CAMPEONATO URUGUAYO

Qué cambió en Peñarol: los contrastes con el clásico anterior

Este equipo mirasol llega en racha ganadora y con una interna muy distinta

Diego López. Foto: Gerardo Pérez.
Diego López. Foto: Gerardo Pérez.

Aún duele en el plantel de Peñarol el último clásico. La victoria en la hora en el amistoso ante Nacional disputado en Boca Ratón (Estados Unidos) en el cierre de la pretemporada había logrado disimular algo no haber ganado el primer clásico en el Campeón del Siglo, aquel del Apertura que finalizó 1-1; pero casi enseguida llegó el 3-0 del Intermedio en el Centenario.

Para hoy se ha renovado la esperanza en base a los buenos resultados con los que llega Peñarol, algo que entonces no estaba de su lado. Aquel primer día del mes de septiembre el mirasol llegó al partido más importante del fútbol uruguayo con un collar de frustraciones colgado al cuello y un clima que no era el mejor.

El equipo no tenía solvencia defensiva, le costaba convertir, los futbolistas referentes como Cristian Rodríguez, Walter Gargano y Guzmán Pereira no pasaban por buenos momentos de salud y tampoco futbolísticos y había un gran bajón anímico que se trasuntaba en que cuando el equipo recibía un gol le costaba muchísimo revertir el resultado.

Hoy el panorama es bien distinto. Si bien hay ciertas similitudes, como que increíblemente aquella línea de cuatro final que fue vapuleada por los tricolores esta tarde se repetirá, Peñarol goza de buena salud física y deportiva, si gana pasará a liderar tanto el Clausura como la Tabla Anual a falta de solo tres fechas y la última vez que perdió fue el 6 de octubre en su visita a Liverpool (1-0). Desde entonces disputó siete partidos, de los cuales ganó seis (los últimos cinco en forma consecutiva) y empató el restante.

Si antes de aquel clásico del Intermedio no anotaba, ahora Peñarol tiene prácticamente un gol asegurado por partido, porque precisamente ante los negriazules fue la última vez que no convirtió.

También ha variado el sistema táctico. Ya no juega con un 4-4-2 que había perdido efectividad, sino con un 4-1-4-1 que, con Gargano parado delante de la línea final, le ha dado no solo más solvencia defensiva, sino mejor salida. Por allí se puede explicar que los del fondo no cambien.

“Mota” y “Cebolla” están bien físicamente y Xisco ha refrescado el ataque.

Este Peñarol es otro, con contrastes bien marcados con aquel del 1° de septiembre.

De los Santos y Xisco, los debutantes

Diego López no confirmó la formación titular, pero desde comienzos de semana que no hay demasiadas dudas al respecto. Jesús Trindade será movido al lateral derecho para suplantar a Giovanni González (con la selección), dejándole el lugar en la mitad del terreno a Walter Gargano, quien no jugó la fecha pasada a causa de anginas y porque además tenía cuatro amarillas. La gran incertidumbre pasa por saber si Lucas Viatri estará a la orden. En principio figura en la lista de futbolistas que quedaron concentrados anoche en Los Aromos, pero eso no le asegura un lugar en el banco de suplentes. Está claro que Xisco será el centrodelantero titular y a propósito del español, será uno de los dos futbolistas en la oncena que debutará en un clásico del fútbol uruguayo. El otro será el juvenil Matías De los Santos en la mitad del terreno. Facundo Pelistri ya ingresó durante el choque del Intermedio, pero será su primero desde el inicio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)