Desde el arco

Cerro no merecía tener un final así

Cerro no se merece que ocurran este tipo de incidentes", la voz apagada, la pesadumbre a cuestas, la sinceridad a flor de piel de Miguel Panosian, presidente de Cerro.

Y una frase que pinta de cuerpo entero la realidad, porque Cerro hizo todo lo que estaba a su alcance (y más) para que el barrio y sus hinchas tuviesen una fiesta de fútbol en el Tróccoli. Pero no pudo ser. Los inadaptados de siempre tiraron todo el esfuerzo de la dirigencia por la borda. En unos minutos, estropearon el espectáculo y condenaron a su equipo a una sanción. Triste. Porque miles de hinchas, de esos hinchas de verdad, que gozan y sufren en la tribuna que no agreden ni apelan a la violencia, quedaron como rehenes de unos pocos delincuentes. Sí, delincuentes que portaron bengalas y atacaron a los policías. Cerro no lo merece. Y su gente tampoco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)