PEÑAROL

Las camisetas que hicieron historia

La “8” de Pacheco, la “9”de Morena y la “10” de Bengoechea son las más vendidas de las últimas cuatro décadas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Peñarol

Puede haber un ídolo, pero después hay una persona. La persona es la que tiene que seguir viviendo", dijo Morena no hace mucho. Y él lo sabe mejor que nadie, porque fue (y es) parte de la historia de Peñarol, y su camiseta se transformó en una de las más vendidas en la década del ‘70. Tener una casaca de los aurinegros sin el "9" en la espalda, no era tenía sentido. Era esa, o ninguna.

Después de su retiro, como siempre sucede, al hincha le quedó un vacío en el alma. Hubo otros, claro, pero hasta que llegó Pablo Bengoechea, el hincha de Peñarol no volvió a experimentar un sensación igual.

"Por ahora lo único que he recibido de la gente es el aliento. El ¡arriba Pablo!, el ¡vamo arriba!. Sólo he recibido aliento. Yo soy un convencido, y lo sé por lo que he vivido en este club, que son los jugadores los que le tienen que dar a la gente. El hincha más cariño no nos puede dar. Es imposible. El hincha de Peñarol le entrega todo al equipo, a sus jugadores, en cualquier circunstancia. Somos nosotros los que tenemos que hacerlos sentir felices, que estén orgullosos de los jugadores que visten la camiseta de Peñarol, más allá del resultado. El hincha de Peñarol quiere ganar, obvio, pero quiere ver un equipo intentando ganar, sin bajar la cabeza nunca", dice el "Profesor", el hombre que llevó a que la camiseta número "10" se agotara en los 90. Tener un camiseta de Peñarol y que no haya sido la de Bengoechea, no era admisible para un hincha de ley.

Morena, Bengoechea, Pacheco. Tres nombres, cuatro décadas, mucha gloria.

"Siempre lo digo: el día más importante de mi carrera fue el 2 de diciembre de 1973, cuando hice mi primer gol clásico y gané mi primer Campeonato Uruguayo con Peñarol. Salimos campeones ese día, y le cortamos la posibilidad de un quinquenio a Nacional. Yo recién había cumplido los 21 años", confió el "Nando".

El "Tony" sabe que tanto el "9" como el "10" dejaron su huella en club. Que fueron números mágicos durante décadas, pero también conoce que hoy su número "8" se agota, y es la casaca más vendida.

"¿Qué puedo decir? Peñarol es mi vida, es todo. Lo dije el primer día que llegué y lo seguiré diciendo. Viví y vivo momentos hermosos en el club. Y hoy trato de disfrutar todo al máximo".

Los tres llevan a cuestas la bandera de la gloria. Y sus camisetas fueron símbolos, joyas preciadas de los hinchas que los idolatran. Ahí están a la vista de todos los dueños de las camisetas que hicieron historia en Peñarol. Nadie las olvidará: la "8", la "9" y la "10".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)