JUEGOS PANAMERICANOS

El camino al oro tuvo todos los condimentos

Así fue el torneo celeste.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Héroe. En los festejos dentro de la cancha, los futbolistas se encargaron de homenajear a Lozano, autor del gol del título.

La Celeste comenzó el torneo con el pie derecho. En su debut enfrentó a Trinidad y Tobago y goleó 4-0 con goles de Formiliano, Ricca, Albarracín y Lozano.

En la segunda fecha, chocó con México y sufrió la única caída, por 1-0. Fue un partido parejo, que se lo llevaron los “aztecas” en la última jugada del partido tras un córner y una mala salida de Guillermo De Amores.

Uruguay llegó a la última fecha obligado a ganarle a Paraguay para seguir en competencia. La derrota o el empate clasificaban a los “guaraníes”, pero un gol de Fernando Gorriarán a los 51’ decretó la victoria celeste.
En semifinales, llegó Brasil. La Celeste quedó con un jugador menos a los 10’ del primer tiempo por la expulsión de Lemos y el partido parecía cuesta arriba. Más difícil se hizo cuando, a los 74’, Clayton Da Silveira marcó la apertura para los auriverdes. Sin embargo, a falta de cinco minutos para el final del partido, bastó con poco más de 60 segundos para la remontada. El primer gol lo marcó Andrés Schetino a los 86’ y un minuto después, a los 87’, Michael Santos marcó el segundo tras gran corrida por la punta derecha.

En la final, Uruguay tuvo una justa revancha ante México. Los “aztecas” habían sido los únicos que habían derrotado a los de Coito en el torneo. Gracias a un gol de tiro libre de Brian Lozano, a los 10’, Uruguay se quedó con la final, ganó por 1-0 y consiguió su segunda medalla dorada en fútbol en Juegos Panamericanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)