FORMATIVAS

Peñarol avanza con fuerza en el ciclo de juveniles que proyectó en el año 2008

El club inició con una idea hace más de diez años que ahora saca provecho en Primera División.

Foto: Nicolás Pereyra
Foto: Nicolás Pereyra

Peñarol está encontrando el oro, se está llevando la plata y potenciando una cantera de formación de jugadores que va a terminar de dar los frutos que soñó hace mucho, allá en el lejano 2008.

Por aquellos tiempos, en un encuentro de análisis de la situación deportiva y la búsqueda de un proyecto que permitiese recuperar la marca del club, el actual vicepresidente Rodolfo Catino le dijo al por entonces presidente Juan Pedro Damiani: “en 25 años vamos a poder tener un club saneado y con el producto juveniles posicionándonos muy arriba”.

El número hizo impacto. No refería a una receta mágica ni a una explosión inmediata. De lo que hablaba Catino era de cambiar la forma de trabajar, de avanzar mirando hacia adelante en un proceso que pudiera ser lo más llevadero posible para llegar recién a 2033 con la chance de conseguir los resultados más importantes. El económico y la consagración continental.

Los números manejados hacían referencia a un plazo de entre 8 y 9 años de formación, de dos o tres más para lograr el ascenso a Primera división con posibilidades reales de destaque, a otros cuatro o cinco para recuperar una marca, prestigio en la calidad de los futbolistas y a empezar a subir el precio de las fichas. Y luego, todavía un poco más tarde, vendrían las ventas directa y con los valores que hicieran al club autosustentable.

Quizás las señales que se están entregando hoy son más esperanzadoras. Más firmes. A lo mejor por eso aquella vara puesta tan alto -en el tiempo de espera- baje unos centímetros y el club corra a otra velocidad hacia el círculo beneficioso de la formación, venta y fortalecimiento de las arcas para sostener en el tiempo un equipo más competitivo.

Lo que se detecta en los últimos tiempos, quizás desde el caso de Jonathan Rodríguez en adelante, es que Peñarol tomó el camino por el que quería avanzar. Hoy no destruye lo que planeó y acortó de manera abrupta la distancia que pudieron sacarle Nacional, Danubio y Defensor Sporting. Hoy Peñarol abre las puertas del Primer equipo para sus juveniles y los respalda. Las señales son enormemente positivas. Hay una cantera de oro y carbón que irrumpe. Ahora detectan a los buenos valores y los acompañan en el proceso para que se ganen un lugar, al punto tal que ese crecimiento hasta termina siendo valorado en las elecciones de los entrenadores de las selecciones juveniles uruguayas.

Si será grande el salto, que de la última década se puede armar un once titular con los futbolistas que fueron transferidos al exterior y con un buen banco de suplentes. Además, con mercados interesantes, en algunos casos hasta abriendo otros y sorprendiendo con los valores que van en aumento.

Por ejemplo, cuando el “Cabecita” Rodríguez partió hacia el Benfica de Portugal, se estableció que se trató de una operación de 7,5 millones de dólares, de los cuales 3.900.000 eran libres para los carboneros.

Fue, en aquel entonces, la operación más grande de la historia del club. Pero después le pasaron por arriba. Y con fuerza.

Es que Federico Valverde con su ida al Real Madrid le reportó a los aurinegros 5.000.000 de dólares -con una apuesta grande a su utilización como titular en los merengues- y ahora la operación de Brian Rodríguez a Los Angeles FC (la más grande de todas por el monto global), deja unos 5.200.000 libres según los números oficiales que dio a conocer la institución.

Pero el éxito no queda limitado a esas dos negociaciones. También están las buenas operaciones culminadas con las partidas Diego Rossi y Nahitan Nández.

Y lo mejor de todo para los hoy presididos por Jorge Barrera es que el proceso no se detiene. Ya dejan su marca Enzo Martínez -lo querían para la Sub 23 que fue a los Juegos Panamericanos, Ezequiel Busquets (estuvo en la Sub 20) y pintan muy bien Matías De los Santos y Facundo Pellistri.

Quizás pueda esgrimirse que en algún caso por necesidad se terminó entregando la chance al juvenil, pero igualmente la vida actual es radicalmente diferente a la de un pasado negativo.

Y todo por que a los captadores se les facilitó la tarea. Ahora se puede asegurar que si el pibe confirma las condiciones va a tener su oportunidad de entrar al Campeón del Siglo como titular en el once de Peñarol.

Entonces, ganan todos. Porque el club termina consiguiendo por ventas -en promedio- entre cinco o seis millones de dólares por año y los chicos se van al exterior con la chapa que entrega el hecho de haber rendido en un club que exige más del 100%.

Así que hoy: hay una verdadera cantera de Oro y Carbón.

LoS que se fueron

Un once titular: De los jugadores negociados en la última década iría con Sebastián Sosa (Boca); Guillermo Varela (M. United), Santiago Bueno (Barcelona), Alejandro González (Hellas Verona), Matías Aguirregaray (Palermo); Nahitan Nández (Boca), Federico Valverde (Real Madrid), Brian Rodríguez (Los Angeles FC), Gastón Ramírez (Bologna), Diego Rossi (Los Angeles FC) y Jonathan Rodríguez (Benfica). Suplentes: Fabrizio Buschiazzo (Pisa), Emiliano Albín (Boca), Cristian Palacios (Puebla).

Darwin Núñez. Pretenden que sea la transferencia récord

No hubo entrenador de las formativas de Peñarol que no augurara un gran futuro para Darwin Núñez. Velocidad, buen físico, habilidad y fuerte remate lo convierten en delantero de gran proyección. Hasta Walter Gargano lo puso en un lugar muy alto porque llegó a compararlo con el Edinson Cavani de los inicios. Los directivos creen que van a lograr un precio récord.

Ezequiel Busquets. Un lateral que puede ser transferido

Con 17 años, Ezequiel Busquets debutó en el primer equipo de Peñarol. Buenos rendimientos le permitieron ganarse una convocatoria de la Selección juvenil uruguaya Sub 20. Fue al Mundial de Polonia convocado por Gustavo Ferreyra. En Peñarol consideran que es una potencial venta porque ya han habido expresiones de interés por el lateral.

Enzo Martínez. En la mira de los técnicos de la selección

Es un gran valor de las divisiones juveniles aurinegras y lo confirmó cuando tuvo su estreno en Primera división. Empezó a cumplir con los pronósticos cuando salvó el examen en su primer encuentro clásico. Eso hizo, entre otras cosas, que los entrenadores de la selección uruguaya le prestaran más atención. Es más, lo querían llevar a los Juegos Panamericanos de Perú.

Matías De los Santos. Creen que será mejor que Gargano

En la temporada pasada, Diego López le había entregado la posibilidad de realizar su estreno con el primer equipo. No le fue bien, pero igual el entrenador lo respaldó y hoy está demostrando muy buenas condiciones. Hay consejeros aurinegros que se animan a precisar que tiene unas bondades futbolísticas que le permitirán ser más completo que Walter Gargano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)