VILLA TERESA

Por el camino de la pelota y de su padre

Mientras Rubén Cousillas está en Manchester City, su hijo vino para atajar en Villa Teresa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Agustin Cousillas

Tras el entrenamiento, dos jugadores cargan la barrera metálica con la que ensayaban tiros libres y la guardan en un costado de la cancha. Otros acercan las pelotas que utilizaron. Villa Teresa finalizó la última práctica semanal y los jugadores se encargan de algunas tareas que usualmente hacen funcionarios específicos.

"Es un cuadro muy humilde. Tenemos muchas carencias pero es bueno porque hace fuerte al grupo", afirma Agustín Cousillas, arquero argentino que debutó en la última fecha.

En Europa, a unos cuantos miles de kilómetros de distancia (y millones de dólares de presupuesto) los jugadores y cuerpo técnico de los clubes de elite tienen personas encargadas de solucionarle cualquier problema que se presente.

"En Málaga se preocupaban por mi auto, mi casa y hasta cuando tenía un problema en el banco, así que imagináte", afirma el arquero que atajó en el club español en 2014/2015.

Pero Agustín no es el caso más relevante en la relación de la familia Cousillas con las altas esferas del fútbol mundial. Su padre, Rubén Cousillas, es el ayudante de Manuel Pellegrini en Manchester City.

"El City es un mundo aparte. Tuve la oportunidad de conocer el predio y tienen 16 canchas, mucho dinero", afirma Agustín. "Es la mejor liga del mundo y tener que hinchar por un equipo porque está tu padre lo hace muy atractivo", declara.

Sumado a la pasión por el fútbol, también heredó el puesto de su padre. El "Flaco", como conocen a Rubén, atajó en Tigre y San Lorenzo entre otros. "No lo vi atajar pero me pone orgulloso que me hablan bien. Tiene un compilado de los años 80 que como grababan solo los goles no tiene atajadas. Es raro porque son goles y goles, pero se los hacen Maradona y otros, son lindos de ver", dice entre risas.

Con su padre en uno de los clubes más poderosos del mundo y experiencia en Argentina y España, ¿Cómo llegó Agustín a uno de los clubes más humildes de Uruguay?

"Hubiera sido más cómodo quedarme en Europa ganando plata, pero quiero jugar", explica el arquero, que era la tercera opción en Málaga. "Cumplí un sueño de compartir vestuario con gente que miraba por televisor, fue increíble, sirvió mucho para mi desarrollo pero es el momento de pelear un puesto", explica.

El fútbol uruguayo es una buena vidriera, cree, aunque Villa Teresa no era el club que más conocía: "Los colores de la camiseta los busqué por internet. Soy bastante estudioso y vi los compilados de los partidos del año pasado pero nunca lo había sentido nombrar. Cuando ascendió yo estaba afuera y no me enteré", explica.

Esta tarde, ante Cerro, Cousillas volverá a ponerse la rojiblanca y además de la historia, ahora también tiene claro el sueño del club: el milagro de salvarse del descenso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)