El análisis

Cerro jugó la pelota por abajo

Al César lo que es del César, y a Cerro lo que es de Cerro; antes, durante y después de los incidentes del partido que jugó contra Peñarol en el estadio Tróccoli.

Resulta notorio que en las dos primeras fases, el club no tuvo vinculación directa, y mucho menos responsabilidad, respecto a los incidentes de la tribuna Chile. No cabe duda; a esta altura es al revés: a la institución "se la tragó" el "moderno" entorno de su estadio, muy distinto al de los años 60, cuando su presidente de entonces impulsó una gran obra.

Después, quizá por la pasión propia del fútbol, Cerro emitió un primer comunicado surrealista, según el cual la responsabilidad se repartía entre Ubríaco, los hinchas de Peñarol y las fuerzas del orden. Si cualquiera de esas partes hubiese actuado distinto, no hubiera pasado lo que pasó.

Sin embargo, con vistas al partido de hoy con Racing en el Tróccoli, Cerro emitió otro comunicado: afirmó su discrepancia con la medida de jugar a puertas cerradas, pero valoró la actuación de la AUF e instó a sus hinchas a no ir a los alrededores. Esto es: bajó la pelota con una postura que no fue "letra", sino todo cordura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)