MUNDIAL RUSIA 2018

Cheryshev cumplió su sueño y el de su padre

El jugador hispano-ruso de 27 años, Denís Chéryshev anotó un doblete y fue la figura en la goleada 5 a 0 ante Arabia Saudita. 

Denís Chéryshev celebrando uno de sus goles. Foto: EFE
Denís Chéryshev celebrando uno de sus goles. Foto: EFE

Denis Chéryshev fue la figura del partido inaugural en el cual aportó dos goles en la goleada ante Arabia Saudita, pero hoy logró cumplir el sueño de su padre. Debutar en una Copa del Mundo y anotar un doblete que pasaron a la historia del fútbol ruso.

El futbolista de la selección rusa nació en la ciudad de Nizhni Nóvgorod en 1990, poco antes del declive de la URSS, pero vive en España desde hace 20 años.

Dmitri Chéryshev, su padre, exjugador del Sporting de Gijón (1996-2001), pronosticó en la previa del torneo que su hijo Denís sería "el mejor jugador de Rusia" en el Mundial.

"Si tiene minutos, será el mejor. Tiene muchas ganas de demostrar lo que vale con Rusia. Siempre pide el balón, no tiene miedo a regatear y cuando está cerca de la portería puede marcar tanto por su rapidez como por su calidad", comentó.

Dmitri se destacó en el Sporting de Gijón y jugó en la selección de su país entre 1994 y 1998, pero no integró las listas finales de los Mundiales de EEUU y de Francia.

Denís debutó en la selección mayor en 2012 bajo el mando de Fabio Capello y al poco tiempo después con el Real Madrid en los 16avos de la Copa del Rey ante el Alcoyano.

Ante Arabia Saudita, el jugador de 27 años arrancó desde el banco, pero a los 24 minutos sustituyó a su compañero lesionado Dzagóev.

Apenas pisó la cancha encaró a los rivales y demostró que su pasado por el Real Madrid no fue en vano, aunque le faltó el último toque. 

A los 43 minutos recibió la pelota recortó a dos defensas saudíes y remató con la zurda, un golazo que lo celebró como se merece.

Su sueño aún no terminaba, a los 91 minutos recibe la pelota por la izquierda y en el borde del área grande remata de tres dedos marcando otro golazo. El arquero saudí no pudo hacer nada ante el gran remate del zurdo. 

Este partido sin dudas quedará grabado en la mente de millones de rusos, pero nadie lo grabó mejor que la familia Chéryshev.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)