CAMPEONATO URUGUAYO

Cerro Largo se reinventó para pelear el Torneo Intermedio

El conjunto arachán perdió varios jugadores, pero contrató bien y contó con una buena gestión de Danielo Núñez en el cuerpo técnico para depender de sí mismo.

Jonathan Dos Santos celebra el gol de Cerro Largo ante Rampla Juniors. Foto: Marcelo Bonjour.
Jonathan Dos Santos celebra el gol de Cerro Largo ante Rampla Juniors. Foto: Marcelo Bonjour.

Seis del once de Cerro Largo que terminó jugando el Torneo Apertura frente a Peñarol fueron los que repitieron más de un mes después ante Racing en la primera fecha del Torneo Intermedio y el resultado fue el mismo: victoria.

Pese a que muchos podían imaginar a un Cerro Largo con menos poderío para el inicio del segundo semestre por las bajas que había sufrido, el equipo de Danielo Núñez estuvo muy lejos de eso; por el contrario, fue todavía mejor y eso se basa en que contrató muy bien ante las bajas sufridas.

Si uno analiza que el entrenador perdió a un pilar en la zaga como Hugo Magallanes, a un jugador como Rodrigo Díaz que no siempre fue titular pero que alternó mostrando buenas condiciones, a Jorge Graví que fue una pieza importante en el once y los 11 tantos del goleador Sebastián Sosa en el Torneo Apertura, puede considerar todavía más meritorio el momento que vive Cerro Largo y el lugar que ocupa actualmente: primero en la Tabla Anual.

No hay que olvidarse que este equipo acaba de regresar de la Segunda División. Es cierto que viene de ser el campeón de la “B”, pero es raro que un conjunto que acaba de llegar a primera tenga un rendimiento como el del arachán, al punto de que en este momento lidera la Anual junto a Peñarol, que ya dejó muy atrás la carrera por el descenso y que hoy en día se preocupa más de poder ganar el Intermedio que de mantenerse en la Primera División.

Precisamente la base de ese plantel que logró el ascenso es otro de los puntos vitales para el momento que vive hoy el conjunto arachán, por el conocimiento entre ellos y por el conocimiento de lo que pide otro de los pilares: el técnico Danielo Núñez.

El trabajo del entrenador en este aspecto es vital y se nota mucho más la mano de Núñez si realmente se tiene en cuenta las bajas que sufrió y cómo manejó el mercado de pases para reforzar los puestos en donde había perdido jugadores y potenciar otros.

Tanto Agustín Heredia como Emilio MacEachen fueron una buena compañía para Yeferson Quintana en la zaga, así como también rindió Martín Ferreira en el lateral izquierdo cuando le tocó jugar o el propio arquero Ramiro Bentancur, que mantuvo el cero ante Liverpool en Melo.

De todas maneras, las dos piezas que más destacaron y que también hay un logro institucional y del entrenador son las de Tomás Fernández y Jonathan Dos Santos.

El puntero argentino, proveniente de Boca Juniors, a base de velocidad y regate complica mucho a los rivales, mientras que el poder ofensivo de Dos Santos hizo olvidar en cierta manera la partida de Sebastián Sosa rumbo a México cuando muchos se preguntaban si podría encontrar el reemplazante justo para quien fuera la figura en el primer semestre.

EL FINAL. Tres partidos son los que separan a Cerro Largo de su primer título en Primera División. Teniendo en cuenta que quedan dos partidos y una posible final, el conjunto arachán intentará repetir -o mejorar- lo que ya hizo Torque en 2018, cuando ascendió a Primera y se metió en la definición del certamen pese a que cayó en la final ante Nacional.

En relación a los dos que le quedan por la Serie B del Intermedio, ambos serán juegos muy duros teniendo en cuenta que el próximo fin de semana deberá viajar a Colonia para cruzarse con Plaza en el Prandi. El “Patablanca”, a su vez, se encuentra tercero en la tabla y sabe que con un triunfo alcanzará a los arachanes, lo que transforma el encuentro en un duelo muy importante para ambos equipos.

En la última fecha terminará la fase de grupos del Intermedio jugando frente a Fénix en otro partido importante por la disputa que tienen ambos conjuntos en la zona alta de la Anual, con el aliciente de que lo hará en el Ubilla, donde Cerro Largo se siente cada vez más cómodo.

LA RACHA. El rendimiento de Cerro Largo jugando en el Ubilla de Melo ya es para destacar seriamente y más si se tiene en cuenta que ya son 18 los partidos que suma el equipo arachán sin caer jugando en su casa.

La última derrota data del 19 de mayo de 2018 cuando todavía en la Segunda División cayó ante Cerrito por 4-3, por lo que hace más de un año que no conoce de derrotas y eso que pasaron tanto Peñarol como Nacional, Danubio o Fénix en uno de sus mejores momentos.

Lo más sorprendente es que no solo no pierde, sino que gana y de hecho de esos 18 partidos solo tres terminaron en empate y los 15 restantes fueron todos triunfos.

Perdió jugadores, pero Cerro Largo sigue invicto en casa, lidera el Intermedio y la Anual. Se reinventó y quiere dar el batacazo. Hasta ahora demostró que tiene con qué.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)