TORNEO APERTURA

Las dos caras: Nacional arriba y River abajo

El conjunto tricolor buscará su séptima victoria en el Apertura, y el darsenero, puntos de oro y alivio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rafael García: el zaguero va a ser titular ante River Plate. Foto: Archivo El País

Los números no mienten, la tabla, tampoco. Marcan la realidad de este choque entre Nacional y River Plate, dos equipos que llegan en situaciones antagónicas, muy disímiles desde todo punto de vista.

El tricolor mantiene su racha triunfal desde el inicio mismo del Torneo Apertura, con seis partidos disputados y seis ganados, y el darsenero, recién pudo salir de su racha de derrotas el pasado fin de semana, cuando venció a Sud América por 2 a 1.

Son dos presentes diferentes, claro, pero que tienen algo en común: ambos necesitan de los tres puntos. Nacional para poder despegarse del resto —hoy es co-líder junto a Cerro— y River Plate para subir un peldaño más en la tabla del descenso y respirar con más oxígeno en la del Apertura. Los tres puntos son valiosos, más cuando se trata de un partido pendiente que puede cambiar la realidad de los dos, porque el tricolor, de ganar, se quedaría con el liderazgo absoluto, y el darsenero, treparía cuatro posiciones en la tabla general y pasaría del puesto 14 al décimo en solo 90 minutos.

Es lo que hace atractivo al fútbol, que juegue quien juegue y se enfrente quien se enfrente, no hay partido ganado, porque cuando empieza a rodar la pelota, puede pasar cualquier cosa. El fútbol tiene esas variantes y lo hacen único por sobre los demás deportes.

Lo decía el propio Martín Lasarte tras la trabajada victoria ante Liverpool del pasado fin de semana: "un gol cambia todo, es lo más importante", y en busca de ese gol saldrá Nacional, un Nacional que llega con bajas, pero que tiene plantel con recambios de peso. No tendrá a Fucile, pero volverá a confiar en el colombiano Otalvaro para cubrir el lateral derecho, no contará con el "Tata" González ni con el "Colo" Romero —increíblemente lesionado por Diego Polenta, sufriendo fractura de tabique nasal en pleno festejo de un gol— pero contará con el aporte de Felipe Carballo, y porque no, de Gonzalo Porras, los nombres que se manejan para poder conformar un mediocampo diferente a la hora de enfrentar a un River más dinámico y renovado en su conformación. También sumó a la lista de convocados a Tabaré Viudez, un hombre que puede meterse en el equipo y en el partido, de acuerdo a la lectura previa que haga Martín Lasarte.

¿Nacional es favorito? Sí, porque lo marca su campaña, porque se encuentra encaramado en lo más alto de la tabla de posiciones, porque tiene un plantel amplio y con figuras, y cuenta con el trabajo de una temporada de un cuerpo técnico que conoce al dedillo a sus futbolistas. En ese sentido, el tricolor llega como gran favorito para llevarse la victoria, sin embargo, los favoritismos en el fútbol no garantizan nada, ni siquiera los tres puntos, y Nacional lo sabe porque lo ha vivido en carne propia. Le pasó en Rivera, cuando tuvo que "sudar la gota gorda" para vencer a El Tanque Sisley, y lo vivió en la Copa, cuando le tocó perder —sorpresivamente— ante el Zulia de Venezuela.

"Hay cosas que llaman la atención y sorprenden, no es solo buena fortuna. Hay que saber cuándo pegar en el juego para cambiar un partido. Duran noventa minutos", tiró el entrenador tricolor después de haber logrado la victoria ante Liverpool.

River, la otra cara de la moneda en esta historia, llega un poco aliviado. Logró salir de perdedor, pero tiene menos armas que el tricolor.

Pablo Tiscornia tomó un hierro caliente, y le puso mano firme al darsenero. Apeló a lo motivacional, a lo anímico, y logró sumar los primeros tres puntos después de un pobre arranque de la mano de Julio Avellino Comesaña.

El partido dejará al día al darsenero. Y logrará que Nacional sume un encuentro más, con la posibilidad de despegarse del resto.

Los números están ahí, al alcance de la mano. El tricolor marcha primero e invicto con 18 puntos, y River está 14, con cinco unidades. La tabla no miente...

Si no puede ver la imagen haga click aquí

El partido para poder despegarse

Esta tarde, en el Parque Alfredo Viera, Nacional y River Plate jugarán su partido postergado de la cuarta fecha, y lo harán en otras condiciones, porque el tricolor no será local en el Parque Central, sino que lo hará en cancha de Wanderers, tal como lo hizo el pasado fin de semana ante Liverpool.

Pero no sólo será otro escenario, también se verá a otro Nacional, porque Lasarte no tendrá a Jorge Fucile ni al “Tata” González a la orden, ya que ambos fueron asimilados a la selección uruguaya.

River también será otro. Ya no tiene como entrenador a Julio Avellino Comesaña, y jugará bajo la batuta de Pablo Tiscornia, el técnico que lo llevó a lograr su primera victoria en el Torneo Apertura.

Será otro partido, porque Nacional hoy tiene la chance de despegarse del resto, tiene la oportunidad de sacar tres puntos de ventaja en la tabla a Cerro y de quedar como líder absoluto aún con un partido pendiente, el clásico que debió disputarse en la quinta fecha. River, intentará evitarlo.


Sebastián Fernández


El delantero tricolor aparece como una carta de gol en la ofensiva de un equipo que necesita los tres puntos para seguir en racha triunfal. Es una pieza clave en el andamiaje del esquema que plantea Martín Lasarte.


Agustín Ale


El defensa darsenero puede resultar clave a la hora de controlar los embates de los delanteros tricolores. Tiene buen físico, gran juego aéreo y mucha marca. En sus despejes puede empezar a edificarse la fortaleza de River.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)