PEÑAROL 1961

"Ser campeón del mundo y siete veces campeón uruguayo daba para una casita y un autito"

El exarquero aurinegro Luis Maidana recuerda la campaña de aquel gran año del club

Luis Maidana
Luis Maidana fue titular en el arco de Peñarol durante una década.

Con 87 años, Luis Maidana, el arquero del primer bicampeón de América guarda recuerdos precisos sobre aquella campaña. Hasta puede contar con detalles el gol de la consagración en San Pablo. Y mira todo con la perspectiva de un fútbol que ha cambiado mucho desde entonces.

--¿Qué recuerda de aquella campaña, 60 años después?

-Teníamos un equipazo y había que aprovecharlo. Había muy buenos jugadores, había moral. Hasta los suplentes eran buenos. Y jugaba casi siempre el mismo equipo, a diferencia de ahora que cambian en cada partido. Aquellos años enfrentamos a rivales como Palmeiras, Olimpia, Real Madrid, Benfica. No eran cuadros de barrio... (se rie).

-El primer partido fue contra Universitario, al que golearon aquí aunque perdieron en Lima.

-Sí, pero de esos partidos no me acuerdo tanto. Nosotros ya teníamos la mente puesta en las finales.

-¿Cómo fueron las semifinales con Olimpia?

-Muy complicadas. Aquí fue bravo y para la revancha ellos prometieron “limpiar” a Sacía. En Asunción había un tipo con una honda atrás de mi arco y me pegó un hondazo en el hombro. El partido se paró, me preguntaban si quería salir, pero aunque me dolía bastante yo ni loco iba a dejar el equipo. Vino después el penal que pateó Sacía. El juez lo apuraba pero él esperaba el momento, no quería que cayera una naranja y le desviara la pelota. Al final ganamos y nos clasificamos a la final, pero el público siguió enojado porque habían quedado eliminados. Siguieron tirando de todo. Nos juntamos en el medio de la cancha y estuvimos como dos horas después que terminó el partido, hasta que entró el Ejército a desalojar las tribunas. Al presidente Guelfi le abrieron la cabeza de una pedrada. Nos volvimos al hotel vestidos de jugadores. No era pavada jugar la Libertadores...

-¿Y las finales contra Palmeiras?

-También fueron muy difíciles. Acá el partido se iba y no podíamos hacerles un gol. Hasta que sobre el final Cubilla fue a pelearle una pelota a Djalma Santos. Este quiso despejar, le pegó en la espalda a Luis y le cayó justo a Spencer, que hizo el gol.

-En la revancha en San Pablo fue fundamental el gol de Sacía. ¿Cómo lo vivió usted?

-Fue al principio del partido. Le pegó tan fuerte que rompió la red. Los brasileños protestaron, pero el juez Praddaude lo vio clarito y lo dio. Fue tan claro que hasta yo lo vi desde mi arco. La pelota entró por el medio del arco, un poco hacia la derecha. 

-¿Fue difícil aguantarlo durante el resto del partido?

-Y sí, ellos se vinieron con todo y tenían grandes jugadores. Pero nosotros teníamos un equipo muy competitivo. No se olvide que las dos Libertadores de esos años las ganamos afuera, en Asunción y en San Pablo. Nos cuidábamos en la defensa, pero también atacábamos. No se especulaba tanto.

-¿Festejaron mucho el título?

-No se crea, fue algo tranquilo. Ahora se le da mucho bombo a estas cosas.

-Ese año ganaron también la Copa Intercontinental ante Benfica. ¿Cómo fue?

-Perdimos el primer partido en Lisboa, pero pudimos haberlo ganado. Spencer y Sacía se perdieron goles. Para la revancha acá teníamos toda la confianza porque vimos que ellos eran accesibles y además íbamos a tener todo el apoyo de la gente. Así les ganamos nada menos que 5 a 0. Había que jugar un tercer partido en Buenos Aires, pero como en el Centenario hubo una gran recaudación se propuso a Benfica volver a jugar acá. Ellos aceptaron, con la condición de poner a un jugador nuevo, que no estaba en la lista. Era Eusebio, que me hizo un gran gol, la clavó en un ángulo. Lo dimos vuelta y fuimos campeones del mundo.

-¿Les dejó mucho dinero ese título?

-Una miseria... Unos vintenes. Se ganaba poco. Mire, ser campeón del mundo y ganar siete Uruguayos, como yo, daba para una casita y un autito. Hoy se compran mansiones y varios coches. El fútbol ha cambiado mucho.
 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error