PEÑAROL

El "Cebolla" ya se parece al del Atlético

Mimado y sin lesiones, Cristian Rodríguez recuperó su mejor forma y le tapó la boca a más de uno.

Atlético Madrid. Campeón y con Peñarol siempre presente.
Atlético Madrid. Campeón y con Peñarol siempre presente.
Parma. Acumuló 537 minutos durante 2015.
Parma. Acumuló 537 minutos durante 2015.
Gremio. Sumó 78 minutos en dos juegos (2015).
Gremio. Sumó 78 minutos en dos juegos (2015).
Independiente. 1511 minutos entre 2015 y 2016.
Independiente. 1511 minutos entre 2015 y 2016.

No se lesionó nunca. Se bancó la doble competencia, los largos viajes, jugar en la altura y le tapó la boca a los que no creían en su contratación. Recuperó la continuidad que tanto anhelaba y casi cuatro años después, volvió a conseguir el ritmo futbolístico que había perdido tras su segunda temporada en el Atlético Madrid.

En la tercera (2014/2015), Cristian Rodríguez perdió terreno en el equipo del "Cholo" Simeone. Era una pieza de recambio y entraba en cuentagotas. Por eso, decidió armar las valijas y buscar otro destino con un solo objetivo: jugar.

A comienzos de 2015, la primera escala la hizo en Italia. Desembarcó en Parma ante el asombro de sus nuevos compañeros. Pasó de pelear absolutamente todo con el "Colchonero" a buscar mantener la categoría en la Serie A, pero no le importó. El "Cebolla" solo quería jugar y aceptó el reto. Lo que no sabía es que llegaba a un club prácticamente quebrado y que no tenía las condiciones mínimas de trabajo. Tampoco le abonaron lo prometido y por eso decidió irse. Apenas jugó seis partidos con un total de 537 minutos.

Con el mismo objetivo de conseguir rodaje, regresó a América tras 10 temporadas y 15 títulos (entre PSG, Porto y Atlético) en el viejo continente. Llegó a Gremio con bombos y platillos, pero la inactividad y también el estrés le jugaron una mala pasada. Solo dos partidos (78 minutos en cancha) duró su estadía en Porto Alegre.

A mediados de ese año, volvió a hacer su tercera mudanza en un mismo semestre. Llegó a Independiente de Avellaneda como el salto de calidad para un equipo que regresaba a Primera tras sufrir el primer descenso de su historia. Le dieron la número 10, del histórico Ricardo Bochini, pero nunca pudo mostrar más que chispazos de su talento en el "Rojo". El caos institucional y la presión de la gente lo sumergieron en una seguidilla de lesiones. En dos años, solo disputó 1511 minutos (36 partidos).

En Peñarol, su casa, todo se reacomodó. Mimado, en el lugar que más feliz lo hace, volvió a ser aquel "Cebolla" del Atlético. En este semestre que lleva en la institución ya suma 17 partidos (12 por el Apertura y cinco por la Copa) a los que le podemos sumar los dos de Eliminatorias con la selección, un total de 19 partidos (1427 minutos).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados