copa intercontinental 1981

"Cacho" Blanco, a 34 años de la gloria

Hoy se cumple un nuevo aniversario de una de las grandes conquistas de Nacional. La Copa Intercontinental 1980 ante el Nottingham Forest en Tokio: "Tengo los recuerdos frescos en mi memoria. Cada vez toma mayor valor aquel triunfo. Fue y será inolvidable", dice Cacho" Blanco.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Collage "Cacho" Blanco. Foto: Archivo El País.

Fue un 11 de febrero pero de 1981 cuando medio país se paralizó y festejó. Las imágenes borrosas, parecían tan o más lejanas como Tokio. Ni siquiera la televisión color aclaraba las pantallas. Pero alcanzaba y sobraba para ver once camisetas blancas yendo y viniendo por el césped amarillo del Estadio Nacional. Once camisetas que parecían multiplicarse en busca de la pelota. Pasaron 34 años, de aquella gran conquista de Nacional. Fue su segunda Copa Intercontinental, esa vez, ante el poderoso Nottingham Forest, el inglés Campeón de Europa.

“Tuvimos una gran preparación. Hicimos una pretemporada bárbara con el profesor (Esteban) Gesto y Juan (Mujica). Nos preparamos con todo porque sabíamos que íbamos a tener un rival bravísimo. Ellos eran amplios favoritos, estaban en pleno rodaje, estaban en competencia, y era una ventaja, porque todo se definía en un partido solo”, rememora hoy Juan Carlos Blanco, el “Cacho” múltiple campeón que sigue en Nacional.

“Recuerdo perfectamente el partido. Tengo en la memoria jugadas, hechos puntuales, porque esas cosas a uno le quedan marcadas de por vida. En el momento como que no se le da el valor que corresponde. Ganamos, nos abrazamos, festejamos y ta… como que todo termina ahí, pero con el correr de los años te das cuenta de lo que se logró, y que cada vez es más difícil llegar a donde llegamos. Eso realza el triunfo, y de la forma cómo se dio. Porque pocos se acuerdan: ¡tuvimos que hacer tres goles para que nos cobraran uno! El de Waldemar (Victorino) fue un golazo, pero Bica y Luzardo hicieron otros que fueron mal anulados. No lo podíamos creer… menos mal que ganamos….hubiese sido un duro golpe si no ganábamos ese partido”, recuerda “Cacho”.

Y lo que son las cosas. Hoy comparte horas y trabajo con otros dos campeones de América y del Mundo, con Alberto Bica y Waldemar Victorino, ídolos que transmiten su sapiencia y capacidad en las formativas del club. “Es un gustazo estar aquí con ellos. Muchos clubes en el mundo lo hacen y lo han hecho, eso de reclutar a sus exfutbolistas para que trabajen en el club. Por suerte Nacional lo ha logrado. No fue siempre, recién en los últimos años ha acercado a sus exjugadores y está bueno, está muy bien”, dice Blanco, uno de los más ganadores a lo largo de la historia tricolor.

“¿El partido? Pahhh… fue durísimo por eso que apuntaba. El árbitro nos liquidó. Y ellos se fueron arriba con todo. Eran columnas, enormes. Yo salataba y les llegaba a la cintura. Pero el “Flaco” Rodolfo (Rodríguez) fue un fenómeno, se atajó todo, y los defensas hicimos un buen trabajo. Aguantamos, bancamos y tratamos de contragolpear. Terminamos defendiendo porque ellos empezaron a apelar a la pelota quieta. Nos metieron en nuestra cancha, por eso tuvo más sabor, más emoción aquella Copa. Fue inolvidable, un momento que mantengo vivo….”, dice “Cacho”.

La final se jugó en Tokio en partido único. Y si bien se disputó el 11 de febrero de 1981, correspondía a la edición de 1980.
Nacional formó con Rodolfo Rodríguez en el arco; José Hermes Moreira, Juan Carlos Blanco, Daniel Enríquez y Washington González; Denis Milar, Víctor Espárrago, Arsenio Luzardo, Alberto Bica, Waldemar Victorino y Julio César Morales.

Nottigham Forest lo hizo con Shilton, Anderson, Lloyd, Burns, T. Gray, O’Neill, Ponte, S. Gray, Wallace, Trevor Francis y Robertson.
El tricolor, dirigido por Juan Martín Mujica y preparado por el profesor Esteban Gesto, había llegado a la gloria gracias a la visión de Don Dante Iocco, el presidente que apostó a los “leales del 71” (Blanco, Espárrago, Morales y Mujica) para sacar a Nacional de una racha negativa. Esa apuesta, a los veteranos y a los jóvenes del club, no sólo tuvo sus frutos en la conquista de la Copa Libertadores de América, sino que logró el broche de oro con una nueva Intercontinental. Pasaron ya 34 años…

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)