Copa América

En casa, la vuelta está asegurada

En 1967, Uruguay estiró el récord: cada vez que es local en la Copa, la gana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El plantel campeón. Foto: Archivo El País

Por sexta vez en su historia, Uruguay tuvo la responsabilidad de organizar la Copa América, torneo que aún se jugaba bajo la denominación antigua: Campeonato Sudamericano de Selecciones.

Con diez títulos bajo el brazo, y siendo el equipo más laureado del continente, la Celeste tenía un solo objetivo: ganarla. A eso era lo que apuntaban jugadores y cuerpo técnico.

Por ese motivo, Montevideo recibió entre el 17 de enero y el 2 de febrero a seis selecciones en una única sede, en el Estadio Centenario y en forma de disputa de todos contra todos.

Uruguay, bajo la dirección técnica de Juan Carlos Corazzo, campeón en 1959, presentó un plantel con 21 futbolistas: nueve de Nacional, cinco de Peñarol, dos de Danubio, dos de Fénix, uno de Racing, uno de Defensor y uno de Sud América.

El encuentro debut fue inmejorable. El 17 de enero, Uruguay aplastó a Bolivia por 4 a 0 con goles de Pedro Virgilio Rocha, Julio Montero Castillo, Jorge Oyarbide y Roberto Troncoso en propia meta.

Cuatro días más tarde, repitió tanteador ante Venezuela. Urruzmendi y Oyarbide, con dos tantos cada uno, sellaron la victoria.

El 26 de enero, la Celeste empató 2 a 2 con Chile y dejó puntos por primera vez en el torneo. Los goles marcados por Rocha y Oyarbide ayudaron a rescatar un punto.

En la cuarta fecha, el 29 de enero, Uruguay enfrentó a Paraguay con la necesidad imperiosa de ganar luego del empate sufrido ante la selección trasandina. Argentina venía con puntaje ideal y la Celeste necesitaba llevarse la victoria para llegar con vida y dependiendo de sí mismo a la última jornada. El encuentro terminó con triunfo por 2 a 0 con goles de Domingo Pérez y Urruzmendi.

Con este panorama, el 2 de febrero, Uruguay y Argentina llegaron a la última fecha en una especie de final. Un mano a mano para conocer quién se quedaba con el título. La diferencia era que a la albiceleste le servían dos resultados: la victoria y el empate. Uruguay tenía que ganar o ganar... ¡Y lo hizo! Con gol de Rocha, sentenció el tanteador y sumó su estrella número 11. Además, volvió a demostrar dos cosas. Primero, que en casa es imbatible y segundo, que cada vez que es campeón lo hace de forma invicta. (Estadísticas: Willy Viola)

El gran título de Pedro Rocha con la Celeste

El Campeonato Sudamericano de Selecciones significó para Pedro Virgilio Rocha su único título con la selección uruguaya. El volante, multicampeón con Peñarol y Sao Paulo en las décadas de 1960 y 1970, fue vital en aquella consagración. Marcó tres goles y junto a José "Pepe" Urruzmendi, fue el segundo goleador del equipo. Además, con la Celeste ostenta el récord de ser el futbolista con más presencias mundialistas. Estuvo en Chile 1962, Inglaterra 1966, México 1970 y Alemania 1974. Diego Forlán, Luis Cubilla, Julio César Cortés, Ladislao Mazurkiewicz y Víctor Espárrago están segundos con tres participaciones cada uno.

EL DATO

Fue la penúltima en Uruguay

La Copa América de 1967 fue la penúltima que se jugó en suelo uruguayo. Luego, el turno recién le volvería a tocar en el año 1995 donde también se terminaría quedando con el título.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)