HACIENDO HISTORIA

El “caso Luz”, el terremoto que sacudió al fútbol uruguayo en 1939

Hace 80 años, Nacional venció a Racing 6-1 pero perdió los puntos en la liga, y en el club algunos pensaron irse a jugar a Argentina

En 1939, Nacional le ganó 6-1 a Racing, pero perdió los puntos en la liga. En medio de la gran polémica, en los tricolores se lanzó una idea: irse a jugar el campeonato argentino
Foto: Archivo El País

La quita de los puntos a Nacional por la indebida inclusión de un futbolista en un partido que había ganado por 6 a 1 provocó, hace ahora 80 años, un verdadero terremoto en el fútbol uruguayo. Hasta corrió la versión de que los tricolores se irían a jugar el campeonato argentino. Al final, todo terminó bien para el club de la avenida 8 de Octubre, que ganó aquel torneo e inició su Quinquenio de Oro, con el jugador involucrado como titular: Luis Alberto Pérez Luz, conocido como el Negro Luz.

Marcador de punta de gran velocidad y seguridad, Luz (1917-1987) defendió a Nacional entre 1935 y 1944, así como a la Selección uruguaya. El 24 de septiembre de 1939 fue expulsado junto al aurinegro Raúl Rodríguez en el clásico que Peñarol ganó 2 a 1 por la primera rueda del Uruguayo. A raíz de esa expulsión, el lateral recibió tres partidos de suspensión.

El 12 de octubre Nacional jugó con Bella Vista por el torneo de segunda división. El presidente tricolor Atilio Narancio encomendó al gerente del club, Juan Novaro, que consultara en la AUF si ese encuentro computaba a los efectos de la sanción. El gerente de la Asociación, Celestino Mibelli, famoso por su dominio de los reglamentos, le contestó afirmativamente. Por eso, Nacional volvió a alinear a Luz frente a Racing, el 29 de octubre por la 13a. fecha del Uruguayo. Con cuatro goles de Atilio García y dos de Roberto Porta, logró un fácil triunfo por 6-1.

Sin embargo, el lunes siguiente Racing reclamó los puntos ante la AUF. En aquel momento se señaló que se trataba de una suerte de venganza, pues los albiverdes habían derrotado a Nacional en la primera rueda y los tricolores habían reclamado los puntos por la supuesta inhabilitación del futbolista Leopoldo Montiel, pero la protesta fue rechazada en la Junta Dirigente, el organismo colegiado que gobernaba el fútbol local.

Los debates en la Junta se prolongaron durante noviembre y diciembre, y llenaron las páginas deportivas de los diarios. Las opiniones del periodismo se dividieron. Por ejemplo, Davy escribió en El País: “Hemos revisado las leyes que rigen el profesionalismo y llegamos a la conclusión de que Racing no tiene razón”. La Mañana presentaba la opinión contraria. Y, por supuesto, también el ambiente deportivo estaba convulsionado.

El 7 de noviembre, la Junta resolvió por nueve votos contra tres la pérdida de puntos de Nacional. Solo los delegados de Liverpool y Wanderers apoyaron la posición tricolor. Según se argumentó, en junio de ese 1939 se había aprobado que los jugadores penados en una divisional debían cumplir su pena en la misma categoría, salvo que ese campeonato fuera suspendido. También se advirtió que pese a su condición de gerente, Mibelli no representaba la palabra oficial sobre reglamentos y que Nacional debió haber hecho la consulta ante la Junta. Se llegó a manejar que Luz sería suspendido por un año.

En medio de la controversia, el 9 de noviembre llegó a la AFA el rumor de que Nacional podría desafiliarse de la AUF y pasar a competir en el campeonato argentino, sumándose como lo habían hecho esa temporada Rosario Central y Newell’s Old Boys. Una información de la agencia Havas desde Buenos Aires agregaba que Nacional había designado dos delegados que viajarían a esa ciudad para negociar la incorporación a la AFA. Y que Peñarol lo acompañaría en la “mudanza”.

Curiosamente, sobre todo por la amplia difusión de todo lo vinculado con el caso Luz, ese punto no se volvió a tocar en los diarios uruguayos, salvo el 20 de noviembre, cuando se reprodujo un comentario de La Razón de Buenos Aires, que consideraba más apropiado que la AFA invitara a clubes de otras provincias argentinas antes que a los dos grandes uruguayos. Pero no hubo entrevistas a los dirigentes de Nacional para que confirmaran o desmintieran aquella versión.

Sin embargo, historiadores aseguran que la idea existió. Hoy, a ocho décadas, todo hace pensar que fue algo lanzado por los dirigentes tricolores en aquel momento de enojo por el fallo, o tal vez una forma de presionar al resto de los clubes. Nunca llegó a convertirse en un plan oficial. Por ejemplo, no se trató en una multitudinaria asamblea de socios que Nacional realizó por esos días en el Teatro Mitre. La reunión iba a ser en el viejo local de la Asociación Española de la calle Paraguay, pero el recinto quedó chico ante la gran concurrencia.

Nacional no recuperó los puntos, pero Luz no recibió ese año de sanción. Pudo estar en el clásico de la segunda rueda, que su equipo ganó 1 a 0, justo el domingo en que el acorazado alemán Admiral Graf Spee culminó sus correrías frente a Montevideo. Con ese resultado, los tricolores alcanzaron a Peñarol en la punta. Y como no se sacaron ventajas hasta la última fecha, hubo que disputar una final.

Ese encuentro se disputó recién el 28 de abril de 1940, luego de una gira tricolor por el Pacífico, los partidos de Uruguay con Brasil por la Copa Río Branco y el impostergable Carnaval. Fue una instancia dramática, que Nacional definió a su favor en el alargue por 3 a 2. Esa tarde comenzó el Quinquenio tricolor. En la cancha, como en todo el período, estuvo marcando la punta el Negro Luz.

Durante la década de 1940, además, se siguió hablando de que Nacional y Peñarol se sumarían al campeonato argentino por motivos económicos. Nunca se concretó, claro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)