COPA SUDAMERICANA

Cerro Largo 2-Peñarol 2: Otra vez Enzo Borges le amargó la noche al aurinegro

Como ocurrió en el partido del Clausura, el aurinegro dejó reaccionar al arachán cuando tenía para dejarlo nocáut y el delantero, en los descuentos, logró el empate.

Enzo Borges celebra el gol en el empate entre Cerro Largo y Peñarol. Foto: AFP.
Enzo Borges celebra el gol en el empate entre Cerro Largo y Peñarol. Foto: AFP.

Para aspirar a avanzar a la siguiente fase de la Copa Sudamericana la primera consigna de un equipo visitante es convertir y Peñarol lo hizo rápidamente ante Cerro Largo. A los 20 minutos Fabricio Formiliano metió un cabezazo en el área chica, puso el 1-0 y ahí ya quedó la sensación de que la llave empezó a definirse. Ni que hablar cuando David Terans marcó el segundo al inicio del segundo tiempo. Pero la cosa terminó igual que en el Clausura: reacción del arachán y gol de Enzo Borges en los descuentos para el empate a 2.

El arachán llegó hasta Montevideo para ser local, porque la pandemia le impidió fijar su  escenario en Melo y esta ya fue la primera ventaja para el mirasol: no debía trasladarse, algo que sí hizo el rival.

Enrique Etcheverry y Walter Gargano en el duelo entre Cerro Largo y Peñarol. Foto: AFP.
Enrique Etcheverry y Walter Gargano en el duelo entre Cerro Largo y Peñarol. Foto: AFP.

La segunda consecuencia fue la mejor adaptación al campo de juego por parte de Peñarol. El Ubilla, escenario de Cerro Largo, tiene un césped denso, largo y desparejo que impide el juego veloz y come mucha pierna. Con un piso rápido y parejo, se sintió más cómodo el visitante que el local. Y eso se vio rápidamente.

La primera mitad fue con el aurinegro monopolizando la pelota, controlando el ritmo del partido y generando el peligro. Porque el gol llegó a los 20' luego de que los dos zagueros ganaran por arriba en el área, pero a los 6' David Terans ya había metido un zurdazo en el caño, ante la pasividad de un arachán que colgó solo a Enzo Borges en campo rival y los demás se pararon para defender.

Fabricio Formiliano celebra el gol en el Cerro Largo-Peñarol. Foto: @Sudamericana.
Fabricio Formiliano celebra el gol en el Cerro Largo-Peñarol. Foto: @Sudamericana.

Cuidado, tampoco se debe pensar que el mirasol fue una fuerza arrolladora. No, jugó mejor y manejó bien la pelota, dándole circulación y velocidad, pero sin ser demasiado profundo. Le alcanzó para irse al descanso en ventaja y con un gol de visitante, que no es poco.

Mauricio Larriera, técnico aurinegro, debe haber detectado esto y haberlo  hecho notar en el vestuario, porque al volver al campo fue más vertical e incisivo. Y el 2-0 logrado a los 49' fue prueba de ello. Jugada a  toda velocidad por la izquierda con el tándem Facundo Torres-Joaquín Piquerez, la llegada hasta el fondo del lateral zurdo y el centro bajo para que Terans, entrando por el medio a toda velocidad, anticipara al arquero Washington Aguerre. Tranquilidad total. O al menos eso parecía.

El festejo de David Terans tras el gol de Peñarol ante Cerro Largo. Foto: AFP.
El festejo de David Terans tras el gol de Peñarol ante Cerro Largo. Foto: AFP.

El trámite del partido seguía siendo favorable al mirasol, que tuvo otro tiro en el palo luego de un derechazo cruzado de Agustín Álvarez Martínez. El dominio seguía siendo mirasol y Larriera vio que era el momento de hacer debutar a Nicolás Schiappacasse. Y allá fue el delantero, a pararse en el lugar de su reemplazado (David Terans), es decir detrás del "Canario" Álvarez Martínez.

Pero cuando recién se estaba acomodando en la cancha, llegó la mano de Kagelmacher en el área y el penal que Mauro Estol, recién ingresado, transformó en el descuento.

Cerro Largo vs. Peñarol. Foto: AFP.
Cerro Largo vs. Peñarol. Foto: AFP.

A partir de allí Peñarol fue otro. Perdió todo poder ofensivo, perdió la pelota y dejó agrandar a Cerro Largo, que demostró que tiene una fortaleza anímica tremenda. Ya lo había hecho en el recordado juego por el Clausura, entonces jugado en Melo. El aurinegro no supo cerrar el partido entonces y le empataron en la hora y ahora ocurrió lo mismo.

Un cabezazo al lado del palo fue el primer aviso; un tiro en el caño fue el segundo y la tercera fue la vencida, porque la pelota cayó en el área y Borges, como aquella vez en Melo, puso la igualdad en los descuentos.

No quedó tiempo para más nada. Otra vez Peñarol dejó la sensación de tener buen juego, pero ser muy endeble en defensa y, sobre todo, poco efectivo en cerrar los partidos.

La serie le sigue quedando a su favor, porque logró dos goles de visitante, pero está lejos de haberle quedado accesible, porque este Peñarol no da garantía alguna.

La previa

Cerro Largo y Peñarol abren la Copa Sudamericana para los equipos uruguayos y además la temporada 2021 para ambas instituciones que se miden en el juego de ida en el Parque Viera.

Entre las novedades de Peñarol se confirma la presencia de Pablo Ceppelini y Nicolás Schiappacasse en el banco de suplentes y con posibilidad de sumar minutos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados