fénix

Carrasco y el descenso: se lo toma con calma

El Fénix de JR llega al partido con Peñarol tras conseguir su segunda victoria en el torneo Clausura

Carrasco
Carrasco no quiere pensar en  bajar, pero sabe que es una posibilidad. Foto: archivo El País.

"S i venís de otro país y vas a un partido de Fénix, pensás que ese equipo debe estar peleando el título”, dice Juan Ramón Carrasco, el técnico de los albivioletas que obtuvieron una importante victoria el fin de semana pasado frente a Boston River. Y de atrás.

Fue el segundo triunfo de los de Capurro en el torneo Clausura, al menos en la cancha, porque también sumaron los tres puntos del partido frente a El Tanque. Salvo aquella goleada ante Cerro por 5 a 0 en la segunda fecha, los dirigidos por Carrasco empataron dos juegos (ante Liverpool y Wanderers) y cayeron en los seis restantes.

Fénix está muy complicado en el descenso, algo a lo que Carrasco -que suele pelear arriba- no está acostumbrado. “Son cosas que se presentan. Soy muy optimista y muy creyente y creo que por algo se presentan estas situaciones. Son experiencias de vida que hay que saber capitalizar; situaciones que hay que saber afrontar. Que estuviéramos así de complicados en el descenso era una posibilidad y se dio. En este momento hay que estar claro y buscar la fórmula para salir”, dijo Juan Ramón Carrasco sin perder la calma.

“Es difícil buscarle una explicación, son temas del fútbol. En la tabla del merecimiento tendríamos que estar mucho más arriba. Es unánime entre la gente que sigue a Fénix. Jugamos mejor que el rival y para comprobarlo basta con ver las chances de gol de uno y otro. Pero no hemos tenido contundencia o no conseguimos el gol en esos momentos clave de los partidos en que se necesita”, afirmó intentando explicar la posición de su equipo en la tabla de abajo.

“Pero me quedo con el convencimiento y la fe de los muchachos que no se apartan de la idea, por más sofocados que estén. Y sé que no es fácil llevar a la práctica nuestra idea en esta situación, cuando estás peleando el descenso”, reconoció JR.

EL PLUS. Según el entrenador, un amistoso que jugaron en la semana previa al partido con Boston River, frente a Nacional, fue un plus para conseguir el triunfo ante los dirigidos por Apud. En dicho partido Fénix le ganó 1 a 0 a un equipo B de los tricolores. Una oncena que tenía jugadores como el “Tata” González, De Pena, Sebastián Rodríguez, Aguiar, Viudez, Webó y Ocampo, entre otros. “No fue una semana cualquiera para nosotros por ese amistoso que jugamos con Nacional y ganarle a esos jugadores clase A fue un plus para nosotros de cara al partido con Boston River”.

Los de Capurro visitarán el próximo sábado a Peñarol en el Campeón del Siglo. Los aurinegros vienen de caer ante Rampla, mientras que el equipo de JR llega con el envión anímico de haber conseguido los tres puntos, lo que no habían podido lograr desde la segunda fecha.

“La situación se sobrelleva mejor después de ganarle a Boston River”, admitió Carrasco. “Aunque a pesar de que no ganábamos no nos desanimábamos. Se entrena con responsabilidad y con muy buen ánimo. Es que los futbolistas saben que juegan bien a pesar de que no se nos daban los resultados. Ahora, con estos tres puntos que se consiguieron, vamos a llegar mejor al partido con Peñarol”, aseguró el entrenador.

AURINEGROS. “Siempre es lindo jugar con los grandes. Y vamos a agarrar un equipo herido. Ahora, ¿si eso es bueno o malo? No lo sé. Lo sabremos después del partido. Porque por ejemplo creía que íbamos a hacer un gran partido con Nacional y es el único que nos reprochamos, porque sabemos que no estuvimos a la altura. Contra Peñarol espero ver al equipo que entreno. Y a los jugadores en su mejor expresión”, se ilusionó.

“Peñarol tiene la obligación de levantarse porque es un grande. Y no tienen tiempo de lamentarse por la derrota que sufrieron. Querrán borrar la falsa performance del otro día con nosotros y esta vez tenemos que estar a la altura”, afirmó Carrasco quien visitará por primera vez el CDS. Si bien cuando el escenario carbonero fue inaugurado Carrasco dirigía a River Plate, enfrentó a los aurinegros en el estadio Centenario. Y en ese juego disputado en abril de 2016 fue victoria darsenera por 2 a 0.

