DESDE EL ARCO

Cayó el telón: aplausos

El llanto de Conde, la ‘picadita’ de Sebastián Fernández, la clase de Polenta, las palabras de Munúa. Es verdad: este plantel le devolvió la mística copera al tricolor y fue uno de los grandes protagonistas de esta Copa Libertadores 2016.

Dejó por el camino al Palmeiras, a Corinthinas, dos grandes de Brasil, y estuvo a un penal de eliminar a Boca en la tan temible Bombonera. Un penal, sí, tan duro como real, pero aún con la eliminación a cuestas, Nacional recuperó su ADN. Fue durísimo. Un rival que le jugó de igual a igual a todos tanto de local como de visitante. Que siempre fue al frente, que jamás especuló ni se refugió en su cancha a defender colgándose del travesaño, esa ‘táctica-murciélago’ empleada en más de una ocasión por muchos equipos uruguayos.

Nacional fue fiel a su historia. Fue grande entre los grandes, y se fue de la Copa con la frente en alto, sin excusas ni ricriminaciones, sorteando paperas, lesiones y suspensiones, pero siempre con la misma propuesta, con un estilo definido y fútbol competitivo.

Que la eliminación no sea una piedra en el camino elegido. Cayó el telón. Aplausos para todos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º