Copa América

A lo campeón

Uruguay puede “sacarse las ganas” del 4.3.3. en el debut frente a Jamaica

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Francisco Flores

JORGE SAVIA / TEXTOS - FRANCISCO FLORES / FOTOS – ANTOFAGASTA - OVACIÓN EN CHILE

Otra vez en un punto de partida. El comienzo de la disputa de una Copa América. Con algunos puntos de contacto respecto a los dos últimas, que la Celeste jugó con algo más que el mismo entrenador: Óscar Washington Tabárez.

Es que, en cierta medida, se trata del debut, pero no de volver a empezar; como ni siquiera lo fue en Venezuela 2007, tan sólo un año después que el maestro volviera a asumir el cargo en el que había estado desde octubre de 1988 hasta el Mundial de 1990 en Italia.

En aquella oportunidad el recambio generacional respecto a un plantel que en buena parte estaba integrado por jugadores que no habían podido clasificar al Mundial de Alemania, no se conocía; precisamente, a partir del cuarto puesto logrado en la Copa América 2007 después de perder con Brasil por penales, la renovación vendría más adelante, incluso con el correr de las Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica.

Ya para la Copa América de 2011 fue diferente, porque se arrancó para jugar la primera fase en San Juan y Mendoza con la base del plantel que había sorprendido en el Mundial de Sudáfrica.

Ahora, aunque la renovación del grupo se ha venido operando a partir de la participación de Uruguay en el Mundial pasado, de alguna manera tampoco se trata de volver a empezar, porque aún cuando el entrenador ha sido sacando y poniendo "piezas", más que por motivos de rendimiento futbolístico, debido a que el paso del tiempo para los jugadores resulta inexorable, tras los ocho partidos amistosos que la selección jugó desde que en septiembre de 2014 enfrentó a Costa Rica en el estadio Centenario, se podría decir que la integración del equipo que hoy va a debutar en la Copa América de Chile estaba poco menos que "cantada", y casi hasta "recitar" de memoria, como se hacía en las ya lejanas épocas en las que los cuadros presentaban poco menos que las mismas alineaciones durante muchos años.

De manera que el de hoy es un punto de partida, cronológico, porque marca el inicio de una etapa de competencias oficiales que incluye esta Copa América y las Eliminatorias para el Mundial 2018, pero no es volver a empezar; pese a que ya no están Diego Lugano, Diego Pérez y Diego Forlán, y que son bajas por diferentes razones Luis Suárez y Martín Cáceres.

En ese último aspecto, incluso, se podría decir que "es lo que hay, valor", con la frase que Alberto Kesman "patentó" a nivel popular hace ya algunos años; de modo que la única "novedad", por llamarla de alguna manera, podría ser la circunstancia de enfrentar a un rival casi desconocido en cuanto a su potencial, como es el caso de Jamaica, que parece un equipo integrado por jugadores muy veloces, que en una buena cantidad son hijos de padres jamaiquinos que nacieron en Inglaterra y militan en clubes de aquel país, aunque de poca trascendencia, que no son poderosos ni renombrados, y tienen recursos técnicos limitados.

Sin embargo, ayer en la cancha del Parque Juan López, donde la selección entrenó a puertas cerradas, surgió un indicio de que en cierta medida "la Celeste" no vuelve a empezar tampoco frente al "detalle" de que vuelve a debutar, como en las dos últimas ediciones de la Copa América, ante un rival "ganable" y, por lo tanto, "atacable": en un momento de la práctica, Tabárez habló por separado con los zagueros, los volantes y los delanteros, y en este último grupo "entraron" Rolan, Cavani y el "Cebolla" Rodríguez; lo que sugiere que, al menos cuando tenga la pelota y enfile hacia el arco contrario, Uruguay va a jugar con un 4-3-3, como no sólo lo hizo cuando el domingo pasado enfrentó a Guatemala en el Estadio Centenario, sino que esa fue la figura táctica que Tabárez anunció como la elegida para la selección cuando asumió hace nueve años y, no en vano, también la que adoptó Uruguay para debutar contra Perú en la Copa América de Venezuela 2007 (0-3) y ante la misma selección en la Copa 2011 (1-1) en Argentina.

Frente al recelo — no miedo; porque no es para tanto — que inspira el debut contra un rival casi desconocido y la circunstancia de que ante adversarios de ese tipo, como lo eran bolivianos y peruanos, tanto en Venezuela como en Argentina el entrenador luego tuvo que variar el esquema, adoptando un 4-4-2 que dejó el 4-3-3 de lado puesto que con esa fórmula no obtuvo buenos rendimientos ni resultados potables.

Ojalá que esta vez Uruguay se saque las ganas en el debut. En una buena: es como debe jugar y lo que debe hacer el campeón de América ante Jamaica.

DOS DATOS.

Tercera. De Tabárez.

Esta será la tercera Copa América consecutiva para el maestro Oscar Washington Tabárez. En su segunda época al frente de la Celeste, dirigió en la de 2007 ante Venezuela y en el debut se perdió ante Perú 3-0. En la de Argentina, volvió a debutar ante los incaicos en San Juan y no pudo ganar: el duelo terminó igualado 1 a 1.

Misterio. El adversario.

El cuerpo técnico de la selección mostró videos de Jamaica. Los últimos encuentros de los jamaiquinos estuvieron bajo la lupa de todos. Es el rival del que menos datos se tiene, pero ya se sabe que son veloces y que tienen una potencia física considerable. De hecho, es el seleccionado de mayor altura en esta Copa América de Chile 2015. ¡Ojo!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º