INFORME

Césped sintético en Uruguay: opinión de jugadores, médicos y dirigentes

Como puntapié de lo que pretende Wanderers en el Parque Viera, hay voces a favor y en contra del piso artificial en las canchas. 

Varios detalles del escenario bohemio fueron refaccionados y dejaron de lujo al Parque Viera. Foto: Francisco Flores
El coqueto Parque Alfredo Víctor Viera. Foto: Francisco Flores

La posible colocación del césped sintético en el Parque Alfredo Víctor Viera de Wanderers ha generado polémica entre propios y extraños. A tal punto, que a pesar de ya haberse aprobado la colocación del nuevo piso en una Asamblea General Extraordinaria de socios, la directiva bohemia decidió realizar una nueva instancia de votación con las características de una elección.

LA VOZ BOHEMIA. Los impulsores de la idea son los directivos de Wanderers, presididos por Gabriel Blanco. El principal argumento es económico. Es que poniendo césped sintético en el Viera permitiría que el plantel principal practicara más seguido en el piso donde va a jugar (hoy lo hace una vez a la semana), pero principalmente algunas de las categorías formativas y la captación podrían entrenar en ese escenario.

Wanderers cuenta con el Complejo Devoto, pero su lejanía (Paso de la Arena) genera dificultades de traslado ya que hay poca frecuencia de ómnibus urbanos y se debe contratar locomoción. Por esa razón se está gastando en los últimos años dinero para alquilar canchas en los Cuarteles Militares. Con respecto a la captación, se cree que al poder entrenar en el Viera, un lugar bastante a mano, Wanderers ganará adeptos que quieran iniciar su carrera futbolística; esos niños (sus familias) hoy eligen otros equipos por temas de tiempo y distancia.

Carlos Ham, el dirigente bohemio que fue importante para varias obras del Viera, entre ellas la iluminación, es uno de los impulsores de esta idea.

Wanderers colocaría césped artificial 100% ya que no puede asumir los costos de un piso híbrido, el ideal y el que se utiliza en varios de los estadios más importantes del mundo.

Foto: Archivo El País
Carlos Ham. Foto: Archivo El País

Ham explicó que “colocar un piso híbrido es imposible por los costos. El híbrido es la mejor cancha para jugar en todo el mundo, es el tipo de cancha que tienen, entre otros, Barcelona, Real Madrid, Manchester United y Liverpool. Cuando hablás de híbrido es 96% césped natural, 4% césped sintético, que genera tener una cancha súper homogénea, pero es muy costoso de mantener; además, te permite ampliar el uso, pero un 40% más, por lo cual no cumple el fin que buscás al poner una cancha de sintético, que es darle un uso intensivo. Estos equipos poderosos tienen los dos tipos de cancha -sintético y natural- en sus complejos, y el híbrido en sus estadios”.

Wanderers colocaría un piso aprobado por FIFA (Quality Pro) de cuatro centímetros. Ese hecho le permitiría tener un escenario apto para jugar partidos internacionales. Además, los bohemios estiman que ahorrarían US$ 550.000 en 10 años, la vida útil que tendría el piso.

“Actualmente no hay una postura de FIFA al respecto. Es la ecuación de una cada institución de costo - beneficio. Si nosotros fuéramos un club poderoso, yo no tengo dudas que la propuesta sería tener un centro de formativas alternando canchas sintéticas y naturales y tener el estadio de césped natural; el problema es cómo administrás tus recursos y los hacés más eficientes. En el Viera ya tenés una infraestructura, por lo que el poner una cancha de sintético te permite realizar actividades que hoy no podés ”, agregó Ham.

VOCES EN CONTRA. La mayoría de los socios bohemios está de acuerdo en hacer una cancha de sintético, pero hay varios que prefieren hacerla en el Devoto.

Los argumentos son amplios. Uno de ellos es que no quieren centralizar casi toda la actividad del club en el Viera debido a que el Devoto, al usarse menos, podría descuidarse y se busca evitar que termine en estado de abandono. Piensan en darle más vida con la inversión en la compra de un ómnibus propio.

Otra respuesta es que el césped del Viera en los últimos años generalmente ha estado en excelente estado siendo de los mejores pisos del país. También hay argumentos más emocionales, como que en la cancha están alojadas cenizas de familiares.

A su vez, muchos jugadores referentes de la institución se han expresado públicamente en contra del césped sintético. Tres de los casos más notorios son los de Jorge “Chifle” Barrios, Sergio Blanco y Maximiliano Olivera.

Ham, igualmente, tomaría como positivo que la obra se realice en el Devoto: “Siempre dije que por suerte estábamos ante dos muy buenas opciones. Las dos son positivas para Wanderers y ayudan al crecimiento”.

RENTISTAS. En el fútbol profesional uruguayo, los “bichos colorados” son los únicos que tienen césped sintético.

Además, Los Céspedes -el complejo de Nacional- tiene una cancha de sintético y está el Charrúa, que en general lo usa el rugby. También hay una idea de un grupo inversor de hacer el Parque Palermo (Central) de sintético y que se solventaría con parte del alquiler que pagaría Peñarol para su captación, pero esta idea está en pañales.

Alejandro Cappuccio, DT de Rentistas, expresó que “es un placer jugar en sintético, pero el pasto natural bien cuidado es hermoso. En el sintético, el jugador que juega bien se nota y el jugador que le pega mal a la pelota se nota más aún”.

En la temporada 2019, en la “B”, Rentistas disputó 13 partidos de local, con nueve triunfos, dos empates y dos derrotas.

Complejo. En Rentistas, los “Bichos” y Atenas jugaron 90’.
Complejo Rentistas.. Foto: @SegundaAUF

EXPERIENCIAS. Renato César, una de las figuras de Rentistas, expresó: “Me gusta mucho jugar en sintético. Cambia el juego, queda más rápido la pelota, pica más. Cuando está seca la alfombra se hace complicado porque se hace dura y la pelota se frena un poco más; si estás jugando con calor, quema los pies, esa es la principal contra. Después, si la podés mantener mojada y entrenar en horarios donde el sol no esté tan fuerte, está espectacular. Tenés cero excusa a la hora de dar un pase o de definir, todo lo que es técnica, la cancha te lo permite hacer. No creo que saquemos ventaja; para muchos equipos es motivante jugar en un césped como el de Rentistas”.

El delantero “bicho colorado” añadió que “conozco compañeros que les cuesta, por ahí un poco las rodillas, la cintura, pero después se acostumbran. A mí me gusta el sintético siempre y cuando esté mojado”.

Santiago Bellini es otro de los futbolistas acostumbrados al piso sintético, porque tanto en Pescara como en Sporting de Gijón entrenaba siempre en esa superficie, pese a que después jugaban en piso natural.

“Al jugador más rápido le sirve pero no favorecía mi juego. Cuando se moja es impresionante lo rápido que va la pelota. Si no estás acostumbrado, te hace doler las rodillas y las articulaciones; a los jugadores grandes les carga más los músculos porque el piso es muy duro. Yo noté que había más lesiones. No podés usar los zapatos altos tradicionales y tampoco lisos, es bravo. Pero hay cosas buenas, como que los pisos son excelentes”, contó el “9” de Las Piedras.

Santiago Bellini
Santiago Bellini. FOTO: Archivo El País. 

A su vez, Boston River, que la temporada pasada empezó de local en el Complejo Rentistas, decidió cambiar en el transcurso del año al Campeones Olímpicos de Florida por malas experiencias en el sintético. Básicamente porque hubo problemas físicos que impedían el normal desarrollo de las prácticas, según indicaron a Ovación fuentes del equipo de barrio Bolívar.

PROFESIONAL. Danilo Iaurretche es el médico de Rentistas desde 2017. Sobre su experiencia, explicó: “Llevo el mismo tiempo con un césped y otro. Toda la literatura y los trabajos que junté previamente, ninguno me daba certeza de nada. En la experiencia actual, después de un año y medio en artificial, no hemos tenido el incremento de ninguna lesión atribuible al sintético. Igual, las semanas que somos visitantes, entrenamos en cancha natural, por lo que en el año es casi la misma cantidad de partidos que jugamos y entrenamos en un césped y otro”.

El especialista agregó que “donde sí puedo atribuir algo es al cambio de piso más que a trabajar sobre un piso determinado. Sobre eso hay mucha literatura científica, en especial de equipos que por cuestiones de clima entrenan en lugares cerrados, con pisos más duros”.

Por último, sobre si incide en algo la edad que tenga el futbolista, Iaurretche dijo que “el sintético es una superficie más rápida, que permite más dinámica en el juego y que, por lo tanto, los jugadores de mayor edad son los que se adaptan menos”.

En Brasil
Hay dos estadios de Primera con sintético
Arena Da Baixada. Foto: Facebook.

En Brasil hay dos estadios que tienen césped artificial en clubes de Primera. Se trata del Arena Baixada, de Athletico Paranaense, y recientemente cambió al Allianz Parque, del Palmeiras (a híbrido). El primero de ellos fue debido a dos razones: el suelo irregular y la economía. En el primer aspecto porque un río corre por debajo del estadio y el sol apenas llega al césped; así la cancha tenía varias irregularidades y era criticado con asiduidad por los protagonistas. En cuanto a la economía porque el club utilizaba una máquina que funcionaba como un “sol artificial”, con un costo es 25.000 dólares mensuales. Con el piso artificial Paranaense ahorra 300.000 al año.

Respecto al estadio de Palmeiras es porque el escenario se utiliza constantemente para conciertos en São Paulo y se “rompía” seguido. Así evitan el problema.

Perú y Colombia
Malas experiencias con el piso artificial
Foto: EFE.

“Las canchas de sintético fueron una sugerencia y casi imposición de FIFA para el Mundial Sub 17 de Lima en 2005. Al Nacional de Lima y en Trujillo, Chiclayo y Piura le pusieron sintético. Después se usaron para la liga local, pero los jugadores se quejaban porque se quemaban con el piso y se veían las bolitas de caucho cada vez con mayor frecuencia. Se veían problemas de todo tipo y con el tema de las licencias FIFA, ahí saltó que había calidad de sintético y ninguno pasaba la prueba. Al Estadio Nacional le volvieron a poner natural”, explicó el periodista Julián Fernández, de Gol Perú. UTC, Municipal y Llacuabamba son los tres equipos que siguen con sintético en Primera. En Argentina, solo Excursionistas y Ferrocarril Midland, de la C, tienen sintético. Y en Colombia Bucaramanga puso artificial en 2006 y lo sacó 10 años después.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados