Historias

Cambio de matrícula

Cada vez son más los futbolistas y exfutbolistas que se preparan para mantener su pasión desde otra función.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gerentes. Damián Macaluso, el profesor Antonio Tchakidjian, Pablo Sanguinetti, Darío Rodríguez, Gabriel Cedrés y Antonio Pacheco; son solo seis de los sesenta que recibieron sus diplomas. Foto: M. Bonjour

Cuando Paulo Pezzolano se fue a anotar en el curso de gerente deportivo de Millenium, se enteró que una cantidad de colegas suyos, futbolistas y exfutbolistas se le habían adelantado e iban a ser sus compañeros de clase.

En la lista estaban Antonio Pacheco, Juan Manuel Olivera, Pablo Lima, Emiliano Alfaro, Damián Macaluso, Darío Rodríguez, Anderson Silva, Cafú, Alejandro Larrea, Gabriel Cedrés, Eduardo Favaro y hasta el profesor Antonio Tchakidjian, entre otras personalidades del fútbol.

El curso de gerente deportivo de Millenium comenzó en el 2012 y según cuenta Carlos Lazzarino, director de la mencionada escuela de negocios, desde los inicios del curso, el 45% o el 50% del alumnado estuvo integrado por deportistas o exdeportistas, muchos de ellos de elite.

Anteriormente, realizaron el curso de gerente deportivo Rosario Martínez, Carlos Favier Soca, el profesor Modesto Turren, Alejandro Mello, el "Pecho" Daniel Sánchez, Líber Vespa, y Pablo Fuentes, entre muchos otros.

"El curso nació tras un acuerdo con Audef (Asociación Uruguaya de Entrenadores de Fútbol), como otra opción para los técnicos. Hoy es otra opción para los deportistas que finalizan su carrera", dijo Carlos Lazzarino, que además dicta las clases de marketing deportivo.

La primera generación, que realizó el curso en el 2012 y se graduó en el 2013, fue de 22 alumnos. Mientras que los que recibieron su diploma hace unos días atrás, eran 60. Y si se suman los 20 que realizaron el post grado para la dirección deportiva, son 80 los que se recibieron. El postgrado fue realizado por ejemplo, por Juan Ahuntchain, hoy gerente de fútbol de Peñarol, Leonardo Rumbo, gerente de River Plate, Fernando Curutchet, hoy coordinador de las divisiones formativas de Peñarol y Robert Lima, técnico de la Tercera División aurinegra.

"Decidí hacer el curso porque me gusta estar siempre aprendiendo cosas. Ya tenía el de entrenador hecho y decidí agregarle esto otro, porque uno nunca sabe lo que le espera en el futuro y hay que estar preparado", contó Paulo Pezzolano, cuya realidad es muy similar a la de muchos de sus compañeros de clase, quienes también tenían aprobado el curso de técnico.

"No me imaginaba que me iba a encontrar con tanta gente conocida, con tantos jugadores, fue una motivación más", dijo el "Papa", talentosos futbolista y símbolo de Liverpool. "Intercambiábamos experiencias en la clase, y eso estaba muy bueno. Nosotros tenemos la experiencia de muchos años de fútbol, de vestuario, y de repente en el curso nos dimos cuenta de por qué determinadas cosas se hacían de tal o cual manera. Resultó, que de repente, cosas que a uno le parecía que estaban mal, tenían una explicación. Un porqué. Me sirvió para darme cuenta de muchas cosas", explicó Pezzolano, quien a sus 32 años ya suma 16 en Primera División.

Maldonado.

El exfutbolista de Peñarol, River y Boca, Gabriel Cedrés viajó dos veces por semana desde Maldonado donde vive para hacer el curso. "Decidí hacerlo porque me servía para mi trabajo", contó el "Gaby" quien tiene dos canchas de showgol en el club Deportivo Maldonado y también está al frente de la cantina del club.

"Hay un montón de cosas que vos ya sabés, pero hacer el curso te ayuda mucho porque te las ordena. Y también es muy bueno cambiar impresiones y experiencias con los demás de la clase. Me gustó la idea de hacerlo", agregó Cedrés. "Y como cuando me pongo a hacer algo, me gusta involucrarme, falté muy poco. Y eso que era el único que venía desde el interior", relató para quien Comunicación fue una de las materias más interesantes.

