TORNEO APERTURA

"Canario" sin cassette

“A los que hablaron, que disfruten ahora el campeonato”, dijo Luis Aguiar, otra vez el mejor.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Amigos. Guillermo Rodríguez y Luis Aguiar con el trofeo. Foto: Gerardo Pérez

"¡No te vayas Luis, ¡quedate para la Libertadores!". El pedido, casi desesperado, salió de los labios de un hincha en la platea cuando Luis Aguiar apareció un minutos por la ventana del vestuario antes del partido para ver cómo iba el partido de Tercera.

El hombre, ni corto ni perezoso, consiguió una lapicera y le pasó al volante una camisetita para que la firmara. "Es para mi hijo recién nacido, que ya es socio", le explicó.

Una hora después, Aguiar salía a la cancha con dos niños en brazos y uno de ellos era su hijo Bernardo. Arrancó el partido y se vio que el "Canario" estaba enchufado y eso era clave, porque Aguiar es el motor del equipo de Bengoechea. Por algo terminó siendo el mejor de la cancha en el partido en que Peñarol consiguió el título del Apertura.

Cuando regresó también lo hizo con Bernardo de la mano. El pequeño traía colgada la medalla de campeón de su padre. "Festejar esto de la mano de mi hijo es lo más grande. Lo que siempre soñé y hoy se me pudo dar", confesó Aguiar. "Se lo dedico a mi madre, que está en el cielo y a mi hijo", agregó.

"Fue un torneo muy duro, con mucho altibajos, pero pudimos lograrlo. Somos los campeones, así que somos los mejores", dijo luego el volante.

"Jugamos tranquilos este último partido, hoy mejoramos en algunas cosas. Tuvimos paciencia y acertamos en los pases largos. Estuvimos ordenados y la idea era pelear cada pelota como si fuera la última; arrancar fuertes desde el principio del partido. Creo que se notó que queríamos ser campeones y la peleamos de principio a fin", afirmó. Luego dijo cuáles eran a su entender las claves para haber logrado el título. "Lo digo sin ponerme el cassette: la unión del grupo fue lo principal. Fuimos muy criticados, a veces con razón y a veces no, casi siempre por lo futbolístico, porque otras cosas no nos pueden recriminar. Dicen que no jugamos a nada y tienen razón, pero Peñarol es el campeón y eso no se puede discutir", dijo quien varias veces se molestó con las críticas.

"Es verdad que muchas veces me enojé. Siempre me enojo, pero las respeto. Solo que yo hablo lo que siento, pero siempre respeté las críticas en este club. Soy hincha de Peñarol y siempre lo voy a ser. A todos los que hablaron, que disfruten el campeonato", añadió, para luego reconocer a la hinchada. "El apoyo de la gente fue muy importante. A tal punto que yo, que siempre vengo con la música en el ómnibus, la apagué cuando vi la caravana para que pudiéramos escuchar la euforia de la gente. Hoy lo tomamos bien y supimos manejar el partido", finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)