HISTORIAS

Carlos Bueno: señor de las cuatro décadas

El delantero, que cumplió los 40 hace una semana, espera seguir jugando en su Artigas natal, pero procesa el retiro y mantiene una ilusión que no se extingue.

Cerro Largo
Carlos  Bueno en Cerro Largo, el último equipo en el que jugó profesionalmente. Foto: archivo El País.

Carlos Bueno cumplió 40 años hace una semana. Aún no ha tomado la decisión definitiva de colgar los zapatos y espera el regreso del fútbol para seguir divirtiéndose con la pelota en su Artigas natal. De todas maneras, sabe que el momento del retiro está muy cerca. Asegura que no ha cambiado, que sigue fiel a su manera de ser, esa que más de una vez le trajo complicaciones, pero se declara más maduro y pensante. Es más, aunque siempre dijo que no sería técnico cambió de opinión en los últimos años y ya comenzó a hacer el curso de la Licencia C. Peñarol siempre está en sus sueños e ilusiones, ya sea para ponerse una vez más la camiseta y retirarse en el club que ama o para llegar algún día a dirigirlo.

“Para la gente parece que si cumplís 40 ya sos un viejo, pero yo me siento bien. Soy el mismo de siempre. Aunque para el trabajo el físico me puede pasar alguna factura. Estoy disfrutando de esta nueva etapa, que va a ser la de dejar el fútbol. También se dice que la vida comienza a los 40, más en este trabajo que cuando uno deja de jugar tiene toda una vida por delante”, contó Carlos desde Artigas con las ganas de jugar intactas.

“Estoy en el equipo Artigas Capital, con Rafa (el empresario Rafael Monge) y cuando volvamos a entrenar voy a hacerlo. Hasta el día en que mi cabeza diga que ya fue, o que no da, pienso jugar. Todavía tengo ganas de hacerlo. No sé... serán dos meses, seis meses o un año, pero todavía tengo ganas de jugar”, explicó el delantero sobre el equipo artiguense que jugará en la Divisional C.

Dijo que no ha decidido qué hará tras el retiro, pero reconoció que le ha picado el bichito de ser entrenador. “No quería pensar qué iba a hacer y una vez dije que no quería saber más nada con el fútbol cuando dejara de jugar, pero con los años uno va absorbiendo cosas y agarrando conocimientos. Hoy en día reconozco que me encanta el rol de entrenador. Me gustaría mucho estar de ese otro lado. Sé que tengo que estudiar y prepararme. Empecé el curso para la Licencia C, pero con esto del coronavirus se complicó todo. También tengo la idea de colaborar con Rafael (Monge) en su trabajo de representante, mientras estudio. Aprendiendo y conociendo jugadores y lugares. Para tener más claro lo que quiero hacer en el futuro y haciendo alguna cosa para no aburrirme tanto, porque Artigas es una ciudad muy chica y hay poco para hacer”, explicó. “Hoy es lo que quiero ser, pero también soy muy cambiante y muy impulsivo”.

DT

Técnicos: destacó a Martín Lasarte y a dos argentinos

“Tuve muchos entrenadores que me marcaron. Tanto por lo bueno, como por lo malo. Ojalá yo nunca le mienta a un jugador porque sé lo que se siente y lo que piensa cuando no juega. Aunque yo no pasé por eso porque jugué siempre. Pero es complicado para un entrenador conformar a todo un plantel de 30, cuando juegan once y van siete al banco. Sigo en contacto con varios técnicos; con Madelón, con Forestello, con Lasarte. Es bueno para mí porque a la larga me puede ayudar también”, dijo Bueno.

Bueno debutó en Peñarol en 1999, por lo tanto lleva 21 años de carrera. Y está conforme y feliz con los que fue su trayectoria donde vistió 16 diferentes camisetas, y fue campeón con seis de ellas. “Gracias a Dios tuve muchos buenos momentos en mi carrera. Y estoy muy feliz con ella, por más que digan que soy loco o lo que sea. En el 70% o más de los equipos en los que estuve me fue bien. Y esa es mi felicidad. Que el día de mi cumpleaños me escriban y me manden mensajes compañeros y exentrenadores, es lo que más me reconforta. Más allá de los buenos momentos que tuve en Peñarol, en Real Sociedad, en San Lorenzo, en Chile y en México. Traté de disfrutar al máximo en cada equipo, me cuesta elegir el mejor momento. Pero hubo muchos”, aseguró y pasó a explicar las razones por las que cree que tiene fama de loco.

Real Sociedad
En Real Sociedad, dirigido por Martín Lasarte,  tuvo uno de los mejores momentos de su carrera.

