FÚTBOL INTERNACIONAL

Cali fue un infierno: América volvió con dos celestes

Anibal Hernández y Sebastián Fuentes ascendieron con los “Diablos Rojos” tras cinco años sufridos en Segunda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: AFP

Fue una de esas noticias que sacudió al mundo del fútbol, al menos en el continente. El 17 de diciembre de 2011 América de Cali, uno de los equipos más ganadores del fútbol colombiano hasta ese momento, descendía por primera vez de categoría tras perder el partido de promoción ante Patriotas de Boyacá.

La grandeza del club a nivel nacional hacía suponer que su pasaje por la Segunda División sería breve y que no demoraría en volver a Primera. El último domingo, tras cinco temporadas y 1.808 días, América de Cali finalmente pudo volver a la Primera División colombiana.

Dos jugadores uruguayos integraron el plantel que logró el esperado ascenso y puso fin a varios años de intentos frustrados. El arquero Sebastián Fuentes y el mediocampista Anibal Hernández estuvieron entre los jugadores que consiguieron el retorno a Primera en el estadio Pascual Guerrero. Los uruguayos no podían faltar en esta hazaña.

"Me llamaron justamente para eso, buscar el ascenso. Me gustó el desafío y lo acepté, sabía que iba a ir a un cuadro que estaba en la B pero que era un cuadro grande", dijo Fuentes, que no jugó en el último encuentro pero sí disputó varios en esta temporada. "Había mucha presión y adrenalina pero como jugadores de fútbol soñamos con jugar este tipo de partidos, cuanto más difícil es el objetivo y más cerca está es más lindo. Lo vivimos con mucha intensidad, con responsabilidad y se dio todo", analizó.

América de Cali recibió a Deportes Quindió en la última fecha del grupo B en las etapas finales del torneo de Segunda. Llegaba un punto abajo de su rival por lo que debía ganar para conseguir el ascenso.

Se puso arriba gracias a un tanto de Ernesto Farías pero un gol en contra igualó el partido. Pero de la misma forma en que se despidió de Primera garantizó la vuelta: de penal.

Un remate fallado por Jairo Castillo hizo a los "Diablos Rojos" perder la categoría en 2011 y ahora un disparo convertido por Cristian Martínez Borja lo devolvió a Primera.

Para Fuentes fue clave el cambio de mentalidad que tuvo la hinchada. Los colombianos son muy exigentes y tras varios años sin conseguir el ascenso lo eran aún más, según el arquero. "Hicimos que se olvidaran de las temporadas anteriores y entendieron el camino, eso hizo más fácil el ascenso", agregó.

Cerca de 35.000 hinchas coparon las tres tribunas habilitadas para el partido y realizaron un gran recibimiento a los jugadores, con banderas y humos de colores. Pero la presencia en las tribunas no es algo extraño en Colombia según cuenta Fuentes. "Durante todo el torneo llenaron las tribunas de todos los estadios, tanto de local como de visitante", contó. América de Cali, según estadísticas, cuenta con más de cinco millones de hinchas en Colombia.

Ayer entre los que llegaron a alentar al equipo había un invitado de honor: Julio César Falcioni. El exarquero es símbolo del equipo y fue invitado a vivir el regreso a Primera.

Las costumbres religiosas están muy arraigadas en la sociedad colombiana y en América de Cali no escapan. Según contó Fuentes se hacen misas antes de los partidos, se reza mucho y se agradece tras los juegos. El domingo tras el ascenso se juntaron todos en el centro del campo y formaron una ronda de rodillas. Camilo Ayala fue el jugador que tomó la palabra y dijo: "En esta tarde todo se nos dio por ti Señor (sobre Dios). Este es el único himno que tenemos para ti. Gloria a todos, porque esto es para ti señor. ¡Vamos carajo!", según expresa el diario El Tiempo de Colombia.

Sebastián Fuentes y Anibal Hernández son el clan Celeste dentro del plantel y pasan mucho tiempo juntos. "Entre mate y mate pasamos el tiempo. Anibal está más colombiano que yo porque lleva más tiempo. Tiene tonito y todo", cuenta el golero que tiene contrato hasta junio.

Hinchas y jugadores coparon el estadio y también las calles para celebrar y muchos exclamaron que gracias a Dios, el "Diablo" volvió a Primera.

Alexis viera vibró con el triunfo.

"Solamente por hoy le pedimos a Dios que se apiade del Diablo", escribió Alexis Viera horas antes del partido del domingo, bromeando pero también dejando ver su pasión por América. El "Pulpo", con pasado en el club e ídolo de muchos hinchas, celebró tras el ascenso: "Qué alegría ser hincha del América", dijo, acompañado de una foto suya.

¿La maldición continuaba?

Benjamín Urrea, conocido como "Garabato", lanzó una maldición en 1948 tras tomarse una decisión en América de Cali con la que no estaba de acuerdo. Dijo que el club nunca sería campeón y estuvo muchos años sin hacerlo. Algunos responsabilizaban a esa maldición del momento del club, pero ni siquiera eso pudo detener el ascenso.

Una pancarta que costó cara.

En el partido ante Real Cartagena, dos fechas atrás, los fanáticos de los Diablos Rojos exhibieron una pancarta con una amenaza hacia los árbitros: "Dimayor, el negocio se acaba cuando matemos un árbitro", decía. Por esta razón sancionaron al club con una multa y un partido de clausura para la tribuna popular. El domingo se jugó a tres tribunas.

La ciudad de la salsa toda roja

Ley Seca el día del ascenso y una marea de gente que comenzó a disfrutar de las ferias con un ascenso.

Cali es una de las ciudades más pobladas de Colombia y, al igual que el resto del país, se caracteriza por la alegría y buena onda de sus habitantes.


Pero además de las características que se repiten en el pueblo "Cafetero", esta ciudad tiene una particularidad: es reconocida por el baile. "La capital mundial de la salsa", como es conocida, obliga a cualquier visitante a probar con la danza al menos una vez.


"Yo soy de madera pero Aníbal (Hernández) se revuelve un poco más", afirma riendo Sebastián Fuentes, aunque aclara que el profesionalismo que deben tener como futbolistas hace que no salgan a bailar.


Pero a diferencia de los dos futbolistas uruguayos, los fanáticos sí aprovecharon para celebrar el ascenso por las calles de la ciudad.


Las Ferias de Cali son uno de los eventos más importantes de la ciudad, que se celebran en diciembre de cada año. "Por explicarte de una forma son como la semana de carnaval ahí en Uruguay", cuenta Fuentes. Si bien todavía falta para el comienzo de estas celebraciones, el clima de Ferias ya comenzó a vivirse.

La policía colombiana sabía que el desenlace del domingo podía alterar el clima de la ciudad y tomó medidas. La principal fue decretar una Ley Seca que prohibió vender alcohol desde la noche del sábado hasta la madrugada del lunes. Además también se prohibieron las caravanas de vehículos en cualquier punto de la ciudad y la utilización de harina y "espumas cariocas" en las calles. También hubo un toque de queda para menores.


"Fue una especie de mensaje que se puede festejar pero que hay que mantener un orden", comentó Fuentes. Así fue y los hinchas tiñeron las calles de rojo, incumpliendo algunas medidas según reflejó el diario El Tiempo de Colombia.


Tras cinco años de sufrimiento los hinchas de América de Cali coparon las calles de la ciudad y celebraron la vuelta del club a Primera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados