DEFENSOR Y CERRO

A cara e’ perro

El Defensor de Larriera espera con todo a Nacional en el Estadio Luis Franzini mientras que el Cerro de Falero recibe renovado a Peñarol en el Estadio Luis Tróccoli...

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Larriera y Falero

Mauricio Larriera

Defensor Sporting está de estreno. Va a ser su presentación oficial bajo la conducción de Mauricio Larriera. Y la hará ante un grande, y en su casa. "Llegamos muy bien. La medida la vimos en los últimos amistosos. Tenemos un plantel heterogéneo, con futbolistas maduros, muchos jóvenes y otros chicos que queríamos ver y hemos ascendido, y también llegaron incorporaciones. Formamos un gran plantel. Pero todo lleva su tiempo, hicimos un trabajo de ingeniería…", dijo el entrenador violeta.

"Ni siquiera tuvimos en cuenta los partidos de la Copa Suat, estábamos en plena pretemporada, y no teníamos el trabajo que pretendíamos en ese momento. Después si pudimos ir un poco más allá. Con El Tanque, Vélez y River se empezó a ver un poco más el trabajo de cancha, sin los Sub 20 claro, pero empezó a rodar un equipo base", sostuvo Larriera.

Defensor se armó. Y lo hizo pensando a lo grande, en esa apuesta que se repite año tras año, pero que en esta primera parte del año, no pudo plasmar.

"Estamos contentos por el trabajo, llegamos muy bien. Vamos a apelar a la memoria colectiva, al trabajo que vinimos haciendo en cancha. No podemos hacer otra cosa. Hay temas por definir aún, si llegan habilitados Felipe Rodríguez y Bentancourt, por ejemplo, y vamos a hacer una excepción: tener en el plantel del domingo a Matías Súarez, que recién vino de la sub 20. Para ellos planificamos otra cosa, queríamos, fundamentalmente, que tuviesen un descanso emocional, que se unieran al grupo por lo humano, pero no trabajando a la par, pero con Matias vamos a hacer una excepción por la lesión de Lucas Morales. Nos quedamos sin recambio en el lateral. Vamos a hacer todo lo posible para no utilizarlo, pero tenemos que contar con él en el plantel por cualquier contingencia", sostuvo Larriera.

"¿La figura táctica? Cambia. Tengo muchas variantes. Podemos salir, por ejemplo, con un 4-2-3-1, pero se puede cambiar sobre la marcha. Tengo muchas variantes, y espero poder utilizarlas. En Racing no pude jugar con un 4-3-3, y aquí por la cantidad de delanteros que tengo lo voy a hacer. O un 4-2-4… hay jugadores, tengo variantes, por suerte", insistió el entrenador.

Defensor espera agazapado a Nacional. Tiene sed de revancha. Y muchas ganas de mostrar su nueva imagen.

Miguel Falero

P ocos como Miguel Falero conocen al dedillo al rival del debut. En su época de futbolista, estuvo en el mediocampo de Peñarol. Y sabe lo que significa para un grande jugar afuera del Centenario. También estuvo del otro lado del mostrador, porque corrió detrás de la pelota en el mediocampo de muchos equipos chicos, y sabe lo que significa debutar en casa ante un grande.

Hoy está al mando de Cerro. Un Cerro que necesita los puntos como ninguno después de haber cerrado un Torneo Apertura a los tumbos. Pero se tiene fe. Mucha confianza. Y apuesta lo que pueden dar sus jugadores en cancha, en un encuentro que no se da todos los días.

"Esta clase de partidos se viven con mucha alegría pero también con gran expectativa. Debutar en el Clausura y recibir a un grande en el Tróccoli es espectacular. Esperemos estar a la altura de los acontecimientos".

Nueve altas y 12 bajas. El plantel tuvo su recambio. No es el mismo de la primera parte del año, y se armó a gusto del paladar futbolístico de Falero, el entrenador que llegó para intentar dar vuelta la pisada en lo albiceleste.

"No hay dudas que motiva arrancar el torneo contra Peñarol. Es un grande y siempre está obligado a ganar. Va a ser una buena medida para nosotros, vamos a saber para qué estamos", indicó el estratega de los cerrenses.

"Cuando recibí el llamado de Cerro no lo dudé. Es gente amiga, porque Cerro es Cerro. No solo para mí, para todos los jugadores, para los que puedan venir, para el cuerpo técnico, es una oportunidad. Cerro es un equipo grande que está pasando un mal momento, pero tiene su arraigo, su historia, y es un equipo de peso", dijo apenas llegó al Tróccoli.

Falero conoce al albiceleste por dentro y por fuera. No deja de ser a favor. Ha trabajado y ha sumado futbolistas a un grupo que perdió a algunas de sus figuras.

"Es una motivación extra, en esta clase de partidos no es necesario motivar, el jugador ya sabe a lo que se enfrenta", confió Falero.

Y debe ser por eso que el clima en la Villa contagia optimismo y confianza. Cerro se preparó de la mejor manera para la ocasión. Recibirá en su casa a Peñarol, uno de los grandes. Y sabe que no sólo habrá tres puntos en juego. Habrá mucho más. El futuro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)