Durante los ocho partidos en que Fénix no pudo sumar de a tres, los hinchas parecieron olvidar la anterior etapa de Carrasco al frente del equipo, cuando en el 2002 ganaron la Liguilla y jugaron la Copa Libertadores. Una de las cosas que más le reprochaban era que no incluyera a Raúl Ferro, hasta entonces el capitán del equipo y uno de esos futbolistas que dejan el alma en cada pelota.

ferro
Raúl Ferro peleando una pelota frente a Boston River, fiel a su estilo. Foto: Marcelo Bonjour. 

¡PONÉ A TITO!  El “Tito” no fue titular en las primeras fechas del Clausura. Recién apareció entre los once en la cuarta jornada ante Progreso y fue sustituido para el segundo tiempo. Luego no volvió a jugar hasta el partido frente a Wanderers. Aún sin estar en cancha era el capitán y la arenga la hacía él. “Se puso las pilas y bajó de peso. Ahora parece que tuviera 20 años”, dijo el entrenador. “Lo hablamos con él y le dijimos que como jugaba arropado en la mitad de la cancha con cuatro o cinco jugadores más, parecía Messi. Con la presencia y el oficio le alcanzaba. Cuando llegamos le dije que lo quería mucho, que lo había tenido en Nacional, pero con nosotros no iba a tener cuatro o cinco que metieran pata en el medio. Lo entendió y hoy anda volando y es titular indiscutido. Y a nosotros nos vino bien porque cuando estás en una situación como esta necesitás el apoyo de la gente. Él es muy querido y lo que más me gritaban era ‘poné a Tito, poné s Tito’. Pero teníamos que esperar el momento”, explicó el entrenador, quien no se permite pensar en el descenso.

PRESIÓN.
“No quiero sentirme el ombligo del mundo. Soy un entrenador y hago jugar a mis equipos. Lamentablemente no se nos han dado los resultados y la presión es grande. Y la presión existe. La sienten los jugadores de la selección argentina con la calidad que tienen, no la van a sentir en Fénix jugando el descenso. Por algo Argentina no pudo rendir en el Mundial, donde hasta Islandia le hizo partido. Es por la mochila que llevan y que no los deja brillar”.

“En este momento estamos con vida y no se me pasa por la cabeza que vayamos a bajar. Pero sabemos que existe la posibilidad. Obvio que nos va a doler muchísimo, pero tampoco es que no vayamos a poder salir a la calle”, finalizó Carrasco.

Después del partido frente a Peñarol, los albivioletas visitarán a Atenas en Maldonado, un juego crucial por la permanencia. En la penúltima fecha visitarán a Danubio en el María Mincheff de Lazaroff y cierran la temporada recibiendo a Torque en su cancha.

ferro

"Me puse a llorar en la cancha"

"Si no ganábamos el partido con Boston River ya estábamos descendidos. O al menos ya no dependíamos de nosotros mismos para salvarnos. Hace cinco años que estoy en Fénix, lo quiero y me hice hincha. No quiero que baje. Salir cada fin de semana sabiendo que tenés que ganar porque si no podés bajar es una presión y una angustia impresionantes. A mí me tocó ser campeón y una cosa no se puede comparar con la otra. La presión es mucho mayor en el descenso. El otro día cuando terminó el partido me puse a llorar en la cancha porque la angustia que tenía adentro era terrible. Por suerte pudimos ganar y tuvimos una semana tranquila. Vamos a llegar mejor al partido con Peñarol. A ellos les queda el último tiro, porque si no ganan pierden el tren porque Nacional viene creciendo otra vez y se los puede comer. El que llegue con un punto más al clásico saca una gran ventaja. Nosotros tenemos que jugar con la presión de Peñarol. Para mí es mejor agarrarlos así, como vienen, de perder el último partido. Donde pasen 20 minutos y la pelota la tengamos nosotros van a sentir a la gente en el CDS, más jugando contra un equipo de Carrasco", dijo Raúl Ferro.
"Yo a Juan lo quiero mucho y le estoy agradecido porque por él me vendieron a México después de Nacional. Se le metió en la cabeza que yo no corría porque jugaba con varios más en el medio, pero yo corría igual. Pero sabía que en algún momento me iba a volver a dar la oportunidad.Y tenía que aprovecharla", finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º