LOCO. “Acá siempre hay algo para criticar porque somos uruguayos. Y la sociedad es así: siempre hay un pero o un por qué. Siempre hay un tilde para ciertas cosas, pero yo soy muy feliz. Jugué en varios de los mejores equipos del mundo. Esa es mi felicidad y tengo la espalda bastante ancha para aguantar lo que sea. Sé que mis declaraciones muchas veces les duele a muchos: pero me gusta decir las cosas. Lo hago con respeto, pero lo digo. Así fue siempre, aunque capaz que ahora que estoy mas grande soy más pensante, pero siempre voy a hacer yo”.

Es que el artiguense sigue fiel a sus principios y a su manera de ser, a pesar de que le haya jugado muchas veces en contra. “Toda la vida me jugó en contra. Siempre me manejé así, siempre fui así. Muchas veces se me han cerrado puertas por tener esta transparencia: pero mantuve mi linea de ser como soy. Y eso me dio tranquilidad. Nunca fui falso, ni le mentí ni le robé a nadie. Duermo tranquilo”.

compañeros

Un referente que siempre le dejó algo a los más jóvenes

Sabida es la amistad que une a Bueno con Antoine Griezmann, a quien hizo hincha de Peñarol, pero no es el único en quien influyó. “No quiero ser arrogante, pero le he dejado muchas cosas a varios jóvenes. El otro día estuve hablando con Nico de la Cruz, con quien jugué en Liverpool. O el ‘Chinito’ Zelarayán de quien fui compañero en Belgrano. Me hace feliz ver que compañeros que tuve están triunfando. Y haberles podido dejar algo”.

PENDIENTE. No niega que le hubiera gustado jugar por tercera vez en Peñarol. Volver a ponerse la aurinegra, aunque más no fuera para despedirse. “Es una espina que me quedó clavada. La gente misma me lo dice. Todo el tiempo me están publicando cosas en Instagram, o mandándome mensajes en Facebook. Le tengo que agradecer mucho a la gente por tanto cariño. Me escriben en cada clásico que pasan en el que jugué, y me dicen que me tengo que retirar en Peñarol. Yo también lo quise, pero hoy la página es otra. La realidad es otra. Igual sigo jugando y no abandono el sueño de al menos de estar uno o dos meses en Peñarol y retirarme con mi camiseta. Sé que estoy lejísimo y obviamente, no estoy al nivel de ninguno de los jugadores de hoy, pero quizás con mi nombre y el apoyo de la gente podría darse una llamada que me permitiera ponerme la camiseta para despedirme. Sería lo mejor que me podría pasar”.

Peñarol
Peñarol. Bueno celebra un gol con la camiseta que más ama en el pecho. Foto: archivo El País.

Llegar algún día a ser el técnico de Peñarol también está en sus sueños. “Ese es el sueño de todos. Todos los entrenadores en Uruguay quieren llegar a dirigir Peñarol o Nacional. Pero lo tomo con calma. Tiempo al tiempo. Nombre en el club tengo”, afirmó y no eludió al final, brindar su opinión sobre Diego Forlán, de quien fue compañero en la selección desde el tiempo en que ambos eran juveniles.

“A Diego le deseo lo mejor, es una gran persona, y fue uno de los mejores jugadores del mundo. Pero esta es otra etapa. Él tiene costumbres europeas que acá, por ahí cuestan un montón. Peñarol es un club grande al que él conoce muy bien. Pero arrancar de una en un club tan grade no es fácil. Ahí se ven los pingos. Por algo hay entrenadores que les va muy bien en un chico y van a un grande y hacen mandados. Es una realidad. Hoy Peñarol tiene el mejor plantel del medio pero debe mejorar. A veces es necesaria mano dura, mano fuerte, para que entiendan que están en un club donde no se permite perder. Al final veremos si Diego salvó la prueba o no. Ojalá lo haga”.

en casa

Artigas: un mundo aparte sin coronavirus

“Siempre decimos que Artigas no es una ciudad, es un mundo aparte. Y por suerte no hemos tenido ningún caso de coronavirus. Pero todo es muy confuso. Hay momentos en que parece que esto ya pasó y salimos todos a la calle. Otros, sobre todo cuando aparece un nuevo caso en Quarai, volvemos a las medidas. Nos ponemos los tapabocas o ya no salimos más. Solo nos separa un puente de Quarai, es raro que no nos haya tocado nada. Ojalá termine de una vez, sobre todo por la gente que vive de su trabajo del día a dia”.

carlos bueno
Artigas. Bueno está preocupado por las personas que dependen de su trabajo diario y no lo pueden hacer por el coronavirus.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados