SELECCIÓN

El camino para ser campeón: Bentancur, Valverde, Vecino y De Arrascaeta

La conformación del mediocampo moderno va a potenciar el proyecto de Óscar Tabárez para llegar a Catar 2022: la Celeste se asegura dinámica, manejo, precisión y visión de juego.

Federico Valverde escapando de la marca
Federico Valverde escapando de la marca. Foto: AFP.

El fútbol que se fue dejó grandes alegrías. Uruguay estuvo arriba. Levantó copas. Inscribió su nombre en letras doradas y se seguirán contando historias de leyendas. El fútbol que se viene, pinta muy bien. Es convincente. Al menos para quien escribe no admite dudas: si el objetivo es tratar de ser campeón del mundo (sí, leyó bien) el camino es este. Hay un mediocampo que permite asegurarse mejor llegada, más asistencia, mejor recorrido de la cancha, visión para filtrar balones. Gente veloz por afuera, buenos recambios para sustituir ausencias y hasta para modificar esquemas de juego.

Ojo, no se trata de darle un valor desmedido a la producción colectiva expuesta ante Estados Unidos (el primer tiempo fue flojo), simplemente de saber leer los pequeños mensajes que empiezan a mandarse con una constitución del equipo que proyecta entregar un juego seguro. Tan firme para cerrar filas defensivamente como veloz y punzante para que los dos monstruos del ataque (Luis Suárez y Edinson Cavani) tengan mayores posibilidades de romper redes.

el mediocampo

La fórmula del Uruguay moderno

La elegancia de Rodrigo Bentancur para armar el juego
La elegancia de Rodrigo Bentancur para armar el juego. Foto: @Uruguay.

No hay mejor respaldo para considerar que este nuevo proyecto de Óscar Tabárez que apunta en primer lugar a llegar a Catar 2022 se va a consolidar con éxito que la integración del mediocampo.

Hora de terminar con los viejos preceptos de que los mediocampistas centrales tienen que ser exclusivamente raspadores. Hora de convencerse de que la unión de Rodrigo Bentancur, Federico Valverde y Matías Vecino en la línea media ahorran trámites para llegar rápido al área rival (por sus pases) y aseguran una veloz cobertura y una marca técnica. No precisan revolear el poncho, llegan al lugar que se les precisa para robar la pelota y, lo mejor de todo, que tienen la enorme capacidad para iniciar la transición defensa-ataque con claridad.

Giorgian De Arrascaeta, pelota el pie y cabecita levantada
Giorgian De Arrascaeta, pelota el pie y buen juego asegurado. Foto: @Uruguay.

Además, si se trata de encontrar el ensamble perfecto para que el promedio de llegadas se potencie, para que el avance del juego asociado no se corte, no hay mejor determinación que colocar a Giorgian De Arrascaeta libre. Suelto por detrás del "Pistolero" y el "Matador". Un 10 que amenaza con definir la jugada o preparar su resolución es algo así como colocar fijo un cartel que diga "Peligro" en la zona de su influencia.

Matías Vecino gana en el juego aéreo
Matías Vecino gana en el juego aéreo. Foto: @Uruguay.

El camino parece bien marcado y simplemente se tratará de machacar sobre él. Darle continuidad a los jugadores, fomentar el entendimiento, repetir los movimientos y, también, esperar que no pierdan ritmo de competencia en sus equipos.

Es que de esa manera se contribuirá de forma efectiva para que el juego de Uruguay se potencie, porque sobran atributos y son pocos los aspectos a pulir. La Celeste con un mediocampo que incluya a Valverde, Bentancur, Vecino y De Arrascaeta gana en dinámica, manejo. Gana en estatura en el eje central. En lectura de juego. Gana en remates, en llegadas al área.

La ruta hacia la Eliminatoria tendrá más partidos amistosos, porque vendrán los duelos con Perú en octubre, el choque ante Hungría en noviembre (quizás otro juego más). Ojalá que estas señales entregadas en septiembre se repitan.  Será confirmatorio de que esto marcha bien. Y de que el futuro puede traer lo que tanto se anhela. 

 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)