COPA LIBERTADORES

La "cantera inagotable" estuvo a la altura de la historia de Nacional

Con nueve de 16 futbolistas surgidos en las formativas, Nacional derrotó a Estudiantes de Mérida

El de anoche fue un triunfo especial para Nacional. Más allá de haber ganado nuevamente jugando como visitante en Copa Libertadores, de confirmar números que generan envidia a cualquiera y de lograr el boleto a los octavos de final, consiguió todo ello con un equipo alternativo, con futbolistas mayoritariamente nacidos en la cantera del club, esa que tanto entusiasma y enorgullece a los hinchas tricolores.

El plantel tricolor en el estadio de Mérida después del triunfo. FOTO: @Nacional.
El plantel tricolor en el estadio de Mérida después del triunfo. FOTO: @Nacional.

De los 16 jugadores que Gustavo Munúa utilizó anoche en el triunfo 3-1 frente a Estudiantes de Mérida, nueve son formados en las juveniles de los tricolores, a saber: Mathías Laborda, Renzo Orihuela, Felipe Carballo, Joaquín Trasante, Santiago Cartagena, Brian Ocampo, Thiago Vecino, Alfonso Trezza y Emiliano Martínez. Siete de ellos empezaron el juego como titular.

Los pibes de la cantera tricolor respondieron con creces en un partido que con poco Nacional logró ganarlo de forma merecida, porque pegó en los momentos justos en una noche calurosa y con mucha humedad en Mérida.

En el inicio del partido, Felipe Gedoz le metió una buena pelota a Ocampo, que desbordó, generó la duda entre el arquero y Rivas para que Vecino marcara el primer gol.

Si bien Estudiantes de Mérida tuvo algunos avances peligrosos por el sector izquierdo de la defensa tricolor (Ayrton Cougo sufrió en esa zona), no logró profundizar. Orihuela puso el 2-0 de cabeza y los locales descontaron en el final de la primera parte.

Se observó una buena versión de Carballo como volante tapón, con la cancha de frente y sacando la pelota bien jugada desde atrás, ya que en varios períodos del partido se recostó sobre la defensa. Estuvo bien acompañado por Cartagena y Trasante.

En el peor momento de Nacional, cuando Munúa estuvo atento y realizó tres variantes a tiempo porque los locales insistían en ataque, apareció una buena jugada en ofensiva que terminó en un buen pase de Seba Fernández, una falta del arquero a Trasante y el gol de penal de Vecino, un gol que terminó con las ilusiones de Estudiantes de Mérida.

Los jóvenes tricolores estuvieron a la altura de lo que es la historia de Nacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados