BRUNO MÉNDEZ

El capitán de la humildad

Bruno Méndez disfruta de la clasificación al Mundial Sub 20 de Polonia y ahora apronta las valijas para afrontar un nuevo desafío en Corinthians: "Quiero seguir aprendiendo". 

Bruno Méndez. Foto: Leonardo Mainé.
Bruno Méndez viajará este lunes a San Pablo para sumarse a Corinthians, su nuevo equipo. Foto: Leonardo Mainé.

En poco menos de cuatro meses la vida de Bruno Méndez cambió rotundamente. El zaguero surgido en las inferiores de Wanderers debutó en la selección mayor, jugó el Sudamericano Sub 20 y este lunes viajará a Brasil para sumarse a Corinthians, su nuevo club.

Capitán del equipo celeste en el torneo que en Chile le dio la clasificación a Uruguay al Mundial de Polonia, el jugador de 19 años tiene una particularidad que pocos vivieron: debutar en la mayor antes que en un combinado juvenil.

El 16 de noviembre de 2018 en el Emirates Stadium de Londres, Uruguay enfrentó a Brasil y él fue titular. “Ese día no me lo olvido más. Fue todo tan rápido que en menos de cuatro meses me pasaron muchas cosas que no imaginaba”, le contó a Ovación.

De entrenar en el Complejo Celeste con la Sub 20 aprontando el Sudamericano y ver a los ídolos de la selección mayor por televisión, casi que de un día para el otro, pasó a tenerlos en el mismo hotel compartiendo el desayuno, una práctica y dos partidos amistosos que todo futbolista quiere jugar: ante Brasil y Francia.

“Cuando hablé por primera vez con Tabárez me explicó la situación con las bajas y sobre todo me transmitió mucha tranquilidad. Lo mismo hicieron los otros jugadores que están en el grupo hace tiempo, siempre me alentaron y la verdad me dieron mucha confianza”, explicó el zaguero.

Desde el primer momento que fue convocado a la selección mayor, Méndez tenía un objetivo: seguir sumando experiencias. Pero se encontró con una realidad diferente a la que imaginaba y hasta mejor. “Cuando llegué a Londres estaba muy nervioso pero todo fue pasando con el correr de los días. Es más, el día antes del partido no tenía nervios y me parecía muy raro. Opté por no ir al reconocimiento y cuando llegó el momento de salir al calentamiento para jugar contra Brasil ahí sí se me pasaron muchas cosas por la cabeza y más sabiendo que iba a ser titular. Cuando el maestro me dio el chaleco era una mochila de cemento (risas) pero estaba ahí, tenía que afrontar ese momento y por suerte salió todo bien”.

Antes de ese debut, Diego Godín le mandó un audio a un amigo que tienen en común explicando que no lo quería llamar para no ponerlo nervioso y que disfrutara ese momento. “Después lo vi en Francia y me felicitó por el partido contra Brasil. Me transmitió tranquilidad y eso es como que está instalado en el proceso de selecciones porque hoy en día casi todos los jugadores pasaron por mi situación y los referentes ya saben cuando hablarte y cuándo no hacerlo”.

Tabárez

El maestro conoce a todos los jugadores que pisan el Complejo Celeste para entrenar en las selecciones nacionales y la de Bruno Méndez no era la excepción.

Primero lo citó para la selección mayor pero antes había tenido una charla con el plantel Sub 20 que estaba preparándose para el Sudamericano de Chile. “Ese había sido mi único contacto con él”, contó Bruno, agregando que “cuando lo escuchás ya te das cuenta que nos conoce a todos, que sabe a dónde apunta. El maestro le sabe llegar a los jugadores y lo que pretende lo llevan a cabo en la cancha. A mi me transmitió mucha tranquilidad porque es un hombre que genera confianza. Ahí hay una línea de trabajo también porque con Fabián (Coito) pasa lo mismo, le sabe llegar a los jugadores”.

Ya tenía pinta de capitán

El profe Martín Correa lo tuvo en el plantel de la Quinta División de Wanderers en 2014 y hasta hoy conserva una gran amistad con Bruno Méndez, quien tras el Sudamericano lo fue a visitar su gimnasio, le regaló una camiseta y lo bromeó con el clásico que Aguada le ganó a Goes por la Liga Uruguaya, ya que Correa es misionero y el futbolista aguatero.

“Desde chico ya mostraba tremendas condiciones, yendo a cada pelota como si fuera la última siendo muy leal. Era un líder positivo, lo escuchaban todos y en ese entonces no era capitán, después sí lo fue”, recordó Martín Correa, quien agregó que “el trabajo, la madurez, la dedicación y el respeto lo hace ser hoy el jugador que es y no tiene techo. Siempre está dispuesto a escuchar y aprender”.

El lunes, Bruno viajará a San Pablo para sumarse al Corinthians, que compró su pase mientras él jugaba el Sudamericano Sub 20: “Es algo totalmente nuevo para mí. Me voy a otro país y seguramente me cambie la vida, pero el objetivo sigue siendo el mismo desde que empecé: aprender y crecer como jugador y espero que salga todo bien”.

Bruno Méndez y Martín Correa. Foto: Enrique Arrillaga.
Bruno Méndez y Martín Correa. Foto: Enrique Arrillaga.
SELECCIÓN SUB 20

El alejamiento de Fabián Coito

Bruno Méndez contó que tras regresar del Sudamericano Fabián Coito tuvo una charla con los jugadores que pintaba como despedida: “Nos dijo que estaba la posibilidad de buscar otros rumbos y se terminó dando. La verdad que si es para mejorar, me parece perfecto porque es un gran entrenador y mejor persona. Me hizo crecer mucho tanto dentro como fuera de la cancha y yo estoy muy agradecido con él. No queda más que desearle el mayor de los éxitos en su nueva etapa y agradecerle todo lo que logró y también lo que nos enseñó”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)