TORNEO CLAUSURA

La cabeza de Viatri y las manos de Dawson le dieron otra vida a Diego López

Peñarol tuvo cambios, mejoró la actitud, venció 1-0 a Wanderers, con lo cual aseguró la continuidad del entrenador al menos hasta la próxima fecha.

Peñarol vs. Wanderers
El festejo de Viatri con Rojas, quien puso el centro para su cabezazo. Foto: Gerardo Pérez

Ganar era más que importante para Peñarol; era vital. No hacerlo supondría —se afirmaba desde el domingo a la noche— el fin del ciclo de Diego López al frente del equipo. Y el aurinegro ganó, pero no solo eso: mejoró notoriamente desde lo futbolístico.

El triunfo 1-0 sobre Wanderers fue un alivio grande, pero a su vez significó varios alivios pequeños: uno porque se sumaron tres puntos que mantienen al equipo en la pelea del Clausura y de la Anual; otro porque luego de siete partidos un delantero (Lucas Viatri) anotó; otro porque los futbolistas terminaron corriendo, cambiando la imagen del fin de semana que terminó fundido; y finalmente porque “Memo” sigue en el cargo. ¿Por cuánto tiempo más? Lo dirán los resultados.

Peñarol vs. Wanderers
Ezequiel Busquets despeja de cabeza. Foto: Gerardo Pérez

Como primera cosa a destacar está que Peñarol cambió su actitud. Salió a arrollar al rival, pero no lo hizo porque Wanderers también jugó y lo hizo de buena manera.

López decidió salir a jugarse su futuro sin Cristian Rodríguez ni Facundo Pellistri en el equipo titular. Además, no tuvo a Guzmán Pereira por cuestiones sanitarias. Para completar el panorama, cambió el sistema y el habitual 4-4-2 dejó paso a un 4-1-4-1, con Gargano más cerca de los zagueros y el juvenil Matías De los Santos en el doble cinco junto a Jesús Trindade. Esta variante de esquema le dio más dinámica a la mitad del terreno. Peñarol llegó más por las bandas, especialmente por la izquierda, en donde el argentino Gabriel Rojas se desdobló muy bien y metió centros punzantes.

Peñarol vs. Wanderers
Gabriel Rojas marca a Nicolás Albarracín. Foto: Gerardo Pérez

Durante los primeros 15 minutos Peñarol se encontró con un escollo infranqueable que fue Ignacio De Arruabarrena. El arquero bohemio tapó tres pelotas de gol que en cierta forma desacomodaron a los aurinegros. ¿Por qué? Porque los invadió la ansiedad.

Eso generó que el equipo se adelantara, dejara espacios y Wanderers estuvo a punto de aprovecharlo para anotar, pero Kevin Dawson respondió muy bien, generando un duelo entre los arqueros.

Dawson terminó siendo determinante, porque sus tapadas en los minutos finales aseguraron el triunfo, ese que Viatri encauzó con un gran cabezazo en una jugada que por cierto generó polémica. ¿Qué se discute?

Peñarol vs. Wanderers
Dawson vuela para sacar un remate envenenado de Maxi Araújo. Foto: Gerardo Pérez

Alfredo Arias, técnico bohemio, denunció que dos jugadores (Macaluso y Barboza) fueron llamados por el árbitro Leodán González para ser advertidos por agarrones y cuando terminó de hablarles, enseguida habilitó el saque de esquina, impidiéndoles a ambos que llegaran a sus marcas. Por eso Viatri saltó tan cómodo.

López respira. “Yo siento que tengo el respaldo de los dirigentes”, dijo luego del partido. Los hinchas también, porque el equipo sigue en la pelea y entregó al menos una imagen distinta a la que venía mostrando.

Los nubarrones no desaparecieron, pero al menos se movieron y un rayo de sol ilumina hoy Los Aromos. La alerta pasó de naranja a amarilla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)