo llevaron a ser un referente futbolístico, un símbolo del equipo. Las ofertas se apilaron, pero fue Boca Juniors el que puso el dinero que Peñarol pretendía: 3 millones de dólares por el 49,5% de su ficha. Y lo paga contado.

Los xeneizes se llevaron a Nández después de varios días de tratativas, y apuntaron a un valor de futuro, porque termina de cumplir 21 años.

Nicolás De La Cruz, el último capitán de la Sub 20, también “cruzó el charco”.

Talentoso, habilidoso, inteligente, explosivo, fue figura de Liverpool en todas las divisiones de formativas, hasta que llegó al Primero.

No le pesó la responsabilidad, y cargó con el equipo al hombro siendo un adolescente.

Hoy, con tan solo 20 años, ya se calzó el brazalete de capitán en el negriazul y en la Sub 20. Con apenas dos temporadas en el fútbol profesional, estuvo en la mira de varios clubes, pero fue River Plate el que pagó lo que pidió Liverpool: adquirió el 25% de su ficha (tasada en 14 millones de dólares.

Hace dos años, en 2015, hacía su debut ante El Tanque Sisley (1-0) y desde ese día, no salió más del equipo. Fue titular indiscutido, y se transformó el figura e ídolo en poco tiempo.

Valencia, PSV Eindhoveen, y Milan, estuvieron a punto de adquirir su ficha, pero fue el “millonario” que apostó por el capitán de la Sub 20.

“Le tomé mucho cariño a River después del paso de mi hermano. Y la llamada de Marcelo Gallardo me decidió para darle la prioridad y esperar”, dijo ayer, apenas llegó a Buenos Aires, a donde hoy viajará a Nández para someterse a los exámenes físicos en Boca.

Ahí están. Los dos últimos capitanes de la Sub 20. Los símbolos de la Celeste, se fueron a Boca y a River. Los chicos crecen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)