SELECCIÓN

Cambian nombres pero con planteos parecidos

El maestro paró un equipo para enfrentar a Brasil que difiere en jugadores pero no en idea del de Recife.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uruguay se entrenó en el Complejo Celeste pensando en Brasil. Foto: Marcelo Bonjour

Hace casi un año, el 25 de marzo de 2016, Uruguay jugó un partido para el recuerdo, remontó un 2-0 en Recife y pudo haber vencido a Brasil que sufrió ante la actitud y fortaleza de los Celestes y el buen funcionamiento defensivo.

El retorno de Luis Suárez marcaba el punto especial de aquel partido, ya que después de la sanción recibida en el Mundial de 2014 no había podido volver a jugar. El “Pistolero” retornó aquella tarde aunque en un principio la fiesta parecía haberse arruinado desde temprano.

Un tanto de Douglas Costa a poco de comenzado el partido fue el primer golpe para el equipo de Tabárez, que ni siquiera se había acomodado en el campo cuando ya había sufrido un cambio importante.

Brasil fue protagonista de aquel juego y tuvo a Uruguay a mal traer en gran parte del desarrollo. Más aún cuando Renato Augusto, a los 25’, anotó el segundo tanto y dejó todo servido para la goleada brasileña.

Pero los Celestes, gracias a un gol de Cavani y un cambio en la mitad del campo en el entretiempo, empataron el encuentro, emparejaron el desarrollo y dieron un susto importante a los locales, que prácticamente celebraron terminar en empate.

“El ingreso de Álvaro González compensó la falencia en defensa, Uruguay presionó en el mediocampo y cercó a Neymar (que había tenido mucha libertad de movimientos) y cortó los circuitos que armaba con su capacidad de poner pases filtrados”, analizó José Mastandrea para Ovación en la crónica de aquel partido.

Ahora Uruguay volverá a enfrentar a Brasil y por lo mostrado ayer en el Complejo Celeste, la situación promete ser bastante similar.

La Celeste realizó el segundo entrenamiento rumbo a la doble fecha de Eliminatorias y, si bien era a puertas cerradas, pudo observarse desde la calle ya que fue realizado en la cancha 2.

El maestro mandó al campo a Silva, M. Pereira, Godín, Coates y G. Silva, Sánchez, Vecino, Arévalo Rios, C. Rodriguez, Rolan y Cavani.

Este equipo difiere del que salió al campo en Recife en cinco nombres, en especial en la defensa. El único que se mantiene es Coates y los que no estarán son Fucile, Victorino y Álvaro Pereira, además del cambio obligado en el arco.

En el partido de Recife el ingreso del “Tata” González marcó mayor presencia en el mediocampo y cortó el claro dominio brasileño en el primer tiempo. Ahora, según las declaraciones de Tabárez en conferencia de prensa, la idea es la misma. “En el medio vamos a buscar que no tengan espacios, que sean encimados enseguida”, dijo.

En el entrenamiento se pudo ver que la línea ofensiva presionaba la salida de la defensa del equipo suplente para recuperar en su campo.

Cristian Rodríguez entrenó sin ninguna dificultad y estará en la banda izquierda mientras que la derecha será ocupada por Carlos Sánchez. Ambos jugadores aportan mucho desde el desgaste y la presencia, ya que tienen un ida y vuelta constante y van a colaborar en la marca.

Brasil suele jugar con una línea de cuatro mediocampistas con vocación ofensiva por detrás del delantero de referencia. Neymar y Coutinho, tirados a las bandas, pueden ser un problema y los dos volantes por afuera están obligados colaborar en la marca.

El cambio más significativo respecto a los que jugaron en Brasil es la ausencia de Luis Suárez. “Si está Luis te obliga a arriesgar un poco más”, dijo el maestro en conferencia. Sin el “Pistolero” y por lo que se vio en el entrenamiento, la Celeste apelará a un juego dinámico y por las bandas, apelando a la velocidad.

Diego Rolan, quien es el más firme candidato para sustituir a Suárez, acompañó a Cavani en el ataque aunque tuvo algunos movimientos que sugieren una posible alternativa. El jugador de Bordeaux se volcó a la derecha en algunos momentos y puede ser una buena herramienta, ya que permite que Sánchez se retrase en el mediocampo y refuerce la línea defensiva.

Otras variantes que dejó el entrenamiento fueron el ingreso de Giorgian De Arrascaeta en el equipo del segundo tiempo, que dada sus características puede ser una alternativa de creación en el medio y el uso de José María Giménez como mediocampista central, que compartió con Álvaro González. Si de reforzar el medio se trata, ambos pueden dar una mano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)