FÚTBOL INTERNACIONAL

En la Champions jugará este año un club de un país que "no existe"

El Sheriff es campeón de Moldavia pero pertenece a la república de Transnistria, no reconocida por la comunidad internacional

Adama Traoré, una de las figuras del Sheriff Tiraspol. Foto: @FotclubSheriff
Adama Traoré, una de las figuras del Sheriff Tiraspol. Foto: @FotclubSheriff

Inter de Milán y Real Madrid se enfrentarán en la nueva Champions League a un rival de un país que formalmente no existe. El protagonista de la insólita situación es el Sheriff Tiraspol, el equipo de la capital de la república separatista de Transnistria, territorio enclavado entre Ucrania y Moldavia, cuya independencia no es reconocida por la comunidad internacional.

Por ese motivo, el Sheriff ha jugado los últimos 20 años la liga moldava, título que ha ganado en diecinueve ocasiones desde el año 2001. Sólo se les escapó el título en 2010-11 y 2014-15. Y ahora arribó a la fase de grupos de la Champions a través de sus etapas preliminares.

Transnistria sólo es reconocida por las otras tres autoproclamadas repúblicas separatistas del espacio postsoviético: Osetia del Sur, Abjasia y Nagorno Karabaj. El enclave, que está separado del resto del país por el río Dniéster, vive en permanente estado de tensión desde el conflicto armado con Moldavia (1992-93), que dejó varios centenares de muertos.

La ciudad de Tiraspol es lo más parecido a la antigua Unión Soviética. La simbología soviética está por doquier en la ciudad, desde la propia hoz y el martillo de la bandera nacional a la plaza Lenin.

Es un país tan aislado, que los equipos visitantes podrá volar al aeródromo de Tiráspol, sino que deberá hacerlo a Chisinau, capital moldava. Desde ahí, deberá recorrer casi 80 kilómetros en ómnibus hasta llegar a Tiraspol .

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error