"Con esto de las redes sociales, cambió un montón todo. En el caso mío con las canchas de showgol en el club, el Facebook, por ejemplo me es muy útil. La gente se comunica a través de Facebook para alquilar las canchas. Comunicación estuvo muy bueno y me sirvió por todo eso. Aprendí un montón de cosas que se puede hacer con la tecnología, que no conocía", contó quien también aprovechó mucho el poder aprender sobre marketing.

"Hace como diez años que tengo un kiosco en La Barra y hay una cantidad de cosas de marketing, que de repente yo las hacía en la práctica, pero no me daba cuenta de lo que estaba haciendo", agregó "Gaby", quien sin embargo no se plantea salir de Maldonado para trabajar como gerente deportivo. Al menos por ahora.

Hace un tiempo atrás, su nombre estaba en una selecta nómina para ocupar el cargo de secretario técnico de Peñarol y trabajar junto al técnico de Primera División. "No me planteo nada de futuro", insistió.

El curso, que dura un año con clases de dos horas dos veces por semana, incluye materias como: marketing deportivo; psicología deportiva; economía y finanzas; logística deportiva; normas FIFA; administración, modelo de gestión y relacionamiento con los empresarios.

Con el curso el "profe" ordenó casi medio siglo de profesión.

"A mí el curso me sirvió para ordenar 45 años de trayectoria", contó el preparador físico Antonio Tchakidjian. Quien inmediatamente agregó que haber hecho el curso de gerente deportivo no significa que piense dejar de trabajar dentro de la cancha. "Honestamente, lo hice porque era un año que estaba complicado para trabajar y no me gusta quedarme quieto. Siempre me gusta estar un pasito adelante y cuadró de hacer el curso", agregó el "profe".

"Uno nunca sabe a dónde lo pueden llevar los caminos del deporte y cuanto más preparado estés, mejor", añadió. "Vi cosas que había llevado a cabo muchas veces durante mi carrera, pero sin darme cuenta qué era lo que hacía. El curso me ratificó una cantidad de cosas que antes, cuando no había gerentes deportivos ni asistentes técnicos, las hacíamos nosotros. Estábamos solos, el técnico y nosotros para todo", relató Tchakidjian.

"Luego las áreas se fueron diversificando. Y eso obliga a tener una mayor preparación. Es una función importante la del gerente deportivo, más hoy en día en que hay una cantidad de situaciones nuevas", explicó el preparador físico, quien trabajó en fútbol, rugby y básquetbol.

"La materia que me pareció la más productiva, al menos para mí, fue marketing. Hoy el marketing es muy importante para todo, y el deporte no es la excepción", relató Tchadkijian sobre su experiencia en el curso.

“Un DT tiene que hacer muchas cosas”.

 
 

El técnico Eduardo Favaro decidió hacer el curso de gerente deportivo, porque tanto en algunos de los clubes de Uruguay como de otros lugares de América, la gerencia deportiva no está institucionalizada aún.

“Siempre es bueno actualizarse y seguir estudiando. Además, acá muchas veces el técnico tiene que hacer algunas cosas de gerente deportivo. Por más que siempre hay algún dirigente que te da una mano, hay que hacer de todo. Muchas veces te tenés que ocupar de las fichas médicas de los futbolistas, de organizar los viajes, etc. Y entonces es mejor estar preparado”, contó el “Lolo” Favaro.

“Además, capaz que en un futuro me sirve. De repente cuando ya no sienta la pasión de dirigir, puede significar otra profesión, u otra veta laboral, dentro del fútbol que es lo que más me gusta”, admitió el entrenador.

“Lo que te da el curso es organización. Le pone letra a una cantidad de cosas que uno ya hizo como entrenador y como futbolista, pero de repente no lo tenía tan organizado”, aclaró Favaro quien fue compañero de clase en el curso de algunos futbolistas a los que dirigió como Pezzolano y Emiliano Alfaro. “Y de toda la banda de Peñarol a la que no dirigí, pero enfrenté muchas veces como Pacheco, Darío, Macaluso. Yo era el más viejito de la clase, je. Pero estuvo bárbaro. Estar con gente más joven rejuvenece”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)