Clausura

Cerro destapa una olla a presión

En un ambiente diferente: después de veinte años, estarán habilitadas las cuatro tribunas del estadio Tróccoli, que hoy recibirá a Peñarol - Cerro a las 17:30 hs.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marcelo Zalayeta

Es cierto; puede que los números fríos establezcan que el estadio Tróccoli no es un reducto tan inexpugnable para los dos grandes como parece.

En el caso de Peñarol, por ejemplo, desde 1964 a la fecha albicelestes y aurinegros se midieron 30 veces, habiéndose registrado 15 triunfos del visitante, sólo 4 del local y 11 empates; pero una lectura más correcta de la realidad arrojará una interpretación diferente: si para los cuadros grandes frente a los chicos se considera que sólo la victoria es un resultado positivo, se verá que en el pasado Peñarol terminó contento sólo el 50% de las ocasiones en las que fue realmente visitante ante Cerro.

No es todo, sin embargo. Desde 1994 hasta hoy, hubo tres triunfos aurinegros, otros tantos empates y una victoria de Cerro; pero desde hace 20 años que no se habilitan las cuatro tribunas del estadio, porque incluso durante mucho tiempo estuvieron clausuradas dos de ellas.

Hoy, en cambio, el Tróccoli estará como en las viejas épocas pues, por primera vez desde 1994, se habilitará la tribuna Paraguay, que es la cabecera en donde estará parte de los hinchas aurinegros, mientras que en la opuesta —tribuna Chile— se ubicará un sector de la hinchada albiceleste.

El dato no parece menor para este Peñarol que jugará con la obligación de borrar su mala campaña en el Torneo Apertura y con un nuevo entrenador: Pablo Bengoechea.

Esto es, el equipo aurinegro tendrá su propia presión, interna, y la otra: la externa, en la que se incluye nada más ni nada menos que el griterío visceral, apasionado, y por ahí hasta agresivo, de dos hinchadas que suelen hacerse sentir con mucha fuerza.

Además, por si todo lo anterior fuera poco, cabe tener en cuenta que el último y más reciente antecedente entre ambos en el estadio Tróccoli favorece, justamente, a Cerro: fue el 27 de octubre de 2013, en la octava fecha del Torneo Apertura, cuando Jorge "Tito" Goncalves cumplió su segundo partido como técnico de Peñarol —donde jugaron el "Japo" Rodriguez y Pacheco— y el local ganó 1 a 0 con gol de Daniel Leites.

Con casi 5.000 vendidas hasta ayer, y las cuatro tribunas del Tróccoli habilitadas después de 20 años, Cerro destapa la olla a presión de su estadio y Peñarol se mete adentro. Clima caliente.

Empieza a remontar la cuesta

Después de una malísima campaña, Peñarol terminó tercero al cabo de la disputa del Torneo Apertura pasado, a 17 puntos de Nacional, que fue el campeón. Por consecuencia, los aurinegros están forzados a cumplir una gestión muy superior -y diríase que hasta opuesta- en el segundo semestre de la actividad oficial de la temporada 2014/2015 y, muy lejos de las posiciones de vanguardia en la tabla anual, obligados a ganar el Torneo Clausura que empieza hoy para tener la oportunidad de definir el título del campeonato Uruguayo, que el club conquistó por última vez en 2012/2013.

Esa misión, no será sencilla para Peñarol, que se desprendió de Jonathan Rodríguez, que era su goleador, y no obtuvo ni muchos ni grandes refuerzos: corre de atrás, como se dice habitualmente y, con con riesgo hasta de quedar afuera de la Libertadores 2016, cuesta arriba, en repecho, que en el arranque parece más empinado porque la partida es en el Tróccoli frente a Cerro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)