Copa América 2015

El camino de Santiago

El peregrinaje celeste a Chile 2015 tuvo menos y no tan duros mojones como rumbo a Argentina 2011 y Sudáfrica.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Francisco Flores

Edinson Cavani empieza a entrenar hoy, es el último en integrarse al plantel para la Copa América: "Tenemos que llegar de la manera más discreta posible a la Copa. A la uruguaya. Nos gusta entrar así e irnos gloriosos".

Referente es una palabra grande, no me la adjudico; soy uno de los jugadores que ha vivido estos últimos años en la selección, algo que sirve para que los nuevos se vayan contagiando".

Las once selecciones que, junto con Chile, el local, van a participar en la próxima edición de la Copa América han comenzado ya, al igual que los trasandinos, el último tramo de su preparación, que no es más que "el camino de Santiago"; aunque éste no es el que recorren los peregrinos que cumplen con la tradición de ir al de Compostela, en España, sino la capital chilena, a la que todas las delegaciones arribarán, además, con el sueño y la meta de ser protagonistas de la final continental que se disputará el domingo 4 de julio en el estadio Nacional con la espectacular coreografía que ofrece siempre la cercana inmensidad de la cordillera de los Andes.

Sin embargo, en realidad, la ruta ha sido más larga: ha tenido la extensión de un año del calendario futbolístico, por lo que no hay que mirar sólo al trabajo de estos últimos días para trazar un mapa de cuál y cómo es el sendero por el que los doce países llegan al máximo evento de selecciones del fútbol sudamericano.

En ese otro aspecto, además, en su edición del 4 de mayo pasado, Ovación ya estableció una comparación entre la actual preparación de Uruguay, desde que los 23 futbolistas quedan a partir de hoy a las órdenes de Óscar Washington Tabárez, y la s que llevó a cabo en las mismas circunstancias previo al Mundial 2010 y a la Copa América que se jugó en Argentina un año más tarde.

En cuanto a ese último trecho de trabajo "a full", lo real es que los celestes en esta oportunidad corren con una desventaja: para Sudáfrica se prepararon durante 20 días, para la Copa América de 2011 a lo largo de 23, y ahora van a tener sólo seis jornadas reales de "fajina" desde hoy, que se integra el jugador N° 23, que es Cavani, hasta el sábado 13 del corriente, que es la fecha del debut ante Jamaica.

Respecto a lo que, en suma, puede considerarse como el largo camino de una temporada hacia Santiago, cabe apreciar que también hay matices diferenciales en referencia a la ruta seguida antes por "la Celeste" rumbo al cuarto puesto del Mundial y a la conquista de la decimoquinta Copa América por el equipo que más veces la ganó: la selección uruguaya.

Esta es la vez que menos partidos jugó Uruguay desde hace un año a esta parte: siete, contra nueve que disputó previo a la Copa América de 2011, y once que jugó de paso hacia el Mundial de Sudáfrica, aunque en ese caso se incluyen los cotejos correspondientes a las Eliminatorias y también los dos frente a Costa Rica en el marco de la disputa del Repechaje.

Sea como sea, la realidad indica que esta selección, como expresión de equipo, va a llegar a Chile con menos rodaje que sus dos más recientes e ilustres antepasados, con el agregado de que ahora el proceso de Tabárez encara una etapa de recambio generacional que el etrenador asumió, y por consecuencia impirimió, a partir del final del Mundial pasado.

Además, hay otro detalle para no dejar de lado: en el "paquete" de nueve partidos que Uruguay jugó después de Sudáfrica hasta la Copa América que ganó en Argentina, el listón estuvo más alto en lo que respecta al nivel futbolístico de los rivales, ya que se jugó ante Chile en la despedida a Marcelo Bielsa en Santiago y —por pedido de Tabárez, que pensando en el Mundial 2014 solicitó una agenda con adversarios europeos de primera línea— frente a Alemania y Holanda.

De Brasil 2014 para acá, en cambio, quizá en parte porque la cotización y valoración de Uruguay a nivel internacional no fue la misma que luego de Sudáfrica, el único punto alto en materia de partidos de preparación fue el jugado ante Chile en la capital trasandina el 18 de noviembre pasado.

De todas maneras, como se verá en nota aparte, al menos los rivales de serie no sacaron ventaja y tanto Argentina como Paraguay y Jamaica llegan a la Copa América por el mismo camino que los celestes: el de Santiago, al cabo de un año de peregrinaje, aunque no hacia el de Compostela, sino a donde se consagrará un nuevo —o no— campeón sudamericano.

"No nos podemos dar el lujo de volver a fallar en un debut".

Álvaro González es uno de los jugadores que hace más años integra la selección, ya que debutó con "la Celeste" ni más ni menos que el día que comenzó el segundo ciclo de Óscar Washington Tabárez como entrenador de la mayor: el 24 de mayo de 2006, cuando Uruguay le ganó por 2 a 0 a Rumania en Los Ángeles.

Por tal motivo, entonces, el actual futbolista del Torino de Italia, comentó ayer que "no me considero un referente, es una palabra muy grande que no me la adjudico, pero sí soy uno de los jugadores del plantel que tienen más experiencia vistiendo la camiseta de la selección, algo que ahora sirve para que los nuevos se vayan contagiando".

En base a esa "carpeta", entonces, es que el "Tata" consideró que "un partido como el del sábado contra Guatemala es importante, porque si hay errores o cosas para corregir, se puede hacer en los días previos al inicio de la Copa América para no llegar con dudas al debut contra Jamaica".

En ese sentido, el volante que ya jugó 50 partidos con "la Celeste", habiendo ganado 27, perdido 12 y empatado 11, hizo una referencia implícita al primer partido en el Mundial 2014, que Uruguay perdió con Costa Rica, diciendo que "para esta ocasión tenemos que pensar mucho en ese partido (ante Jamaica) para llegar de la mejor manera posible; no nos podemos dar el lujo de volver a fallar en un debut".

Jamaica y Argentina: el que más y el que menos...

Los rivales de Uruguay no tuvieron una ruta de un año hacia la Copa América signada por exigenciasmucho mayores a las que encontró el equipo de Tabárez.

Jamaica, que es el que más jugó, está invicto desde noviembre pasado; pero, con la excepción de Venezuela, sólo enfrentó a rivales del Caribe y centroamericanos, habiendo cosechado antes una feísima derrota contra Francia.

Paraguay tuvo mejores rivales, pero no resultados; y Argentina mostró altibajos: jugó sólo seis partidos, fue el que menos lo hizo de la serie, y venció a Alemania, pero perdió con Brasil y Portugal. No deja de ser una incógnita; aunque tiene a Messi, claro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º